[metroimage ids=”38-181193,38-181198,38-181203,38-181206,38-181212,38-181218,38-181222,38-181226,38-181229,38-181232,38-181238,38-181240,38-181244,38-181246,38-181247,38-181250,38-181252,38-181255,38-181257,38-181258,38-181261,38-181263,38-181265,38-181267,38-181268,38-181270,38-181273,38-181274,38-181278,38-181281,38-181284,38-181286,38-181288,38-181291,38-181295,38-181298,38-181300,38-181303,38-181306,38-181310,38-181313,38-181315,38-181318,38-181321,38-181324,38-181328,38-181331,38-181334,38-181337,38-181341,38-181343,38-181346,38-181349,38-181350,38-181354,38-181358″ imagesize=”large”]

Nokia N900: Una máquina de bolsillo

por

Si pensabas que tu teléfono era rápido y potente, quizás te desanimes sabiendo que desde hace 2 años existe algo igual o un poco mejor.

Nokia a veces rema para otro lado, y siempre se ha caracterizado por crear e imponer tendencias, en lugar de tan sólo seguirlas. El N900 es fiel reflejo de lo anterior: Mientras todas las compañías lanzaban equipos delgados y sin teclado físico, Nokia hace todo lo contrario y saca al mercado al N900. Para mi, sin duda está a la altura de un equipo que pudo haber sido lanzado el día de ayer.

Cuando por primera vez me lo pasaron en la oficina sabía que era un equipo del cual podría hablar todo un día, si bien es gordito y un poco grande, mis manos no podían soltarlo, puesto que se acomodó perfectamente y no tuve que recurrir a contorsiones baratas con mis dedos. Punto a favor de lo anterior fue otorgado por el Stylus que realmente hizo que mi experiencia con la interfaz fuera mucho más agradable.

Por fuera es un equipo que a mi parecer no le falta ni sobra nada. Tiene los botones de volumen, switch (con memoria) de bloqueo, boton de encendido/apagado, conector microUSB, así como una entrada de 3,5mm para los audífonos y un puerto infrarrojo. Además de todo lo anterior es inevitable comentar acerca de aquellos parlantes estéreos que me recuerdan al N96, de hecho, diría que la estética del equipo se basa bastante en el N96, sobretodo por aquella patita que permite dejar al teléfono como si de un portaretrato se tratase.

Dejando un poco de lado la alabanza de su exterior, les comento brevemente acerca del Software del equipo: El N900 cuenta con Maemo (5), un S.O. que está basado en Debian. Cuando abrí Terminal noté de inmediato que hay una referencia a Debian. Comencé a ocupar algunos comandos UNIX que aprendí por obligación cuando hace muchos años tuve que arreglar un Mac y no partía el S.O. (Cómo olvidar que me costó horas entender lo que era ‘sysctl’).



En el ámbito más hardwerísico, es imposible no detenernos en la pantalla. Oh, que gran pantalla, 267 ppp (dpi), nada de mal. Como anécdota les comento que mostré el equipo a mi papá y lo primero que dijo fue: “Pff.. no veo nada, tiene la letra muy chica”. En cuanto al procesador y memoria (600MHz y 256 de RAM respectivamente), les puedo jurar de guata que el equipo anda muy pero muy suelto y durante el tiempo que lo usé (1 semana) jamás se quedó pegado ni nada similar.

Maemo sigue su desarrollo pero Nokia ahora se ha enfocado en desarrollar productos que usen MeeGo, es una especie de sucesor natural segun ellos. Eso queda en evidencia en las actualizaciones del N900, ya que existe la posibilidad de actualizar a MeeGo.

Antes de despedirme, debo justificar la presencia de este equipo en esta sección: El N900 es probablemente uno de los pocos All In One que la gente no conoce profundamente, estamos —me incluyo— tan acostumbrados a ver otra clase de equipos que rara vez nos acordamos que existen estos “computadores de bolsillo” que a mi gusto sobresalen y merecen ser catalogados de otra manera y no como smartphone, porque sencillamente son mucho más. La opción de llamadas está muy poco accesible, lo que da a entender que “llamar es una opción y no una característica prioritaria”.

Debo recordar querido lector, que esto corresponde a una breve reseña y no a un review (revisión).