Uso de celulares no tiene que ver con el cáncer, según un estudio danés

Uso de celulares no tiene que ver con el cáncer, según un estudio danés

A pesar de los resultados, la investigación no arroja elementos definitivos.

Una de las preocupaciones más fuertes de la era digital es qué tan dañino puede resultar para nuestra salud el contacto permanente con los equipos que nos permiten una inmersión constante en la Internet. Uno de esos equipos es el teléfono móvil, que por años ha estado ante el ojo de la ciencia por su presunta influencia en la aparición de células cancerígenas.

Pues bien, un estudio hecho en Dinamarca acaba de sumar un punto a quienes afirman que el móvil no tiene que ver con la incidencia del cáncer. La muestra de 358.403 personas ha dado razones para que los investigadores concluyan que no hay relación alguna entre el uso de teléfonos a largo plazo y el padecimiento. No obstante, los resultados publicados por la revista British Medical Journal contradicen los hallazgos que hace cinco meses llevaron a un panel de la Organización Mundial de la Salud a apuntar que los celulares son “potencialmente cancerígenos”.

Asimismo, en otro estudio realizado en 13 países se estimó que el uso de móviles no implica un riesgo mayor de desarrollar células cancerígenas pero sí podría generar un incremento de 40% en la posibilidad de un glioma, agresivo tipo de tumor cerebral.

En el estudio danés dirigido por el Instituto de Epidemiología del Cáncer en Copenhague, se analizó el grueso de la población de Dinamarca nacida desde 1925, subdividiéndola en no usuarios de celulares y usuarios de celulares desde antes de 1995 y  entre los resultados destaca que 10.729 tumores del sistema nervioso central se produjeron en el período 1990-2007.

En el caso de personas con más de 13 años usando celulares, las tasas de cáncer eran casi iguales a largo plazo en comparación con los no usuarios de equipos móviles, lo que llevó a los investigadores a apuntar que existe un “pequeño a moderado aumento de riesgo en los subgrupos de los grandes usuarios o después de períodos de inducción, incluso de más de 10-15 años”, indicando que esta idea aún debe ser investigada antes de convertirse en afirmación.

Por su parte, Tara Parker-Pope del New York Times destaca que el estudio danés coincide con los datos de un registro nacional de cáncer que involucra a usuarios de telefonía móvil a partir de 1982, año en que los teléfonos se introdujeron en Dinamarca, hasta 1995 y que, aún así la investigación tiene una debilidad: el estudio cuenta las suscripciones teléfono móvil en lugar del uso real hecho por cada persona y deja por fuera a aquellos que no contrataron móviles a su nombre pero eran usuarios de suscripciones corporativas, factores que podrían afectar la precisión de los resultados.

¿Cómo se sienten ustedes con el uso de sus móviles? ¿Experimentan algún temor cuando recuerdan o leen algo sobre su potencial efecto cancerígeno?

Link: Care2