NBA Jam: On Fire Edition [NB Labs]

NBA Jam: On Fire Edition [NB Labs]

It's on fire!

Plataformas: Xbox Live Arcade (analizada), PlayStation Network
Desarrollador: EA Canada
Distribuidor: EA Sports
Precio: 1200 Microsoft Points, USD $15 

Hace casi exactamente un año atrás, el NBA Jam de toda la vida hizo una reaparición en versión moderna que no pretendía otra cosa más que recuperar la magia del Jam, tal como la recordamos desde hace casi dos décadas. Desafortunadamente, la fragmentación sufrida por las diferentes plataformas (en Wii no había multijugador en línea, en 360/PS3 no estaban los modos extra) y su poca afortunada estrategia de lanzamiento (originalmente, iba a llegar gracias a NBA Live que fue cancelado) hicieron que el revival de NBA Jam pasara casi desapercibido.

Afortunadamente, EA Sports hizo la jugada correcta este año con NBA Jam: On Fire Edition, que refina la experiencia y la presenta en un formato más acorde al tipo de juego. Lo más llamativo de todo, es que nos olvidamos de una versión física para recibir el juego gracias a Xbox Live y PlayStation Network vía descarga digital. Y a precio reducido, además.

Lo primero es la jugabilidad. Ponerse al mando de NBA Jam: OFE es básicamente jugar al mismo NBA Jam de siempre, donde la premisa es clara: llegar de la forma más rápido al otro lado de la cancha para anotar puntos, ya sea con dobles, triples, clavadas y alley-oops; así de simple. Para los neófitos, la palabra “arcade” brota por todos lados en un juego como NBA Jam, y esta nueva edición está lejos de ser la excepción. Sin embargo, no quiere decir que el juego sea simple ni nada por el estilo, ya que hay varias cosas a las que prestar atención si se pretende dominar el juego al revés y al derecho.

El modo carrera ahora se denomina “Road Trip”, y el objetivo simplemente es derrotar a todos los equipos de la NBA. En este modo de juego, el jugador no está limitado a un solo equipo sino que puede elegirse uno diferente para cada partido, y además cada equipo rival presenta diferentes desafíos que al completarse van otorgando medallas y desbloqueando desafíos nuevos, un total de cuatro por cada equipo. La medalla de bronce es un partido de 2 versus 2 de toda la vida; una vez superado, las siguientes presentan algunos cambios en las reglas que pueden ser desde jugar un partido contra leyendas, hasta hacer que los tiros de tres en realidad valgan dos, y que las clavadas solo cuenten por un punto o cosas por el estilo. Es aquí donde hay que estar atento a las estadísticas de los jugadores para elegir a los que sean más apropiados para un tipo de desafío; por ejemplo, si las reglas hacen que una clavada valga cuatro puntos, jugar con Shaquille O’neal es casi un robo.

Hablando de jugadores legendarios y otros no tanto, hay una buena cantidad de contenido desbloqueable para utilizar en cualquier modo de juego. Al ir jugando y ganando partidos en cualquier modo de juego, se recibe dinero a modo de recompensa que se puede utilizar en la tienda del juego para ir comprando nuevos jugadores que se agregan a los rosters del equipo al que pertenecen o pertenecieron (hay algunos como Dennis Rodman que repiten en dos equipos). Jugar un partido con Utah Jazz y con la dupla Stockton-Malone es derechamente volver a los noventa, y más si los jugadores clásicos aparece con la vestimenta de la época en que brillaron. Jugar con Larry Bird, Scottie Pippen, o armar una dupla entre Bryant y Magic Johnson solo es posible en NBA Jam.

La inteligencia artificial destaca, más que por su dificultad, por la increíble capacidad que tiene para sacar lo mejor y lo peor de una persona, especialmente en el último cuarto de cada partido. Y es que tal como antaño, llega un punto en que se pueden llegar a fallar consecutivamente los tiros más fáciles, y a su vez los rivales roban la pelota y meten triples de cualquier parte con una facilidad que ya se quisiera cualquier jugador profesional. Existen tres niveles de dificultad (fácil, medio, difícil), y un cuarto llamado “Real AI” que además va memorizando patrones de juego y si empezamos a repetir jugadas todo el tiempo poco a poco se irán haciendo menos efectivas.

El control es bien simple. Un botón para correr, otro para dar pases, y otro para disparar, que a su vez sirven para robar la pelota o saltar y bloquear en modo defensivo. En esta nueva edición se agrega el “Tag Mode”, o la posibilidad de controlar a los dos jugadores a la vez (increíblemente, en la versión del año pasado el segundo jugador corría por cuenta de la CPU, algo que data del primer NBA Jam del ’93), y además se agrega un botón para que el jugador que no tenga la pelota se dirija hacia el aro y se ponga en posición de alley-oop. Además del clásico “on fire” que se agarra al encestar tres veces seguidas con un jugador, ahora se agrega el “team fire” que es cuando se consiguen tres alley-oops seguidas. Lo interesante es que el fuego en equipo tiene una duración predeterminada (20 segundos), sin importar si el otro equipo hace puntos en el intertanto.

Por otro lado, también se agrega un sistema de nivel para el perfil del jugador, que va aumentando a medida que se juegan partidos en cualquier modo. Este nivel sirve para ir desbloqueando elementos y contenido en general, e imagino que también para nivelar a los jugadores al buscar oponente en el modo a través de internet. Jugar NBA Jam: On Fire Edition en línea funciona como uno pudiera esperar; quizás la única diferencia es que el ritmo de los partidos cambia levemente gracias a la latencia, pero no es en ningún caso injugable ni nada por el estilo. Además, está la chance de ocupar cualquier jugador desbloqueado que tengamos, lo que por un lado es bueno y por otro no: estando Magic Johnson o Larry Bird disponibles, va a ser común encontrarlos al jugar en la red. Es lo que hay.

NBA Jam: On Fire Edition tiene varias cosas a favor a la hora de valorar su compra. Primero que nada, es la relación cantidad y calidad del contenido, ya que tiene bastante para ofrecer y que puede dar bastantes horas de juego, especialmente si se tiene amigos con los que jugar en forma local (hasta cuatro al mismo tiempo), y que mejor si todos son aficionados a NBA Jam desde antaño. La combinación puede ser inmejorable.

Por otra parte, la jugabilidad sigue siendo frenética, adictiva, y con el toque de espectacularidad necesario para hacer que cada partido sea tal como uno recordaba lo que era NBA Jam, incluyendo al narrador y sus frases tan clásicas. Los agregados de esta nueva versión están bien (especialmente el fuego en equipo), y quizás alguien eche de menos el modo Remix de la versión de Wii del año pasado, pero en el global no es una pérdida tan grande tomando en cuenta lo que hay.

Para cerrar, este NBA Jam: On Fire Edition es quizás lo que debió haber sido el NBA Jam que se lanzó el año pasado. En general, es un paquete bastante completo y consistente, tanto que hasta los 15 dólares que cuesta se pueden sentir una ganga. Audiovisualmente es muy llamativo, y lo mejor de todo es que -como pocas veces-, su jugabilidad tan clásica se resiste completamente al paso de los años y sigue ahí, a tope. Recomendable para todos, pero especialmente para los fanáticos de la vieja escuela que quieran revivir viejas glorias del basketball norteamericano en formato cabezón y sin reglas.

Lo imperdible:

– Muchas cosas que hacer y desbloquear, incluyendo a leyendas de la NBA.
– El modo carrera está modernizado, y lo mejor de todo, actualizado.
– La jugabilidad sigue siendo tan exquisita y frenetica como el mejor NBA Jam.

Lo no tan imperdible:

– Algunos podrían echar de menos los modos exclusivos de la versión de Wii del año pasado.

¿Qué significa esto?