El origen del reloj G-Shock [+ FW Interviú con su creador, todo por el mismo precio]

El origen del reloj G-Shock [+ FW Interviú con su creador, todo por el mismo precio]

Kikuo Ibe estuvo de visita en Chile y aprovechamos de juntarnos para que nos contara de primera fuente la simpática historia detrás de la creación del "reloj más resistente a los golpes" del mundo.

Esta semana aprovechamos la visita a Chile del padre del “reloj más resistente a los golpes del mundo” -el ingeniero japonés de Casio, Kikuo Ibe- para entrevistarlo y contarles a ustedes la interesante historia de la creación de los famosos “G-Shock”, un reloj que resiste golpes tan duros que es usado por militares, deporte aventura, excursiones al aire libre, etc. Ibe está en Santiago por el Shock The World Santiago Tour 2011.

Como tantos otros grandes inventos de la vida, la idea de este reloj indestructible provino de la necesidad. Sucede que en Japón existe la tradición de que a los adolescentes que pasan a Enseñanza Media (o Secundaria, según el país, pero cuando tienen 13 o 14 años) su padre les regale un reloj. Ibe le tenía particular cariño al suyo, que lo acompañó durante toda su etapa estudiantil, en Ingeniería y en su llegada a trabajar a Casio. En 1981, este aparato se le cayó estando en su oficina y se rompió. El dolor por la pérdida de su preciado regalo de graduación lo llevó a empecinarse con la idea de crear un reloj que no se rompiera con los golpes. “Desde entonces me dio vueltas en la cabeza la idea de desarrollar un reloj resistente a los golpes; que no se rompiera”, rememora Ibe.

Así, formó el “Project Team Tough” de manera paralela a sus funciones en Casio. Reclutó un par de compañeros y comenzó con un trabajo de investigación y diseño del dispositivo indestructible. Su simple concepto resultó ser un verdadero dolor de cabeza en la implementación. Probaron una y otra vez con distintos prototipos y los lanzaban desde la ventana de un baño a diez metros de altura (porque no podía usar los laboratorios de Casio para un proyecto no oficial). Pero todos se rompían, y los que aguantaban igual se dañaban en su interior.

G-Shock GW-9300 Mudman

La clave estaba en el parque…

La respuesta finalmente la encontró observando a unos niños jugando con una pelota de goma en un parque e imaginando su reloj dentro de ella. Este fue el punto de partida para el material absorbente de golpes del G-Shock; una estructura que bautizó como Floating Module Configuration, que vendría a ser una serie de capas que absorben los movimientos para proteger su núcleo de componentes.

“El Floating Module son cinco niveles o capas de protección que flotan una dentro de otra sólo fijas por puntos mínimos, cosa de que cada una vaya absorbiendo parte del golpe y la ubicada más al interior no reciba el impacto”, explica su creador.

En este punto también quise salir de la duda y consultarle el significado de la “G” en el nombre: “La ‘G’ de G-Shock proviene de ‘gravedad’, por ende el nombre de los relojes significa que son resistentes a los impactos por gravedad. El nombre se obtuvo trabajando en conjunto con el área de investigación y desarrollo de Casio”, acota el ingeniero japonés.

Así, tras varios y largos meses quemándose las pestañas día y noche, dio con el prototipo del modelo que finalmente saldría a la venta en abril de 1983: el G-Shock DW-5000C, del cual Ibe conserva uno hasta el día de hoy.

Su línea de relojes no tuvo tan buena recepción de la gente en los primeros años, presumiblemente por el poco convencional bulto en la muñeca, pero hacia los ’90 se masificaron definitivamente para alcanzar fama mundial, de la mano de diseños más atractivos y líneas femeninas y para adolescentes.

– En los 28 años de existencia, la tecnología puesta en los G-Shock no ha variado prácticamente nada. ¿Por qué?

Su característica fundamental es que es indestructible, a diferencia de uno fino, que se te cae y deja de funcionar.

Kikuo Ibe, creador del G-Shock.

La tecnología es básica; resistente a los golpes. Ese concepto no se cambia, pero a lo largo de estos casi 30 años de existencia sí se ha innovado incorporando celdas solares en su interior y alimenta una pila que no se cambia nunca, además de contar con características para deportes extremos, como altímetro, barómetro y la resistencia a 200 metros de profundidad en el agua. También, con el tiempo comenzó a agregarse diseños y colores, sobre todo con la creación de la línea femenina y de jóvenes.

– ¿Y qué característica tecnológica o función le gustaría implementar en sus relojes?

Entiendo que hay muchas personas que utilizan celulares y no necesitan llevar reloj, pienso en agregarles una función que pueda integrar ambos dispositivos y que avise si se nos queda el teléfono en alguna parte o que nos llegue un alerta al reloj si es que recibimos algún correo electrónico o mensaje de texto.

– ¿Cuál es la prueba más extrema a la que ha sometido un G-Shock?

La prueba típica que realizábamos en un principio con los ejemplares para probar su resistencia era dejarlos caer desde una altura de diez metros, pero también alguna vez hicimos la prueba de pasarle por encima con un camión y tampoco le pasó nada. Eso me hace pensar que los G-Shock son más fuertes y resistentes de lo que creo.

– ¿Tiene una colección de sus relojes en su casa?

No, para nada. Ahora sólo tengo dos; el primero y más básico, y este otro (un DW-5600 que lleva puesto) que en diseño es bien similar al original.

– ¿Alguna vez ha llegado alguien a reclamarle que su G-Shock se rompió?

No. Sinceramente, nunca he oído algún reclamo de alguien que se le haya roto su G-Shock.