Estos son los hitos que llevaron a BlackBerry a la gloria y al fracaso

Estos son los hitos que llevaron a BlackBerry a la gloria y al fracaso

Cómo una empresa que revolucionó la telefonía móvil hace 12 años pierde a sus dos principales ejecutivos.

La renuncia de los dos CEOs de Research In Motion Limited, Mike Lazaridis y Jim Balsillie, era una medida que se rumoreaba pero que de todos modos sorprendió. La empresa quedó en manos del ex-gerente de operaciones (COO) de la compañía canadiense, Thorsten Heins.

Tras los cambios, vale la pena analizar el presente y a proyectar el futuro de la empresa que revolucionó el mundo de la telefonía móvil gracias a sus populares smartphones BlackBerry. Un futuro que, dicho sea de paso, se ve bastante negro, como la mora de su logotipo.

Pero también es el momento de mirar hacia atrás y conocer cómo nació está compañía, cómo fue su crecimiento y cómo fue que llegó a perder la posición dominante que logró tener en su momento, cuando se alzaba como el campeón de la telefonía móvil inteligente. Veamos:

Una buena idea que cambió el mercado

En 1999, la mayoría de los móviles tenía un estilo “ladrillo” e internet en el equipo era extremadamente limitado, con la navegación WAP en pañales. En ese contexto, la compañía canadiense Research In Motion (RIM), que fabricaba “beepers” — o “pagers” como también se les llama — tuvo una idea que cambiaría los teléfonos y al trabajo para siempre: crear un dispositivo que recibiera e-mails.

El correo electrónico ya era una herramienta de trabajo bastante extendida, y tener el mail en el bolsillo definitivamente llegó a cambiar la forma en que las empresas (y las personas que ya no tienen días libres) funcionan. Pero el desafío era enorme, considerando que las redes de datos no estaban disponibles o no eran de lo más confiables, además de muy lentas y carísimas.

Pero RIM se las ingenió para diseñar la primera BlackBerry, que a diferencia de otros dispositivos (como los handhelds de Palm, por ejemplo), no traía touchscreen, ni lápiz para escribir en la pantalla, tampoco iconos web: sólo tenía un teclado y enviaba mails. Ni siquiera llamaba por teléfono. El equipo rápidamente ganó terreno, convirtiendo a la canadiense en una importante marca corporativa entre las empresas que querían estar siempre conectadas.

El primer “smartphone” BlackBerry

El primer modelo tenía una pantalla bastante pequeña que hacía difícil la lectura de e-mails, por lo que el segundo BlackBerry integró una mucho más grande. Así llegó al mercado la BlackBerry 957 en abril de 2000. Luego en 2002, el equipo se convirtió en un smartphone propiamente tal, al combinarse con un teléfono. Además, integraba navegación web, mensajería instantánea, servicios inalámbricos varios y, por supuesto, correo electrónico.

Una de las tecnologías que ha hecho más populares a los BlackBerry es el llamado “push”, que al recibir un e-mail lo tienes de inmediato en tu teléfono. Con la entrada de nuevos competidores al negocio, como Palm y Nokia, BlackBerry también comenzó a buscar espacio entre consumidores que no necesariamente fueran corporativos, integrando modelos de colores o con prestaciones más amigables.

El primer modelo de este estilo fue el Pearl, lanzado en septiembre de 2006. El equipo era de colores y tenía una cámara de 1,3 megapixeles (siendo la primera BlackBerry que sacaba fotos), además de integrar un trackball (siendo el primer terminal de RIM en usar la navegación direccional). Lugo BlackBerry dividió un poco su modelo, con equipos enfocados a consumidores (como Curve) y otros para clientes corporativos (como los modelos Bold).

La competencia

2007 fue un año de definición para toda la industria de telefonía móvil. La entrada del iPhone hizo cambiar el foco de uso de los teléfonos, y la gracia ya no era sólo mandar e-mails, sino tener aplicaciones como redes sociales y juegos directamente en tu teléfono. La competencia se intensificó luego con una multitud de equipos de alta calidad y variedad con sistema operativo Android, lo que marcó el inicio del declive de RIM.

RIM intentó adaptarse, sin éxito. El teclado físico y el correo electrónico ya no son una ventaja determinante, como sí lo fue en la primera mitad de la década del 2000. Esto redundó en bajas en las ventas, reducciones en las ganancias, caída en las acciones, desacuerdos entre los accionistas. 2011 fue particularmente sensible, después de que su producto estrella, el sistema “push” de correos electrónicos, estuviera tres días seguidos sin funcionar, problemas que se repitieron más de una vez. La compañía hizo algunas reformas, que incluyeron masivos despidos, sin embargo, eso no fue suficiente.

Finalmente terminó con la salida de sus dos principales ejecutivos, quienes sin embargo no han abandonado la empresa, sino que han asumido otros cargos al interior de ésta. Lazaridis será el vicepresidente de la Junta de RIM y Balsillie, director. Pero bueno, ya no son CEOs.

Era algo que se esperaba, o, citando a Gabriel García Márquez, la crónica de una muerte anunciada. Porque tras 12 años de vida, la compañía canadiense murió, al menos como la conocíamos.