Teléfono móvil suena e interrumpe concierto de Filarmónica de Nueva York

Teléfono móvil suena e interrumpe concierto de Filarmónica de Nueva York

Por primera vez en 14.000 veces que ha tocado a lo largo de sus 170 años de historia.

Probablemente algunos de ustedes habrán ido a conciertos de música clásica. Dentro de la sala reina un ambiente de silencio absoluto y lo único que se escucha luego de que comienza la función son los sonidos de los instrumentos o las voces del coro, cuya única interferencia es algún ancianito — que, dicho sea de paso, son casi el 90 % del público – que tose o un celular que suena, porque alguien olvidó apagarlo o ponerlo en silencio, pese a la instrucción dada antes del espectáculo. Pese a ello, es raro que un concierto sea interrumpido por eso.

Pero sucedió con la Orquesta Filarmónica de Nueva York (OFNY), que por primera vez en su historia interrumpió un concierto porque un teléfono celular sonaba insistentemente. Sucedió así. Día: martes 10 de enero. Lugar: Avery Fisher Hall del Lincoln Center. Alan Gilbert dirigía a sus músicos por el último movimiento de la Novena Sinfonía del importante compositor y director posromántico de origen checo, Gustav Mahler.

De pronto, comenzó a sonar desde la primera fila el tono de llamada marimba en un iPhone (curioso que haya sido justo ese ring tone, ¿no creen?), que no dejó de hacer ruido. Gilbert empezó a hacer gestos mientras al aparato continuaba sonando, hasta que se cansó y ordenó detener el concierto, algo que — lea bien — hasta ahora no había sucedido nunca en las más de 14.000 veces que ha tocado a lo largo de sus 170 años de historia la OFNY.

Como era de esperar, el director, enfadado, le solicitó en voz alta al propietario del celular que lo apagara el móvil, pero éste no obedeció de inmediato. Fue necesario que el público le silbará y exigiera a gritos que fuera expulsado. Mientras tanto, el iPhone seguía sonando. Como eso no dio resultado, Gilbert bajó del escenario y se dirigió hacia el imbécil hombre, que sacó el aparato de su bolsillo y — finalmente — lo apagó.

Luego viene el siguiente (e incómodo) diálogo:

Gilbert: "¿Está apagado? ¿Va a volver a sonar?",

Hombre: Cri, cri (asintiendo con la cabeza).

Tras esto el concierto se reanudó entre los aplausos del público presente en la sala.

¿Te ha pasado algo parecido? ¿Se te ha quedado encendido un celular en un concierto de música clásica? ¿Te ha tocado escuchar a alguien al que se le haya quedado encendido? ¿Se ha interrumpido el concierto?

Link: El País