Dance Central 2 [NB Labs]

Dance Central 2 [NB Labs]

Harmonix tira todos sus pasos, en lo que probablemente es el mejor juego disponible para Kinect a la fecha.

Plataforma: Xbox 360
Desarrollador: Harmonix
Distribuidor: Microsoft

Cuando Kinect fue lanzado, hace poco más de un año, uno de los juegos que marcó y exhibió las potencialidades del control por movimiento de Microsoft fue Dance Central. Recientemente, Harmonix volvió a la carga con su secuela, un juego que cuenta con varias mejoras y demuestra el poder y la universalidad del baile y la música.

Para quienes no conozcan la primera entrega, Dance Central es un juego de baile donde tendremos que imitar los movimientos que aparecen en pantalla. Mientras más precisa sea nuestra ejecución, mayor el puntaje y la calificación de baile obtenida. Para quienes no sean buenos bailarines o no estén acostumbrados a moverse mucho mientras juegan, las instrucciones proporcionadas en cada canción pueden muchas… quizás demasiadas. El modo de práctica previo a cada canción (Break It Down) termina siendo una inclusión necesaria y una tremenda ayuda a la hora de mejorar nuestro desempeño (la práctica hace al maestro y tal… bueno, es verdad)

En esta oportunidad podremos disfrutar las 44 canciones del juego en uno de sus tres niveles de dificultad. El modo Crew Challenge -modo principal- se puede jugar de un jugador como de a dos jugadores simultáneos, modo que cuenta con historia y todo además de permitirnos desbloquear nuevos chiches, detalles y trajes para nuestro personaje. También cuenta con modo de ejercicio, modo versus local y vía Xbox Live.

Visualmente hablando, DC2 luce más vivo y trabajado que su predecesor. Los colores siguen brillantes y saltones, mientras que los bailarines fueron retocados, luciendo mejoras en su animación y un diseño algo menos caricaturesco. Los escenarios son más variados e interactivos, algo más dinámicos y cambiantes, dejando atrás la sensación de quedarse en un lugar que existía previamente. Siendo este un juego de baile, la música y los controles van de la mano (sin mencionar las rutinas y los pasos a ejecutar); ambas funcionan particularmente bien, sobretodo lo referido a la captura de nuestros movimientos.

En el playlist incluido en este juego hay de todo: Temas de Bruno Mars, Diddy, Lady Gaga, Missy Elliot, Sir Mix-a-lot, Usher y Daddy Yankee (ya tú sabe’) entregan una variedad amplia y atractiva. Es factible que algunos temas no les sean 100% familiares, pero la mayoría resulta tan ‘oreja’ que rápidamente se vuelven atractivas y disfrutables (aunque: ¿Justin Bieber? ¿En serio? …). Por otro lado, el juego es completamente compatible con las canciones DLC de Dance Central 1, sin procedimientos raros de importación, validación ni nada.

La captura de movimiento deja muy poco que desear; funciona casi a la perfección y el lag (por pequeño que sea) que se tiende a percibir en este tipo de juego aquí ni se nota (o no está o lo disfrazaron notablemente bien). De hecho, el control pasa a ser un factor secundario, ya que las quejan regularmente irán dirigidas al bailarín; uno mismo es quien termina siendo el gatillante del error, no Kinect ni su captura de movimientos.

En lo referente a los movimientos de baile y las rutinas, debo decir que me parecieron ligeramente más difíciles que las de la primera entrega. A pesar de esto último, jugar en fácil (Easy, para quienes sepan Hebreo) es amable y tolerante con los errores de ejecución, muy entretenido y genera una onda tan positiva y contagiosa que, de estar con más personas alrededor, crea tal ambiente que es capaz de encender una notaría.

La pequeña subida en la dificultad está directamente vinculada a la complejidad de algunos pasos de baile. Si bien siguen el estilo visto en el juego anterior, tienden a ser un poco más serios y un pelito más Pro -lo que no tiene nada de malo-, puede hacer que los jugadores más tiesos tengan que pasar más tiempo familiarizándose con cada canción. También abundan los pasos de ‘chica pop’, movimientos de manos y caderas que harán que más de algún macho alfa diga ‘paso’ o los realice con el vergonzometro a +1000.

Las novedades que incluye DC2 son bienvenidas y hacen de este título una gran secuela. Estas posibilidades le entregan frescura y variedad, entre ellas: disfrutar de 2 jugadores de manera local simultánea (coop y vs.), mejoras al sistema de entrenamiento, además de la opción de dar instrucciones vía voz, el modo Free 4 All y la sección (difícil de explicar en texto) puntaje-versus-estilo-semi-libre de hasta 4 pasos al mismo tiempo.

Por otro lado -y a pesar que no cuentan con graves problemas- el playlist podría ser más variado (¿hola DLCs?…), los menús no le parecerán intuitivos a todos y no tiene opción de armar tu propio listado de canciones (obligándote a jugar tus favoritas eligiéndolas 1 por 1 manualmente). El modo de importación de las pistas de DC1 al 2 tampoco es muy amable, obligando al jugador a leer guías y similares referidas al proceso.

Más allá de sus ripios y detalles puntuales, Dance Central 2 cumple ampliamente es continuar con el espíritu y mejora la identidad de la primera parte. Es muy entretenido, razonablemente amable con los principiantes e ideal para quienes deseen aprender a bailar mejor, a quienes deseen sudar y hacer ejercicio y es perfecto para una fiesta/panorama/carrete cool pero ñoño. Vive su plenitud con público, con amigos… con un entorno que permita contagiar las posibilidades y la universalidad de la música y el baile.

Puede ser un juego para un público más casual, para un público menos hardcore… pero Dance Central 2 es muy divertido, entretenido a rabiar.

Lo imperdible:

– Gran experiencia de juego. Ideal para reuniones de amigos.
– Entretenido para hacer ejercicio, con gran ramillete de canciones y opciones.
– Mejor juego de Kinect a la fecha.
– 100% en español.

Lo impresentable:

– Justin Bieber.
– Los menús podrían ser más intutivos.
– Pasos de baile que asustaran a más de algún jugador novato.
– Justin Bieber.

¿Qué significa esto?