Europa quiere adaptar las leyes de derechos de autor a la era de Internet

Europa quiere adaptar las leyes de derechos de autor a la era de Internet

Neelie Kroes, la vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de la Agenda Digital ha reflexionado en su blog sobre la necesidad de adaptar las leyes de derechos de autor a la era digital, para que las nuevas formas de negocio planteadas por soluciones como Netflix, Spotify o iTunes puedan adoptarse con flexibilidad en Europa para beneficio de los creadores y autores.

¿Cuántas veces hablamos por estos lares de la “piratería”? Cada vez que lo hacemos queda una duda a resolver… ¿Están las leyes que velan por los derechos de autor adaptadas a la era de Internet?

Pues en Europa están dudándolo: Neelie Kroes, la vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de la Agenda Digital ha reflexionado en su blog sobre los derechos de autor y su aplicación en el entorno digital, expresando que en la actualidad, los usuarios de Internet ven la norma como un “sistema para castigar y retener las obras”, y no para reconocer a recompensar a sus autores.

Así, los esfuerzos centrados en la llamada “lucha contra la piratería” significan millones en inversión y dejan a cambio unos mínimas “victorias” a los autores, según destaca la propia Kroes, señalando que incluso hay creadores que gana al mes cifras irrisorias que están por debajo del salario mínimo…

¿Es rentable, entonces, el actual modelo de negocio con que se manejan grandes editoriales, discográficas y cinematográficas? La respuesta evidentemente pasa por un no rotundo, y la causa bien podría estar en que las leyes de derechos de autor están pesadas para otras épocas, donde las formas de distribución de las obras eran diferentes… ¿No os parece?

Y es que tal como señala Kroes, Internet abre un amplio abanico de posibilidades de distribución, compra, entrega y consumo de obras culturales, a la vez que sugiere que las leyes de derechos de autor no son lo suficientemente flexibles como para adaptarse al cambio que esto supone, y aprovecharlo como una ventaja para el autor, como una evolución del modelo existente.

Y volvemos a caer en lo que os he comentado antes: La necesidad de un cambio en el modelo de negocio. Estamos todos claros en que los autores deben cobrar por sus obras, pero… ¿Cobrar a cada usuario, en la era de Internet, es viable? Entra de nuevo en conflicto el tema de la libertad de compartir contenidos en la Red y la vulneración de los derechos de los autores.

El punto intermedio bien podría un cambio en la visión del negocio, donde los autores reciban la remuneración por su trabajo creativo y los usuarios sean libres de acceder a él, a cambio, por ejemplo, de recibir publicidad. ¿Un modelo tipo “freemium” quizás?

Spotify, iTunes y Netflix han presentado opciones, pero en Europa, tal como señala Kroes en su reflexión, se han “paralizado por el miedo y la inacción”, así que no han llegado a implantarse con la misma fuerza y velocidad que en Estados Unidos, por ejemplo.

Definitivamente urge un cambio en el marco legal que otorgue más flexibilidad a los mercados para aceptar la evolución de los modelos de negocios relacionados con la creatividad como una oportunidad y no como una amenaza. Y es que mientras siga viéndose a Internet como el enemigo a vencer y o como el aliado, difícilmente los creadores podrán aprovechar todo el potencial que la Red significa para la distribución y comercialización de sus obras según los nuevos estándares, ¿no os parece?

Link: Is copyright working? (Blog de Neelie Kroes)