Huawei moverá sus fichas gerenciales

Huawei moverá sus fichas gerenciales

La compañía ha sido manejada por un mismo CEO desde su fundación en 1987.

"Lo único constante es el cambio" y Huawei parece tenerlo muy claro. El discurso de fin de año de su actual CEO ha dejado ver la intención de generar un sistema de rotaciones en la cúpula de la fabricante de móviles china a fin de diversificar la toma de decisiones y reducir la dependencia en torno a un solo ejecutivo, tal como ocurre en otras empresas de la industria tecnológica.

La previsión de Huawei le permitiría hacer frente al mercado con una apertura hipotéticamente mayor a la que tendrían empresas con directivas fijas. Si se trata de poner barbas en remojo, podríamos especular que Huawei ha decidido curarse en salud frente a ejemplos como Nokia y RIM, a quienes la monotonía a la hora de tomar decisiones fuertes dentro del negocio les ha puesto en vilo en no pocas ocasiones.

Así, el actual CEO de Huawei, Ren Zhengfei, ha expuesto que todos los altos cargos de la empresa tendrán temporalmente el rol de "consejero delegado" de la compañía. Este mecanismo rotatorio es visto por los analistas como pasajero y destinado a preparar la sucesión en lo que se ha comenzado a llamar "era post Ren", tal como lo comentó a Reuters el especialista Ji Yongquing.

Las rotaciones, que se producirían entre el vicepresidente de la firma y las cabezas de varias unidades dentro de la empresa, traerían como resultado la ostentación de uno de los mayores cargos por períodos aproximados de seis meses. Ahora bien: ¿Cuál sería el impacto real de estos movimientos en una compañía que diseña su plan de acción con varios trimestres de antelación? Es allí donde cobra fuerza la idea de que Huawei estaría más ante un "casting" interno que ante una verdadera política de roles temporales.

No perdamos de vista que Huawei, la segunda mayor fabricante de telecomunicaciones del mundo, desde su creación en 1987 ha sido llevada por Ren  Zhengfei, uno de sus fundadores, y nunca ha expuesto sus planes de sucesión, así como tampoco ha cotizado en la bolsa, de modo que es factible pensar en una transición lenta y confiable para todos los empleados.

Link: Reuters.