RIM pide a sus usuarios cambiarse no a otra marca, sino a sus Blackberry nuevos

RIM pide a sus usuarios cambiarse no a otra marca, sino a sus Blackberry nuevos

Clientes corporativos se quejan de las debilidades operativas de sus Blackberry.

La artífice de Blackberry parece seguir en su mayor “no-momento”, con un pasado luminoso, un presente lleno de dudas y un futuro por el que muchos no apuestan. Aun con clientes fieles, la canadiense RIM pareciera estar haciendo un llamado de lealtad: antes de decidirse por un cambio de marca, probar con un cambio de equipo.

La petición se fundamenta en la evolución natural de los teléfonos inteligentes dados los avances de la tecnología. Así, quienes estén padeciendo algunas molestias con sus viejos Blackberry son los llamados al voto de confianza de una RIM que espera encantar al público con una comunicación enfocada en que sus nuevos equipos son mejores que sus viejos equipos, pero de quien aún no se ve intención clara -ni artillería- para dejar claro que sus nuevos equipos son mejores que los nuevos equipos de otras compañías.

Hace días la firma Enterprise Management Associates (EMA) mostró un estudio según el cual los usuarios corporativos de Blackberry están próximos a migrar hacia otras marcas, dada la insatisfacción de la mayoría con respecto a sus equipos. Tan sólo un 16% de los encuestados dijo estar totalmente satisfecho con sus dispositivos mientras que, ante una pregunta similar, los propietarios de iPhone respondieron con 44% de satisfacción.

Así, la desgastada imagen de RIM chapotea afirmando que sus nuevos equipos “son los teléfonos inteligentes Blackberry más rápidos, siendo más potentes en comparación con modelos anteriores”… Reconozcámoslo: apostar por superarse a sí mismo es loable, pero no es competitivo.

Ni siquiera el terreno empresarial en el cual RIM se movió con desparpajo durante una década parece a salvo: la competencia se esfuerza en crear dispositivos capaces de brindar las experiencias más frescas y audaces a sus usuarios y los usuarios, a su vez, responden como es natural, aspirando a que ese divertido smartphone sea su oficina móvil.

Así, fabricantes como Apple, Samsung y Motorola aprovechan la ocasión para apuntar la versatilidad de sus creaciones en términos de poner con eficacia equipos de entretenimiento y aplicaciones personales, en entornos altamente empresariales, mientras que RIM apenas alcanza para sacudirse la mala racha que últimamente le azota.

En ese sentido, la principal tarea de RIM en los próximos meses debería ser reorientar su comunicación para mantener enganchados a sus usuarios actuales y ofrecerles alternativas de software para los equipos que ya tienen y de hardware para quienes estén pensando en cambiar. Una transformación profunda que deberá empezar por casa, considerando que hace unos tres meses salió a la luz el creciente descontento de los trabajadores de la canadiense.

¿Cómo ven ustedes a la autora del Blackberry?

Link: TechCrunch