Bola metálica caída en Namibia confirma que los dioses están locos (?)

Bola metálica caída en Namibia confirma que los dioses están locos (?)

Desconcertó a la población y autoridades, que incluso se volcaron a internet para encontrar respuestas. Pero el tema era bastante más sencillo.

Con estas historias no puedo sino recordar a Xi y sus dramas con la botella de Coca Cola que le “cayó del cielo” para traer desdicha a todo su pueblo. En esta oportunidad el objeto que “devolvieron los dioses” fue una bola metálica hueca de importante tamaño que fue a parar en la alejada Namibia.

Tan desconcertados quedaron los namibios que el gobierno contactó a la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) para que resolvieran el misterio que ya comenzaba a preocupar a la población. Pensaban en extraterrestres y quizás en terribles maleficios de las deidades.

Nadie ha sido capaz de determinar el origen de la bola de aproximadamente seis kilos y un diámetro de unos 35 centímetros (cerca de 1,1 metro de circunferencia), sólo se informó que es de una “aleación metálica conocida por el hombre”, que es extremadamente dura y que pareciera ser de “dos mitades unidas”, según informó el director de policía forense Paul Ludik.

La bola hallada en Namibia.

La esfera fue encontrada cerca de una pequeña localidad al norte del país, a unos 750 kilómetros de la capital Windhoek y cayó tan fuerte que dejó una huella de 18 metros desde su punto de impacto, donde también dejó un hoyo de 3,8 metros de ancho. El hallazgo se efectuó a mediados de noviembre, pero las autoridades decidieron realizarle pruebas antes de darlo a conocer.

Pero no sería un evento tan exclusivo -según las propias autoridades namibias- ya que según sus búsquedas en internet también han caído bolas de este tipo en África, Australia y Latinoamérica durante los últimas dos décadas. Interesante investigación. Pese al peligro de que anden cayendo objetos pesados a la Tierra, concluyeron que esta esfera no representa ningún peligro porque no es explosivo.

Es que el tema es bastante más sencillo, amigos namibios: se trata de un recipiente de presión que suele formar parte de cohetes. Abundan en el espacio gracias a la enorme cantidad de cosas que nos gusta lanzar al espacio y -tal como en la película- por más fuerte que los lancemos, tarde o temprano nos caen de vuelta en la cabeza.

Link: ‘Space ball’ drops on Namibia (PhysOrg)