#cpmilenio: Nosotros somos los robots

#cpmilenio: Nosotros somos los robots

La robótica presente en el Campus Party Milenio

We are the robots, cantaban hace décadas los míticos Kraftwerk anunciando una revolución en la robótica que de momento da pasos decididos sin imponerse. Aún no ha llegado, pero se intuye.

Dentro del Campus Party Milenio estos androides tienen su cupo de protagonismo dentro del pabellón 2 que alberga el espacio para empresas e iniciativas de diferentes universidades e instituciones.

Jordi quizá sea el más popular de ellos. De origen italiano, pero bautizado con ese nombre inequivocamente catalán desde el departamento SPECS en la Universidad Pompeu Fabra, Jordi representa a un niño de entre 2 y 3 años y nos ayuda a estudiar los mecanismos del sistema cognitivo.

Un paso previo necesario para “humanizar” a los androides y que estos desarrollen una mayor capacidad de interactuación con los humanos (imposible que no vengan al recuerdo las tres leyes de la robótica de Asimov).

Probablemente Jordi no sea tan avanzado como muchos de sus homólogos japoneses, pero su papel es esencial a día de hoy en la investigación científica del ramo en Europa.

Quienes han dado el paso desde la Academia al hogar (serán comercializados como juguetes) son los Nao Robots, también presentes en el evento campusero. Sustitutos del japonés Aibo en la Robocup. Equipados con un sensor inercial y diferentes captores de ultrasonidos que los referencian en el espacio dándoles estabilidad, pueden realizar diferentes combinaciones de movimientos.

Y en un Campus Party Milenio con el Mediterráneo cómo protagonista no puede faltar la aportación árabe a la robótica, de la mano de Ibn Sina, una androide desarrollado por el laboratorio de robots interactivos de la Universidad de los Emiratos Árabes Unidos. Toma el nombre del reputado filósofo persa Avicena y es capaz de mantener una conversación en árabe con su interlocutor humano.