[metroimage ids=”38-79972,38-79975,38-79978,38-79980,38-79982,38-79985,38-79986,38-79989,38-79991,38-79994,38-79995,38-79997,38-80000,38-80002,38-80005,38-80009,38-80010,38-80012,38-80015,38-80016,38-80019,38-80021,38-80023,38-80026,38-80029,38-80032,38-80037,38-80040,38-80042,38-80045,38-80048,38-80051,38-80054,38-80055,38-80056,38-80057,38-80060,38-80061,38-80063,38-80065,38-80067,38-80068,38-80070,38-80073,38-80075,38-80077,38-80080,38-80083,38-80085,38-80087,38-80089,38-80090,38-80093,38-80095,38-80097,38-80098,38-80099,38-80100,38-80102,38-80103,38-80106,38-80108,38-80109,38-80111″ imagesize=”large”]

Un paseo por el Electronic Game Show 2011

Diez años de uno de los eventos más importantes de videojuegos en México. Desgraciadamente no hay mucho que celebrar.

Este año se cumple el décimo aniversario del Electronic Game Show, uno de los eventos de videojuegos más importantes de México. Parece que fue ayer cuando nos reunimos con los organizadores para escuchar del proyecto y de Latingamer, la serie de torneos de videojuegos que le darían el punch extra al evento.

Después de diez años y un sinfín de historias, el Electronic Game Show comienza a decaer. Si bien las primeras dos ediciones no fueron del todo buenas, con el paso del tiempo se fue ganando de adeptos y compañías como Nintendo o Microsoft expusieron sus productos en gigantescos stands. Incluso compañías mexicanas como la extinta Radical Studios o Aztec-Tech llegaron a mostrar sus juegos en desarrollo.

Pero luego vino el cambio de sede a Santa Fe, en uno de los lugares menos accesibles y más enfermizos de la ciudad (al menos por el tráfico). Al mismo tiempo Nintendo dijo adiós y Sony dejó de mostrar sus novedades; ambas compañías apostaron por eventos exclusivos para su audiencia.

Así el EGS ha sobrevivido varias ediciones con la presencia de compañías como EA, THQ, Konami y Microsoft. Este año no es la excepción y a pesar que nombres pesados como Activision o Ubisoft se suman a la causa, el evento queda nuevamente a deber.

Comparado con el del año pasado, a este EGS le falta chispa. Fuera de Microsoft o Gameplanet, el resto de stands desaprovechan el espacio. Algunos, como Activision, contrataron metros de más, Konami de plano repitió el de EGS 2010 (solo que con menos PES) y otros como Ubisoft pues… mejor me ahorro los comentarios ofensivos por la pésima iluminación.

¿Se acuerdan del mega-stand de Electronic Arts en EGS 2010? No hay una versión mejorada este año, de hecho la compañía optó solo por promocionar Battlefield 3 en un bunker acondicionado (con todo y jeep). Aquellos que vayan en busca de una reta de FIFA 12 podrán disfrutarlo en Samsung, ya que es uno de los juegos oficiales de los World Cyber Games.

Microsoft mantiene la misma línea que otros años y propone un espacio donde destaca Kinect. Hay plataformas donde se puede jugar Dance Central 2, Kinect Sports Season Two o Kinect Star Wars. Dentro del stand hay posibilidad de jugar Forza Motorsport 4 con volante o de tomarse una foto cargando una réplica de la Lancer de Gears of War.

Sin duda es el lugar con más vida no solo por la iluminación, sino por los animadores que invitan a los asistentes a probar los juegos. Hay que destacar que también hay otro espacio exclusivo de Halo donde los asistentes podrán encontrar merchandising encapsulado del juego, así como un vagón acondicionado para echar un vistazo a Halo Anniversary.

Respecto a Nintendo, The Legend of Zelda Skyward Sword está presente en un pequeño espacio ubicado a un lado de Gameplanet. La tienda de videojuegos colocó estaciones donde puedes disfrutar de las aventuras de Link y podemos anticipar que será uno de los más visitados en la exposición.

Otras cosas como las zonas de torneos Latingamer repiten la dosis y se ubican a las orillas del salón. En nuestro paso pudimos ver Halo: Reach, Gears of War 3, Mortal Kombat y PES 2012. La zona sigue gozando de pésima promoción, ya que los pendones con los datos de cada torneo sufren por la falta de iluminación.

En conclusión, EGS 2011 celebra su décimo aniversario del modo más flojo. Dos de las compañías más importantes siguen ausentes, otras no le prestan la debida atención y terminan ofreciendo una pobre experiencia a los asistentes. No cabe duda que sigue siendo uno de los eventos más importantes en el país, pero si continúa en la misma dirección, no pasará de dos o tres ediciones antes de ser cancelado por completo.

Por cierto, si deciden asistir les recomendamos que vayan bien comiditos, ya que la comida en el Expo Bancomer es cara y muy mala.