Juez estadounidense ordena eliminar cientos de sitios de los resultados de búsqueda de Google

Juez estadounidense ordena eliminar cientos de sitios de los resultados de búsqueda de Google

Un fallo a favor de la empresa Chanel contra sitios que vendían falsificaciones de sus productos generó una polémica en torno a la censura de estos sitios en los buscadores y redes sociales. La orden judicial exige que el bloqueo de los resultados de búsqueda sea a nivel global.

A raíz de la denuncia por parte de la empresa de productos de lujo Chanel, un juez federal del estado de Nevada, Estados Unidos, emitió órdenes judiciales para delegar cientos de dominios que venden productos falsificados a propiedad de la centenaria marca francesa.

Esta orden también exige que todos los motores de búsqueda en internet y “todos los sitios en redes sociales”, donde menciona explícitamente a Facebook, Twitter, Google+, Bing, Yahoo y Google, deberán desindexar los nombres de dominio y quitarlos de todos los resultados de búsqueda a los que estén listados.

El caso es bastante curioso y no por eso menos preocupante. La firma Chanel haciendo uso de su derecho a proteger su marca solicitó durante varios meses una demanda conjunta contra más de 700 nombres de dominio que, a  pesar de que no hacen mención de su nombre, se dedican a vender productos falsificados. Estos nombres de dominio no fueron presentados todos a la vez, sino que se fueron agregando a un mismo expediente medida que la empresa francesa realizaba un seguimiento de los potenciales sitios sospechosos.

Este procedimiento lo realizó contratando investigadores privados del estado de Nevada, quien presentó una lista de 228 sitios sospechados de falsificación. A estos se les agregaron otros 225 sitios detectados a través de una organización de lucha contra las falsificaciones.

Decíamos, lo curioso del caso es la celeridad con que actuó el Juez ante este caso. Lo preocupante es la simpleza y análisis lineal que utilizó para basar su sentencia y posterior orden judicial. Pasó por encima sin mayores problemas la limitación legal de no poder bloquear ni incautar sitios que estén alojados fuera de los Estados Unidos, incluso fuera del Estado de Nevada. Además, la extensión de la orden de bloquear los resultados de búsqueda e indexación de resultados en redes sociales a nivel global no posee ningún tipo de fundamento legal o jurídico antes conocido o utilizado.

El único argumento es que, al estar muchas de estas empresas basadas en Estados Unidos, el control de los enlaces a nivel mundial es responsabilidad de ellos. Pero como decíamos, es el único y no por eso válido, ya que entre los sitios censurados se encuentra el dominio poshmoda.ws una red social de Alemania, quienes no han cumplido con la orden judicial.

Según los especialistas, este tipo de acciones son poco efectivas ya que lo único que logran bloqueando sitios .com o .net (los que estarían al alcance de los jueces con base en Estados Unidos) es mejorar las técnicas de los falsificadores o piratas que levantan sus sitios en dominios imposibles de detectar o bloquear.

El caso Chanel entusiasmó mucho a los patrocinadores de la Ley SOPA ya que muestra que algunos jueces están predispuestos a dictaminar a favor de las empresas perjudicadas basándose en argumentos poco claros pero muy efectivos para esta lucha contra la neutralidad de internet disfrazada de guerra contra la piratería.

Link: US judge orders hundreds of sites “de-indexed” from Google, Facebook  (arstechnica)