Cuponix, eliminando las asimetrías del negocio de cupones [FW Startups]

Cuponix, eliminando las asimetrías del negocio de cupones [FW Startups]

Hoy les contaremos sobre Cuponix, un servicio cuyo objetivo es derribar la muralla de asimetrías que hay entre los sitios de cupones, transfiriendo ese excedente a las manos del usuario de forma transparente

Dicen que en esta era de la globalización e interconexión omnipresente lo más valioso es la información, pero esa es una aseveración engañosa. La información de por sí es buena, pero sólo es realmente valiosa -competitivamente hablando- cuando posees una información que tu contraparte no conoce. Cuando dominas una asimetría de información. Esa asimetría genera un excedente para el que la domina, y hoy les contaremos sobre Cuponix, un servicio cuyo objetivo es derribar la muralla de asimetrías que hay entre los sitios de cupones, transfiriendo ese excedente a las manos del usuario.

El negocio de los cupones, tal como lo planteó Groupon y al que luego se sumaron otros actores como Letsbonus, se basa justamente en aprovechar tres asimetrías de  información:

  1. Primero, los clientes no saben como organizarse ni cuales son los comercios que aceptarían dar descuentos o de cuánto serían. Eso el intermediario no lo dice, sólo lo anuncia cuando el descuento es cosa segura.
  2. Segundo, las tiendas no saben quiénes son los clientes. Sólo tienen contacto con ellos cuando éstos acuden a canjear el descuento, y aunque lo hacen apostando a que conservarán algunos de esos clientes en el largo plazo, las estadísticas demuestran que el único que conserva los clientes es el portal de descuentos.
  3. Tercero, que los clientes sólo conocen los descuentos del portal que primero los capturó, e ignoran los descuentos de todos los otros competidores aunque sean más convenienes.

Eso último es por una razón muy simple: no quieren revisar más que un sitio a la vez, ni recibir spam-newsletter de más de un sitio cada día. En el ejemplo extremo, un sitio que capturase todos los usuarios podría pedirle a las tiendas un 50% de descuento y ofrecer a los clientes sólo un 1% y tendría éxito de todas maneras, porque la asimetría del negocio impide que esos clientes sepan que hay más que ese 1%.

Rompiendo las Asimetrías

El joven ingeniero Matías Orellana, que en sus horas laborales trabaja en una empresa de informática, desarrolló en su casa una maqueta muy simple que comparaba día a día descuentos de Groupon y Letbonus. No era bonito ni tenía mucho valor agregado, pero sí le permitió ver que en ocasiones el mismo tipo de producto tenía más descuento en uno de los dos, y quienes fueran usuarios de uno solo no lo sabrían. Mostró el invento en su círculo de amistades y sus amigas empezaron a usarlo para maximizar su ahorro en cremas, peluquerías y accesorios. (Eso sonó estereotípico, en realidad sólo nos consta que sus amigas fueron las primeras usuarias fieles del servicio). De a poco empezó a tomar forma y en alguna parte del camino recibió el nombre Cuponix.

Cuponix empezó a incorporar otros sitios de descuentos (hay aproximadamente 25 en Chile) y a crecer lentamente hasta que Matías estimó que no podía seguirlo manteniendo como hobby ni lograría perfeccionarlo sólo con sus horas ociosas. Después de plantear la idea entre su círculo de conocidos, el servicio terminó siendo administrado por Danton Viñales (Punto Pagos) y mantenido informáticamente por Leo Soto (Continuum, a quien conocimos como coorganizador de Startechconf) quien además de adoptar el proyecto lo transformó de PHP a Ruby.

Así es como está funcionando hoy Cuponix. Reune a los 12 sitios de descuentos más importantes, usa lógica difusa para ordenar cada descuento en categorías y el visitante cuando entra ve una interfaz muy expedita, sin publicidad, con un filtro de categorías muy sencillo y una caja de destacados que se llena dinámicamente con los descuentos que han tenido más visitas en las últimas horas. Además, ofrece una caja para suscribirse y permite interconectar el sistema con Facebook cosa de poder invitar amigos y darle una capa de interacción social.

Salvo por eso, el sistema tiene sólo otros dos usos. Primero, un correo diario, en el cual se puede configurar la frecuencia (por ejemplo, recibirlo sólo los viernes) la geolocalización de los descuentos y las categorías que nos interesan. Segundo, una barrita que te acompaña cuando visitas un descuento: ese descuento está en su sitio original pero la barrita de acompaña para que no dejes Cuponix y para saber qué ofertas van recibiendo más visitas.

 

La Entrevista de Rigor

¿Pueden explicarle a los lectores de Fayerwayer por qué la gente podría preferir Cuponix a un sitio de descuentos corriente?

La gente no quiere suscribirse a dos, tres o más sitios. No tienen capacidad para revisarlos, no quieren llenar su casilla de correos con ofertas que no necesitan. A los que hoy revisan dos o más sitios les decimos: “nosotros hacemos el filtro por ti para que no pierdas tiempo” y va a recibir un correo, no N. A los que son usuarios de un solo sitio les decimos: “hay descuentos mejores y te los pierdes porque no revisas más allá de las murallas del sitio que primero conociste” y a los que no son usuarios de ningún sitio les decimos: “suscríbete con nosotros y te vas a ahorrar tiempo, plata y confusión”.

¿Y por qué preferirían Cuponix sobre otro sitio que hiciera lo mismo? Cuando nace un mashup nacen mil mashups

Porque es más que un mashup. Primero, nos preocupamos de tener una interfaz de usuario limpia, directa, fácil de asimilar. Hay trabajo detrás de eso. Segundo, hay una capa inteligente que clasifica los descuentos que absorbe de otros sitios. Esa es nuestra cajita negra. Y tercero, hay también un filtro inteligente para mostrarle al usuario lo que más le interesa, en base a sus preferencias y al éxito que tienen las promociones de cada día.

¿No han pensado que podrían ofrecer sus propios descuentos o hacer intermediación? Me refiero a comprar con un descuento del 50% y vender con menos descuento.

Eso traicionaría la razón por la que hicimos Cuponix, y además no queremos entrar al negocio de los cupones. Tendríamos que pensar en facturar a público, ofrecer garantías, a veces repartir. No, no queremos nada de eso.

¿Y cómo gana plata Cuponix?

No gana plata, aunque para ser honestos sí hemos facturado una pequeña cantidad por concepto de comisiones. Uno de los tres grandes portales de descuentos en Chile empezó a pagarnos una pequeña comisión por cada venta que se originara desde Cuponix, pero esto en realidad nació de ellos. Nosotros no podemos ir donde un sitio de cupones y decirle: “páganos una comisión o te sacamos de Cuponix”. Si hacemos eso la gente pierde y Cuponix se vuelve menos útil para el usuario. Si le creemos al sitio que nos paga esa comisión,  casi un 5% de la gente que los visitó a través nuestro hizo la compra. Pensamos que esa alta proporción de conversiones tiene algún valor, a lo mejor la rentabilización irá por ese lado.

En realidad, por ahora no nos preocupa rentabilizar el servicio. Queremos que funcione, que se sume gente, que nadie se pierda un buen descuento sólo porque no revisó el sitio correspondiente, que reciban información valiosa y no puro spam de productos que no quieren comprar. Si eso se cumple estaremos satisfechos y de la rentabilidad nos ocuparemos cuando hayamos cumplido el objetivo primario.

 

Bueno amigos, esperamos que les haya gustado este FW Startup, que como siempre es un Wall of Text pero va al fondo de la noticia. Gracias!