Fusión de AT&T y T-Mobile, ¿podría beneficiar a los afroamericanos?

Fusión de AT&T y T-Mobile, ¿podría beneficiar a los afroamericanos?

Activistas afroamericanos ven en la unión una oportunidad de conseguir mejores empleos y calidad de vida.

AT&T quiere comprar a T-Mobile por 39 mil millones de dólares, pero los activistas antimonopolio, las operadoras con menos clientes y el Departamento de Justicia de Estados Unidos están dispuestos a impedírselo. A la par, algunas organizaciones sindicales han salido al ruedo para mostrar apoyo a la fusión bajo el argumento de que ésta generaría nuevos puestos de trabajo.

La encrucijada en la que nadie cede ya casi aburre y ahora un nuevo elemento se suma a los cada vez más increíbles puntos abordados a favor o en contra del acuerdo que convertiría a AT&T en líder indiscutible del negocio móvil norteamericano: las comunidades afrodescendientes de EEUU auguran beneficios para ellas en caso de concretarse la unión de ambas operadoras.

No luce fácil de comprender: ¿Qué relación cierta podría existir entre una comunidad étnica y una operadora móvil a no ser que ésta última se haya deshecho en promesas para cautivar a la sociedad grupo por grupo? ¿Acaso vamos a ver en los próximos días a los motorizados o a las maestras de escuela saliendo al ruedo a favor de la fusión? Es como si en realidad se tratase de movidas comunicacionales para validar los supuestos beneficios del acuerdo.

En el caso de los afroamericanos se habla del valor que la ampliación de cobertura resultante de la unión de ambas operadoras aportaría a la cotidianidad y desarrollo profesional de las personas: "Es una gran noticia para las comunidades de color, que dependen de manera desproporcionada de servicios inalámbricos para realizar llamadas telefónicas y acceso a Internet… ayudaría a los negros competir por las oportunidades de negocio y mejores empleos… La fusión de AT & T y T-Mobile va a significar más diplomas, mejores empleos y familias más sanas afro-americanos."

Ciertamente, AT&T prometió generar empleo al fusionarse con T-Mobile, pero el planteamiento de las comunidades negras de Estados Unidos aún tiene que competir con los postulados de los accionistas antimonopolio, dado el hecho cierto de que la unión de ambas telefónicas daría lugar a la primera gran corporación consolidada desde la crisis financiera mundial de 2008.

La Coalición Nacional de Participación de Ciudadanos Negros, la Coalición Campbell y grupos como la Liga Nacional Urbana, la NAACP y Al Sharpton han abogado por AT&T como una compañía comprometida con la igualdad, nombrándola "entre las de más alto rango en la industria de las telecomunicaciones por su compromiso con la diversidad en términos de adquisición, filantropía, promoción y contratación a nivel federal, estatal y local… La banda ancha inalámbrica es una herramienta integral en la promoción de la participación ciudadana y, como tal, es crucial para el empoderamiento de los votantes. Esperamos que esta adquisición contribuirá al progreso de un mayor acceso a servicios de banda ancha inalámbrica asequible y sostenible … y estimular la creación de empleo."

Aún así, los planes de AT&T para comprar T-Mobile pagando 39 mil millones de dólares por ella no podrán seguir, a menos que el Departamento de Justicia de Estados Unidos permita la reapertura de la negociación. Por ahora, todo parece indicar que AT&T deberá pagar a la filial de Deutsche Telekom el monto correspondiente a la penalización por no concretar la compra de la empresa.

Link: Fl Courier