Estados Unidos desmantela la última bomba nuclear más potente de su arsenal

Estados Unidos desmantela la última bomba nuclear más potente de su arsenal

por

El desmantelamiento de la última bomba nuclear B-53 se concreta antes del plazo previsto originalmente y en cumplimiento de las instrucciones dadas por el Presidente Barack Obama.

El día de ayer Estados Unidos desmanteló uno de los últimos representantes de la Guerra Fría, nos referimos a la última bomba B-53 que formaba parte de su arsenal nuclear.

La B-53 es una bomba de más de 4,5 toneladas de peso de los cuales, 135 kilogramos corresponden a los explosivos que se encuentran situados alrededor del núcleo de uranio. Por lo anterior tenía un potencial de 9 megatoneladas de TNT (600 veces mayor que la bomba utilizada en Hiroshima) y, tanto su diseño como su peso, hacían necesario que fuera transportada a bordo de un bombardero B-52.

El primer ejemplar de su clase se construyó en el año 1962 en momentos en que las relaciones entre Rusia y Estados Unidos pasaban por uno de sus peores momentos en medio de la Guerra Fría.

Para el director de la Administración Nacional de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Thomas D’Agostino, la B-53 “fue un arma desarrollada en otro tiempo en el que vivíamos un mundo diferente. Tras su desaparición el mundo será un lugar más seguro”.

Hasta ayer la última B-53 descansaba en una planta de ensamblaje de armas nucleares ubicada en la localidad de Amarillo (Texas), a la espera de su desmantelamiento como parte del programa de desmantelamiento de este tipo de armamentos que se inició en la década de los 80.

El poder de destrucción de este tipo de bombas era tal que, incluso, podía destruir un objetivo que se encontraba al interior de un búnker. Para lo cual era capaz de generar ondas de energía similares a las que producen los terremotos en el subsuelo, por lo que arrasaba con todo lo que encontraba a su paso.

Link: B53 bomb dismantlement — victory or sideshow? (USA Today)