AT&T pagará penalidad a T-Mobile por no concretar la fusión

AT&T pagará penalidad a T-Mobile por no concretar la fusión

La "multa" es de 3 mil millones de dólares en efectivo y mil millones más en licencias y/o espectro.

¿Recuerdan el controvertido y fallido intento de la operadora estadounidense AT&T por unirse a T-Mobile en una transacción valorada en 39 mil millones de dólares? Pues bien, a un mes de rendirse definitivamente en sus intenciones, AT&T ha resucitado el tema con la petición que ha hecho ante la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos para que se le permita transferir una parte de su espectro a T-Mobile, como parte de pago por no cumplir el acuerdo de compra-venta ofrecido en marzo del año pasado.

¿Esto se parece a lo que AT&T soñó al principio? Definitivamente no. La empresa quería comprar a T-Mobile, la filial estadounidense de Deutsche Telekom, por 39 mil millones de dólares, pero la transacción fue fuertemente criticada por activistas antimonopolio e impedida de manera reiterada, y eficaz, por los entes encargados de autorizar o denegar el permiso para concretar el negocio. Estos reveses no sólo llevaron a AT&T a incluir en sus gastos del año pasado pérdidas por 4 mil millones de dólares a favor de T-Mobile como penalidad por no cumplir la opción de compra presentada, sino que ahora la previsión se hace efectiva al tener que pagar tal monto y doblegarse en su voluntad de liderar de manera absoluta el mercado norteamericano de las operadoras.

¿Por qué fue imposible la fusión? Para quienes no hayan seguido el caso desde el comienzo, puede parecer simple hostilidad el hecho de impedir que AT&T comprase a T-Mobile. No obstante, hay razones importantes para que mucha gente quisiera que eso no ocurriese: Si el acuerdo se ejecutaba, se trataría de la primera gran acción monopolista generada después de la crisis financiera mundial comenzada en 2008 y hay quienes se temen que la economía, en particular la estadounidense, aún no esté preparada para esto considerando, además, las consabidas réplicas que un acuerdo como éste tendría en no pocos lugares del mundo.

Desde una perspectiva más local, la transacción hubiese hecho que de la noche a la mañana los usuarios actuales de T-Mobile pasaran a regirse por los estatus de AT&T en una movida hecha sin su consenso. Asimismo, AT&T, la primera operadora en Estados Unidos, al unir fuerzas con T-Mobile, actualmente en cuarto lugar, se consagraría como líder absoluto de su segmento de mercado, convirtiendo en imposible que operadoras más pequeñas consigan un lugar en "las grandes ligas" del negocio.

¿Y entonces? Simple. Desde finales del año pasado se habló de compartir la cartera de usuarios y/o el espectro de AT&T con otras compañías, como la competidora local Virgin Mobile, esto en aras de reducir su poder hasta el punto preciso en que pudiese habilitarse su fusión con T-Mobile, pero eso tampoco prosperó. Hace un mes se habló del abandono de la intención de AT&T y es ahora cuando toca pagar: 3 mil millones de dólares en efectivo y mil millones en licencias y/o espectro.

A partir de ahora la lucha de AT&T será por salir lo menos perjudicada posible: la Comisión Federal de Comunicaciones no está obligada a aceptar el traspaso en los términos específicos que se le han pedido. Se piensa que es muy posible que el grueso del pago se vaya en licencias ante una posible negativa de autorizar la cesión de espectro.

¿Creen que éste ha sido el último intento de AT&T por conseguir el liderazgo absoluto entre las operadoras norteamericanas o, por el contrario, piensan que es posible que este año intente una nueva fusión, quizás con una compañía menor?

Link: T-Mobile, AT&T seek approval of spectrum transfer. (The Wall Street Journal).