Disney también le dijo adiós a Jobs

Disney también le dijo adiós a Jobs

Toy Story, de Pixar, fue la primera película de animación digital en ganar un Oscar de la Academia.

Mucha gente ignora algunos datos sobre Steve Jobs. El hombre detrás de la manzana mordida no sólo nos dejó el poder de comunicarnos a través de equipos que hace unas décadas habrían sido inimaginables. También aportó a la computación gráfica hasta llegar a ser socio de Disney. Hoy la firma que llevó a Toy Story a ser la primera película digital en ganar un Oscar se despide de su genio.

El comunicado firmado por Robert Iger, presidente y CEO de The Walt Disney Company, expresa lo siguiente:

 Steve Jobs fue un gran amigo, así como también un asesor de confianza. Su legado se extenderá mucho más allá de los productos que creó o de las empresas que construyó. Serán también los millones de personas a quienes inspiró, las vidas que cambió y la cultura que definió.

Steve era un ser tan “original”, dueño de una mente completamente creativa e imaginativa, que definió una era. A pesar de todos sus logros, parecía como si recién estuviera empezando.

Con su fallecimiento, el mundo ha perdido un ejemplar único, Disney ha perdido un miembro de la familia y yo he perdido un gran amigo. Nuestros pensamientos y plegarias acompañan a su esposa, Laurene, y a sus hijos, durante este difícil momento.

 

Tengamos en cuenta que Pixar fue una de las primeras grandes compañías de computación gráfica, creada en 1979 como The Graphics Group, una división de Lucas Film, perteneciente a George Lucas, que en 1986 la vendió por 5 millones de dólares a Steve Jobs.

El hombre de la manzana mordida asumió entonces su nueva empresa como reto tras su salida de Apple Inc. y le inyectó un extra de 5 millones de dólares que la llevaron a convertirse en Pixar Image Computer, un sistema destinado a agencias estatales y al gremio médico, pero que no tardó en despertar el interés de los estudios Disney, que vieron en la tecnología propuesta una oportunidad para lograr dibujos animados más rápido y de mejor acabado.

Así, en 1991 Pixar y Disney se unieron para realizar dos cortometrajes a los que siguieron cinco películas más, siempre a partes iguales pero teniendo establecido que Pixar figurase como realizadora de las películas y Disney como su propietaria. La primera cinta de esta camada fue, nada más y nada menos, Toy Story, que se convertiría en icono de toda una generación al ser la más taquillera de 1995 y la primera película animada digitalmente en ganarse un Oscar.

Luego vino Monsters, Inc y el planteamiento de la cinta saltó a la realidad: un completo cambio de paradigmas se apoderó del mundo al sentir la casi perfecta cercanía de las imágenes a la realidad. Pero en 2004 se acabó la alianza entre ambos estudios y no fue sino hasta 2006 cuando Disney compró a Pixar Animation Studios por 7.400 millones de dólares y entregó el estudio de animación a las cabezas de Pixar, colocando a Steve Jobs como uno de los mayores accionistas de Disney.

Así, Jobs estará presente en muchas de las cosas que usamos a diario y también, de algún modo, en el traje espacial de Buzz Light Year y la camisa a cuadros de Woody, su amigo fiel.

Link: The Walt Disney Company