The Old Republic costó la friolera de 200 millones de dólares

The Old Republic costó la friolera de 200 millones de dólares

600 personas en cuatro continentes trabajaron en el desarrollo del gigantesco MMO.

¿80 millones de dólares? ¿Y qué tal 100? Hace un tiempo atrás, el analista favorito de los niños Michael Pachter tiró algunos números a la palestra para calcular el costo de crear un monstruo de juego como Star Wars: The Old Republic. Y sin embargo, a pesar de lo gigante de aquellas cifras, parece que el buen Pachter se quedó corto.

Según el L.A. Times, The Old Republic significó una inversión de por lo menos 200 millones de dólares, que perfectamente podrían convertirlo en “la producción más grande de la historia del entretenimiento” En el juego trabajaron más de 600 personas en cuatro continentes, y cerca de 1.000 actores grabaron líneas de diálogo que se extienden por hasta 1.600 horas. Y el guión no se detiene, sino al contrario: sigue aumentando.

Pero todavía hay más. El arte del juego se creó en Rusia, China y Estonia, mientras que la captura de movimientos se hace en Canada (Vancouver) y Estados Unidos. Las voces se graban en New York, Paris y Londres, mientras que el aseguramiento de la calidad se realiza en lugares tan dispares como Argentina, India, y Rumania.

Volviendo al tema de costos, los 200 millones invertidos por Bioware y Electronic Arts van a ir aumentando año a año debido al mantenimiento en general y a todos los agregados generados para con el juego. Como buen MMO, es obvio que de alguna manera hay que mantener enganchada a la gente que va a pagar religiosamente su cuota mensual, y eso solo se logra con nuevas expansiones e historias que podrían costar por lo menos 10 millones de dólares anuales.

Greg Zeschuk define todo el trabajo detrás de The Old Republic en una sola frase: “Coordinarlo todo es como enseñarle a elefantes a bailar ballet”. A la luz de los resultados, parece que los elefantes al menos se paran en puntillas y dan un par de vueltas con los brazos (patas) arriba.

Link: Star Wars: The Old Republic — the story behind a galactic gamble (L.A. Times)