Según un exempleado de Twitter "dentro de la empresa se vive una guerra por el territorio"

Según un exempleado de Twitter "dentro de la empresa se vive una guerra por el territorio"

En su sitio personal destacó que el ambiente de guerra, el caos generalizado a diario y lo ambiguo de los los proyectos lo hicieron tomar la decisión de renunciar.

La renuncia de varios integrantes del equipo de trabajo de Twitter comenzó a mostrar un poco el clima que se vive dentro de las oficinas de la exitosa red social y el ánimo que impera, algo que suena familiar ahora que lo sabemos de voz de uno de sus exempleados, y donde mucho de lo que se discute internamente coincide con lo que sucede puertas afuera: cómo hacer rentable a Twitter sin matarlo.

Uno de los últimos integrantes en dejar la compañía fue Adrien Gaarf, quien cuenta en su sitio por qué dejó su trabajo en Twitter. Entre otras cosas, destaca el ambiente de "guerra" que se vive dentro de la empresa: "Se vive una guerra por el territorio. Hay muchas personalidades con opiniones encontradas sobre qué es el producto, cómo funciona y qué significa”, agregó.

También se refirió irónicamente a la manera en que intentan innovar en las oficinas de San Francisco, donde según cuenta "los proyectos tienden a ser juzgados en base a lo ingenioso de sus nombres (he aprendido un montón de nombres de aves exóticas) y se relacionan a la popularidad de los stakeholders y no con su objetivo y utilidad”.

Gaarf es un desarrollador, especializado en Javascript, HTML y CSS, y estaba a cargo de la aceleración de la experiencia de usuario, donde tenía como objetivo lograr que los usuarios obtengan una mejor calidad de contenidos sugiriéndole seguir cuentas afines a sus gustos o universo de seguidos y seguidores.

Al entrar a Twitter cuenta Gaarf que eran sólo 150 empleados y dos años después son más de 700, lo que asegura que ha contribuído a que todo se convierta en un caos.

A pesar de esto, Adrien Gaarf recomienda la experiencia que en lo personal le mostró el camino hacia sus verdaderos intereses, como tener más tiempo libre para disfrutar, aprender y contribuir al código libre, teniendo, según sus palabras, el privilegio de pertenecer al 0,01% de afortunados desarrolladores que viven en California en 2011 y pueden disponer de su tiempo y empleo debido a la alta demanda.

Eso si, en caso de aceptar un empleo en Twitter, Gaarf sugiere que vivas cerca de la empresa, que consumas cafeína con regularidad y que tengas la capcidad de lidiar con un caos nuevo cada día.

Link: Exempleado de Twitter cuenta el ambiente de “guerra” que se vive en la empresa (clasesdeperiodismo)