Amazon ya está ofreciendo supercomputadores virtuales como parte de sus servicios en la nube

Amazon ya está ofreciendo supercomputadores virtuales como parte de sus servicios en la nube

A pesar de las voces disidentes, algunos ya consideran estas súper máquinas virtuales como una opción a tener en cuenta.

No es algo menor estar en el lugar 42 de la lista de los supercomputadores más rápidos del mundo. Especialmente, si hablamos de una máquina virtual a la que se puede acceder pagando un precio por hora, y que definitivamente es más barato que construir un supercomputador propio de fierro y cable.

En la práctica, todo este concepto de supercomputador virtual está desarrollado sobre la mega infraestructura de servidores que actualmente tiene Amazon, su Elastic Compute Cloud (EC2), y que ha logrado algunas marcas interesantes. La ya mencionada anteriormente (el cuadragésimo segundo más rápido del mundo) corrió por cuenta de Cycle Computing, compañía que se dedica a gestionar y levantar aplicaciones que necesitan de un supercomputador para correr; hace no mucho, lograron levantar un supercomputador virtual de 30.000 núcleos para una firma farmacéutica, y todo por un costo de apenas US $1.279 por hora.

Entre otras cosas, esto no hace más que probar la potencia de la arquitectura creada por Amazon, y sobre todo, ponderar el valor de esta máquina virtual en términos de costos. Levantar un supercomputador como tal puede costar millones de dólares, y eso sin contar el tiempo de construcción que fácilmente se puede extender hasta un año.

Pero como siempre, hay voces disidentes, especialmente frente a la combinación “máquina virtual” y “nube”. Para el CEO de la compañía Penguin Computing, esto no es más que humo, “ya que se puede usar para experimentar o para demostraciones, pero no es algo que se pueda utilizar de forma seria a día de hoy”. La desventaja principal de Amazon frente a la misma Penguin Computing (que curiosamente, también ofrece un servicio similar), es que los de Jeff Bezos no ofrecen un soporte tan completo; por ejemplo, ajustes específicos de algunos clusters según las necesidades del cliente, como sí lo hace el servicio Penguin on Demand.

La gente de Cycle Computing, eso sí, aclara que Amazon ya se está convirtiendo en una opción a considerar hoy en día. Especialmente por los costos (“ignorarlos sería absurdo”, según el CEO de la compañía), y porque hay muchas aplicaciones que perfectamente podrían adaptarse a un entorno de supercomputador virtual.

Link: Amazon Builds World’s Fastest Nonexistent Supercomputer (Wired)