Sony Tablet S [W Labs]

Sony Tablet S [W Labs]

Android 3.2, una experiencia de uso mejorada y un diseño diferente; son la propuesta de Sony en el mundo de las tabletas.

Durante el pasado CES nos vendieron la idea de que las tabletas con Android serían la moda del año. A pesar que ha habido bastantes lanzamientos, pocos son los modelos que se alejan del diseño convencional impuesto por la iPad o Galaxy Tab.

Tal vez sea por eso que Sony decidió apostarle a una tableta con diseño original, pensada más para consumir contenido en la comodidad de tu sofá o en esos viajes de trabajo y vacaciones. La Sony Tablet S parece ser la compañera perfecta para ver tu película o serie favorita, actualizar tus redes sociales y jugar uno que otro clásico del PlayStation.

¿Vale la pena invertirle el presupuesto de año nuevo? Después de algunos días de pruebas por fin tenemos un veredicto.

Especificaciones

  • Pantalla: TFT LCD de 9.4 pulgadas (1280 x 800 pixeles) sensible a tacto
  • Procesador: NVIDIA Tegra 2 a 1GHz
  • Sistema Operativo: Android Honeycomb 3.2.1
  • Cámara: frontal (VGA) y trasera (5MP) con grabación de video HD (720p)
  • Almacenamiento: 16 GB (interno), ranura para tarjeta de memoria SD, SDHC
  • Wi-Fi IEEE 802.11b/g/n
  • Bluetooth 2.1 + EDR
  • GPS
  • Batería de ion de litio con duración de hasta 8 hrs
  • Conector de 3.5mm para audífonos, micrófono interno (mono), bocinas estéreo
  • Formatos de sonido compatibles de reproducción: AAC, mp3, WAV, WMA, WMA Pro, FLAC, MIDI, Ogg Vorbis
  • Formatos de video compatibles de reproducción: H.263, H.264/AVC, MPEG-4, WMV

Diseño

Sony es una de las compañías que apuesta por el diseño y en su incursión en el campo de las tabletas se nota que quisieron ofrecer algo diferente. La Tablet S cuenta con un diseño que simula ser un folder o libreta doblada. Mide 24.1 cm de largo, 17.4 cm de alto y 1 cm de espesor en la sección más gruesa

En la parte frontal tenemos un borde negro con acabado brillante, el peor enemigo de las huellas digitales. En la parte trasera encontramos un panel texturizado que permite tener cierto control a la hora de sostenerla; aquellos con dedos de mantequilla agradecerán el gesto.

A los lados tenemos los botones de encendido, volumen, así como un compartimento con tapa que esconde el puerto USB y la ranura para tarjeta de memoria. Como dato extra, en un costado se encuentra un LED que parpadea para indicarnos si tenemos mensajes sin leer de nuestros programas abiertos (Twitter, Facebook, correo, etc.).

La Tablet S fue diseñada para usarse en modo horizontal, eso se nota en el balance de peso o a la hora de ponerla sobre la mesa para mandar correos o navegar en internet. La inclinación no solo ayuda a disfrutar del contenido multimedia, también reduce un poco el molesto reflejo. Es posible usarla modo vertical, sin embargo te darás cuenta que es un poco cansado después de usarla por algunos minutos.

Esto puede ser un punto en contra para aquellos que buscan una tableta esbelta o planean usarla en formato vertical para leer e-books o documentos. Si la intención es entretener, la Tablet S cumple su cometido.

Por último, Sony incluyó un cargador único similar al de una notebook en tamaño. Esto es incómodo si la llevas a todos lados y puede resultar un problema si lo pierdes o dañas.

Pantalla

La Tablet S cuenta con una pantalla táctil de 9.4 pulgadas, lamentablemente no incluiye Gorilla Glass por lo que tendrás que buscarte una funda si quieres evitar rayones. Sony incluyó la tecnología TruBlack que se encuentra en su serie Bravia, el resultado es un buen radio de contraste y colores más vivos que se notan si se utiliza en ambientes con poca iluminación.

Si hay algo que criticarle es el acabado brillante y el exceso de dedazos que tendrá después de algunos minutos. Procura llevar una franela limpiadora para no opacar la experiencia.

Experiencia de uso

Sony incluyó Android Honeycomb en su tableta para mantenerse al mismo nivel que sus competidores. Lo primero que veremos después de configurarla por primera vez son cuatro espacios de trabajo para personalizar con nuestras aplicaciones y juegos.

De entrada el poder del chip Tegra 2 se nota en los desplazamientos o el tiempo de respuesta al pasar de modo horizontal a vertical. En términos de widgets se encuentran los más populares del S.O. y en aplicaciones Sony incluyó algunas como el lector de ebooks, Music & Video Unlimited y un control remoto para manejar nuestro televisor, Blu-ray o sistema de sonido.

Fuera de revisar el clima, activar el software de Sony Reader o jugar una partida de Cut the Rope, configurar el resto de aplicaciones se volvió una pesadilla. Cierres inesperados, actualizaciones que no podían concretarse o la constante negativa para aceptar mi cuenta de PlayStation Network fueron algunos de los problemas más frecuentes.

Con el Android Market las cosas fueron regulares. La falta de un estándar en este S.O. se nota en aplicaciones que no están optimizadas para la resolución de pantalla, otras que se cierran a cada rato o en los minutos perdidos navegando entre cientos de apps mediocres. Es una lástima que no sea tan sencillo aprovechar el hardware de la tableta por culpa de un sistema operativo poco optimizado.

En el campo de entretenimiento todo cambia gracias a sus especificaciones. La tableta viene con certificación PlayStation, lo que garantiza que tendremos acceso a algunos juegos clásicos del PSOne como Crash Bandicoot o Pinball Heroes. Para ponerla a tope probamos juegos como Asphalt 6 o N.O.V.A. 2, los cuales dicen estar optimizados para la Tablet S

La experiencia multimedia es agradable, tanto en reproducción de videos por stream o aquellos cargados a la memoria interna. Aunque los altavoces se ubican a los lados y el sonido no se pierde, recomendamos usar un par de audífonos para una sesión placentera.

En términos de navegación web la Tablet S se comporta regular. El browser incluido está optimizado para desplegar primero las imágenes, por lo que parece que todo cargará muy rápido. El problema es que la conexión Wi-Fi se pierde a cada rato y tarda demasiado en reconectarse.

Cabe mencionar que si vas a teclear mucho (mandar emails, por ejemplo) es recomendable tener la tableta en una superficie plana. Debido al tamaño de pantalla es un poco complicado teclear con las dos manos mientras la sostenemos en modo horizontal.

Después de unas ocho horas de jugar, trabajar con varias aplicaciones abiertas y ver un par de películas fue necesario conectarla a la corriente para cargar la batería. Hicimos una segunda prueba con el brillo a tope, wi-fi encendido y una película repitiéndose y el resultado fueron 8 horas con 15 minutos.

Conclusiones

Sony ha apostado por algo diferente con la Tablet S. Si bien el diseño es atractivo y en rendimiento no queda a deber, es una pena no poder sacarle provecho por lo inestable del sistema operativo. De igual modo las fallas en el Wi-Fi terminan por fastidiar la experiencia en línea.

Si lo que te interesa es una tableta para ver películas o jugar, este modelo puede ser la opción. El precio de US$399 puede ser atractivo si buscas una alternativa a la iPad, solo recuerda que fuera de la parte de entretenimiento, la tableta se queda corta.

Lo imperdible

  • El diseño permite sostenerla con confianza en formato horizontal
  • Rendimiento en los juegos y reproducción de videos

Lo impresentable

  • Es incómoda para trabajar en formato vertical
  • Problemas constantes con el Wi-Fi
  • Inestabilidad del sistema operativo
  • El tamaño del cargador
[gallery]