Nuevo material ultra resbaloso aliviará esperas por últimos restos de ketchup

Nuevo material ultra resbaloso aliviará esperas por últimos restos de ketchup

La SLIPS impide que se adhiera cualquier tipo de líquido o aceite. Sería la solución para botellas de las que nunca cae la última gota.

Todos nos hemos encontrado más de alguna vez en un combate interminable contra una botella de ketchup, mayonesa  o mostaza cuando va quedando poco y no logras sacar los últimos restos para tu sándwich, o de shampoo, cuando ya estás en plena ducha y el envase nuevo está guardado lejos del baño (o cremas, para los que gusten mucho del cuidado personal). Para dejar todo eso en el pasado, un equipo de científicos de la Universidad de Harvard creó un material ultra resbaloso que hace deslizar rápidamente líquidos, aceites e incluso las mermeladas, y los productos más viscosos que se les ocurra, sin dejar ningún residuo al interior de las botellas.

El nuevo material fue bautizado como Slippery Liquid Infused Porous Surface (SLIPS, haciendo un juego con la palabra “resbaloso” en inglés) y la investigación fue publicada en el periódico científico Nature.

Para variar, el modelo fue inspirado por la naturaleza, específicamente al emular las hojas de una planta carnívora (Nepenthes pitcher), y es una superficie de auto-limpieza absoluta; que nunca se ensucie y podría ser aplicado a las caras interiores de las botellas y aprovechar al máximo los productos en su interior.

“Es un problema que todos enfrentamos. Tenemos una botella de salsa y tratamos de sacar hasta el último poco, pero nada sucede”, señala la profesora y líder del grupo a cargo de la investigación, Joanna Aizenberg.

“Si usamos una substancia como la nuestra para cubrir el interior de las botellas, sería posible sacar todo. El único problema podría ser que la salsa podría salir con demasiada facilidad sobre la comida”, explicó.

Las plantas nephentes tinen esta superficie resbalosa al inicio de su forma de flauta para que los insectos caigan hacia los jugos digestivos en su interior. Las hojas tienen una textura esponjosa que repele cualquier aceite pegajoso que produzcan los insectos en sus patas.

Los científicos inmovilizaron una “lámina lubricante” adentro de los poros de una capa esponjosa de teflón, para crear una superficie suave y altamente resbalosa, en un efecto que podría asemejarse al de acercar los polos de dos imanes; una extraña característica conocida como “omnifobicidad” (o capaz de repeler tanto agua como aceites). Repele hasta el petróleo e incluso las hormigas no podían trepar por ella.

Acá algunos videos con muestras de comportamiento del material:

Con aceite:

Con hielo:

Link: Super-slippery material could mean end to having to wait for ketchup (The Telegraph)