Británico aprovechó su brazo ortopédico para incrustarle su teléfono

Británico aprovechó su brazo ortopédico para incrustarle su teléfono

Trevor Prideaux acudió inicialmente a Apple para que lo apoyaran con un dock para calcular el espacio. Ante la negativa, fue a Nokia, donde sí fue bien acogido.

No cabe duda que nadie que no tenga que utilizar una prótesis va a desear tener una, pero una vez que alguien ya debe convivir con una para el resto de su vida por algún desafortunado evento en su vida, siempre he considerado que la prótesis es una buena oportunidad para aprovechar y sacarle ventajas. En este caso, el británico Trevor Prideaux nació sin su antebrazo izquierdo y más allá de usar un aparato ortopédico, tuvo la genial idea de aprovechar su espacio para hacerle un sacado para que quepa perfectamente su teléfono móvil.

Prideaux sostiene que siempre fue un dolor de cabeza para él poder discar o escribir en los teléfonos con una sola mano, en especial desde que comenzaron a incorporar pantallas táctiles y como administrador de catering le da un fuerte uso. Entonces, hace unos meses decidió acudir al Exeter Mobility Centre por ayuda para su problema.

Solicitó que se tallara un hueco en su antebrazo protésico para incrustar su Nokia C7. Los doctores tomaron la medida exacta del equipo y evaluaron varios factores para determinar que fuera seguro, fácil de retirar con una mano y que no se interpusiera con las funciones del aparato ortopédico, además de considerar que eventualmente podría reemplazar su equipo y el nuevo necesitaría un nuevo espacio en el brazo.

Con todo ello, se desarrolló la prótesis y funcionó perfecto. “Ahora puedo contestar y escribir mensajes de texto usando mi única mano, mientras el teléfono permanece dentro de mi brazo”, contó al Telegraph. “Ahora, cuando recibo una llamada puedo levantar mi brazo hasta mi oreja, o activar el altavoz”, añade. Y si no le interesa contestar, se baja la manga y listo.

Cabe señalar que inicialmente Prideaux se acercó a Apple con su idea, pero la compañía le negó una carcasa vacía para probar en el brazo. Nokia se mostró más amable y por ello se inclinó por un espacio para el C7.

Lo bueno es que Prideaux sabe transformar sus limitaciones en oportunidades. Dedo para arriba para él.

Link: Man gets smartphone dock built into prosthetic arm (Telegraph)