HTC Incredible S [A Primera Vista]

Un primer vistazo al equipo con el cual HTC llega nuevamente a Chile.

Tras una larga ausencia en el mercado nacional, y en latinoamérica, HTC vuelve en gloria y majestad a los catálogos de este lado del mundo. Y quizás uno de los últimos mercados en recibir el equipo es Chile, donde el elegido para romper la ausencia fue el Incredible S, que cayó en nuestras manos gracias a Movistar, operador que tendrá en exclusiva aparatos HTC en una primera etapa.

Su procesador single core de 1 GHz y los 768 MB de RAM que incorpora este aparato como base son suficientes para conseguir un rendimiento destacable. El software está totalmente optimizado para la plataforma, y eso se nota en la experiencia final de uso, entregando una serie de mejoras sobre Android que realmente hacen una diferencia de cara al consumidor final: Una rápida navegación web, perfecta integración con redes sociales y un buen desempeño en multimedia.

Con un peso de 135.5 gramos, y su construcción en un material cubierto en Teflon — tal como el Nexus One — ofrecen un agarre poco común en otros teléfonos. Es un rasgo muy común en toda la linea de teléfonos de la taiwanesa, y un factor a tomar en cuenta si lo quieres. Este aparato no se resbalará de tu mano fácilmente, incluso si eres de aquellos de palmas transpiradas constantemente.

El Incredible S tiene una pantalla de 4 pulgadas que entrega colores realmente brillantes. La apuesta de esta empresa es entregar un panel Super LCD que ofrece 20% más de saturación, lo que destaca los colores, haciéndolos vibrantes y atractivos a la vista. La promesa está cumplida a la perfección, y la calidad de la imagen es realmente destacable.

En la parte de abajo tiene cuatro botones hápticos que hacen las veces de pulsador para home, menú, back y búsqueda. Son bastante sensibles… A veces demasiado, lo que provoca pulsaciones falsas que no provocan mayor impacto en el uso del teléfono.

Su batería es de 1420 mAh, lo que entrega una autonomía de hasta 370 horas en stand by y hasta 580 minutos hablando en redes GSM. No hemos probado esta característica, pero profundizaremos en esto en nuestro SuperHiperMegaReview del Incredible S, que ya está en la sala de espera de nuestro W Labs a la espera de su turno para ser pesado, medido y evaluado.

Su cámara es tema aparte. La calidad de su sensor de 8MP es realmente buena, logrando capturar imágenes de colores vivos y de una definición más que correcta para un móvil. A propósito de colores, en casos de excesiva luz o poca luz el sensor de balanceo de color se marea, entregando colores no adecuados. Nada terrible, pero eso le resta puntos.

En su apartado de video, esta cámara permite grabar en formato HD.

Su reproductor de música es uno de los mejores que han pasado por nuestras manos. Al incorporar tecnología SRS WOW y Virtual Surround ofrece una calidad muy llamativa en rangos altos, medios y bajos, permitiendo incluso regular la profundidad del sonido gracias al ecualizador incluido de fábrica. En el lado malo, estos reglajes no son compatibles con dispositivos bluetooth, así que olvídate de intentarlo siquiera.

La versión del Bluetooth es 2.1.

Dentro de las otras características destacables del equipo se encuentra la opción de conectarlo a través de DLNA, la reproducción de múltiples formatos de audio y video, una interfaz para poder manejar tu libro de contactos directamente desde tu auto a través del protocolo PBAP. Por supuesto, necesitas un auto que soporte esta opción.

Y fuera de eso, trae lo usual: Conector para audífonos de 3.5 mm, conector para datos y carga en formato Micro USB. sensor de proximidad, brújula, acelerómetro y sensor de luz ambiental.

De todas formas, lo que realmente hace una diferencia a todo nivel es Sense, la interfaz propietaria de HTC. Con conexiones y accesos directos a múltiples funciones del aparato, y excelente integración con redes sociales e información relevante para el usuario, Sense enriquece exponencialmente la experiencia móvil para propiciar la optimización del tiempo y la

Sense incluye perfiles de usuario fácilmente intercambiables, los que entregan interfaces predefinidas con widgets especialmente elegidos para utilizar en instancias de trabajo, viaje, fuera de la oficina, redes sociales y otras.

Sí, no es la última versión de Sense, pero va sobrado para darte una probada de lo que integra su evolución, la que esperamos ver próximamente en nuevos aparatos que  — ojalá — lleguen pronto.

Hablaremos más de Sense en nuestro W Labs que Jonathan Munizaga realizará.

La verdad sea dicha, la deuda que salda HTC con el mercado latinoamericano viene en un momento algo extraño, justo en la previa de las fiestas de fin de año y con un equipo que no es precisamente lo mejor que tienen en su catálogo. Sin embargo, lo más valorable de esto es el hito que se marca: La taiwanesa está de regreso en la zona y las operaciones dependen de Estados Unidos, y no de alguien que tome directamente las decisiones al otro lado del mundo… Eso se agradece.

¡Bienvenidos de vuelta, HTC! Esperamos con ansias su oferta local en 2012.