iPhone 4S A Primera Vista: Evolución, no revolución

iPhone 4S A Primera Vista: Evolución, no revolución

La vueltecita por una Apple Store permitió que le echara el guante encima al nuevo integrante de la familia iPhone. Acá, mi primera impresión.

Aprovechando mi estadía en San Francisco durante estos últimos días, usé un momento libre de mis actividades para colarme a la Apple Store que tengo a una cuadra y, tras esperar una media hora por mi turno, pude jugar un rato con el objeto de deseo de todos los seguidores de la marca de la manzana: El iPhone 4S.

De entrada, uno puede darse cuenta de lo obvio: Salvo por la nueva muesca al costado superior izquierdo para eliminar los problemas de recepción de la antena producidos por el agarre de la muerte, el teléfono es idéntico al iPhone 4 que todos conocemos. Algo que se confirma al momento de tomarlo y compararlo con el “vejestorio” que cargo en mi bolsillo.

Incluso dándome algunas vueltas en sus menús y realizando acciones del día a día con con él, el 4S no demuestra ser taaaaaaanto más ágil o más poderoso que su antecesor, creando la instancia perfecta para montar un gran signo de interrogación en mi cabeza. Al usar el teléfono de forma simple me quedó la tranquilizante idea de no tener que actualizar mi teléfono de cara a tener ese rendimiento. iOS 5 y el iPhone 4 lograban el truco sin el importante desembolso.

Pero había que sacarle más partido al A5 y a su nuevo chipset gráfico, por lo que puse un juego para que el teléfono me comprobara en terreno sus laureles, y así me tratara de convencer de comprarlo. El elegido fue Real Racing 2. Soy un fan de los juegos de autos, y realmente lamento que en Android no hubiese un juego que esté al nivel de este desarrollo de Firemint.

La prueba fue definitiva: El juego corre infinitamente mejor en el iPhone 4, logrando un mejor nivel de fluidez, detalle, perfección en el dibujo y manejo de recursos para sacar partido a los nuevos componentes integrados en el 4S. Hasta la linea de horizonte se dibujaba más lejana, todo merced a esta evolución que había sufrido el teléfono.

Sin embargo, no me convenció del todo. Me gustó, la experiencia fue buena y junto con otros casuales compañeros de revisión — entusiasmada gente que estaba probando los equipos en la tienda — llegamos a la conclusión que el 4S era una buena opción para aquellos que querían actualizar desde un 3GS o desde otras plataformas. Sin embargo, desde un iPhone 4 todavía no veo la justificación.

Y no me vengan con el argumento de Siri: Sí, es muy bueno, pero en las pruebas que hice con este asistente, no fui capaz de hacerlo entender que estaba buscando una cerveza e insistía en mandarme a comprar osos de peluche. Mi inglés no es nada de malo, pero Siri se mareó. Entre eso, que no está disponible en Español todavía y que algunas de sus acciones no son realizables fuera de los Estados Unidos terminó por hacerme enojar más que convertirlo en una buena experiencia.

Incluso enojó a una chica que llegó a probar el equipo para comprarlo, pero fue Siri el factor que le convenció de no hacerlo.

Pero volvamos a lo bueno. Otra de las novedades del iPhone 4S es su cámara, y en eso no hay discusión: Es una gran cámara. Su sensor Sony mucho más luminoso y la nueva óptica le entregan opciones al usuario para jugar con una versión mucho más potente de lo que estábamos acostumbrados. Ah, y para aquellos preocupados, los HDR ahora se hacen muchísimo más rápido… Eso se agradece.

El cambio no parece tan radical, pero es cosa de ver el detalle con que toma las fotos para darse cuenta que estamos ante un animal completamente distinto. Algo que podría convencer incluso al más escéptico y que podría llevar al 4S a tomar la posta del reinado del iPhone 4 como la cámara más usada en Flickr.

En resumen, y sin temor a ser redundante, con el iPhone 4S estamos ante una evolución necesaria, pero que dejó con las ganas a todos aquellos que esperaban revolución. El equipo se siente igual que el antiguo, las diferencias son las que les detallé más arriba y su factor más destacado es su nuevo nivel de proceso, el que se destacará de todas formas cuando comience a aparecer software desarrollado específicamente para tomar partido de las holgadas características técnicas que el 4S posee actualmente.

Sin embargo, no es algo que debas comprar de inmediato. Probablemente comience a inundarse el mercado informal de 4S traídos de distintos mercados — hasta desbloqueados — y serán vendidos a precios ridículos por gente que busca ganar una amplia tajada ante la novedad. Si tienes autocontrol, aguanta: No pasará mucho tiempo antes que este aparato esté en el catálogo de tu operadora, y podrás acceder a él a precios bastante más accesibles.

El 4S es un gran aparato y es una mejora que algunos pocos esperaban, pero que todos agradecerán. Obviamente, este A Primera Vista constó de poco tiempo de calidad con el equipo, pues había gran cantidad de personas esperando por tomar mi puesto y jugar con él. Habrá que ver cómo se comporta en la calle, sujeto al uso diario en una prueba de más largo aliento… Algo que, por ahora, no podemos probar. Habrá que poner solución a eso, ¿no?