Usar un móvil en Corea del Norte hoy por hoy es considerado un crimen de guerra

Usar un móvil en Corea del Norte hoy por hoy es considerado un crimen de guerra

Quien rompa la norma se verá expuesto a los castigos pertinentes a este tipo de delitos en un país cuyas milicias son bastante brutales.

La muerte de Kim Jong-Il represento las ansias de libertad para un gran grupo de norcoreanos que veían en él la encarnación de todas las limitantes a las que un ser humano podría enfrentarse en el peor de los gobiernos autoritarios.

Su hijo asumió a poco andar, y hoy por hoy el país vive 100 días de duelo oficial por el deceso de su líder. Sin embargo, ni siquiera muerto el dictador ha dejado de causar problemas a los ya atribulados ciudadanos de este país.

A tanto llegan las limitaciones a las que se exponen los norcoreanos, que el grupo político que comanda el país ha decretado que durante las 100 jornadas de luto se prohibe incluso utilizar teléfonos móviles. Tal como lo lees… Nadie en el país puede generar llamados por celular mientras se llora al ex dictador.

Las autoridades del país han hecho saber que quienes sean sorprendidos generando tráfico de cualquier tipo en las redes móviles locales será capturado y tratado como un prisionero que ha cometido los más graves crímenes de guerra. Fusilamiento inmediato, encarcelamiento perpetuo, torturas y toda clase de atrocidades podrían estar dentro del tristemente célebre repertorio de este país para con sus prisioneros, así que podrás imaginar lo que podría pasarle al desafortunado que descubran quebrantando esta norma.

Los teléfonos móviles en el país son un vehículo clave para las comunicaciones dentro de un territorio cuya internet está totalmente filtrada, censurada, con contenidos entregados por el gobierno y es sólo utilizada por la elite que puede pagarla. Lo triste es que incluso esta prohibición afecta a cerca de un 5% de la población total del país, los que tienen acceso a esta tecnología tan común en el resto del mundo. La mayoría de los clientes son soldados que tienen teléfonos móviles para comunicarse con sus familias.

Los servicios, provistos por los operadores locales Koryolink y Orascom, cuestan cerca de €5 por mes, pero los equipos que proveen son muy básicos y cada teléfono cuesta más de €200. Los servicios se basan en tecnología 3G, pero la navegación web y WAP está bloqueada totalmente.

Se estima que los usuarios de telefonía móvil a lo largo de todo el país son cerca de 1.100.000 personas; y en un dato irónico de esta información, su servicio es destacado a nivel mundial por ser de excelente cobertura y ofrecer una gran calidad. Da para pensar.

LinkN. Koreans who flout mourning-period mobile ban will be treated “like war criminals” (TNW)