Una visita no autorizada al interior de una instalación militar rusa

por

Energomash se dedica a la construcción de estructuras metálicas, accesorios de tubería, equipos para la industria nuclear, cohetes de uso militar y civil así como en la generación de energía. Recientemente, la compañía tuvo una inesperada visita de la bloguera y exploradora urbana Lana Sator y sus amigos.

Lana mencionó que pudieron acceder fácilmente al complejo industrial debido a la escasa vigilancia caminando a través de los túneles y tuberías. Una vez en el interior, tomaron más de 100 fotografías de lo que se estaba construyendo en ese momento así como del resto de las instalaciones. Las imágenes parecen sacadas de un videojuego de espionaje o de terror.

Energomash se encarga en la fabricación de los motores para los cohetes Soyuz, Zenit 3SL, los vehículos de primera etapa Angara y Baikal así como el motor RD-180 que impulsa la primera etapa del cohete norteamericano Atlas y que se pueden ver en algunas de estas imágenes. Lo cual pone en evidencia los lazos de cooperación para la fabricación de partes espaciales e industriales entre Rusia y Estados Unidos.

La divulgación del material despertó la ira de las autoridades rusas por esta vergonzosa brecha a la seguridad nacional. En una carta enviada a Sator le dicen que “las cosas se pondrán peores si sigue colgando fotos en internet”. Aunque eso no ha inmutado a la joven ya que prometió que seguirá subiendo más imágenes.

Nos queda claro que las acciones de Sator les salieron baratas a las autoridades rusas debido a que fue una obra de personas civiles y no de espías, terroristas u otros enemigos del estado habidos y por haber. Es una aberración amenazar a una persona sólo por haber puesto en evidencia la nula vigilancia de instalaciones estratégicas.

Por lo pronto te presentamos lo que ha podido fotografiar Lana Sator por cortesía de su cuenta de Livejournal.

Link: Lana Sator (Livejournal vía Gizmodo)