Microondas [CHWonders]

Microondas [CHWonders]

por

Amigo de la comida que sobró, la leche fría y la comida congelada. Enemigo de las salchichas, los huevos y el pan. El microondas.

Es típico en la mañana que cuando suena el despertador decimos: “5 minutos más y me levanto” y luego cuando nos damos cuenta que nos quedamos un buen rato durmiendo, despertamos tan exaltados como si nuestro PC se estuviese incendiando (bueno nunca para tanto), pero si es en aquel momento en el cual uno pierde totalmente la noción del tiempo y no sabe si se quedó los 5 minutos extras, o en verdad terminaron siendo un par de horas.

Para todas esas ocasiones personalmente, me ducho y visto tan rápido como pueda y dejo en el microondas café con leche o lo que pille en el refrigerador que pueda desayunar (el otro día termine desayunando fideos con salsa que eran de la noche anterior), sé que no es lo mejor pero era lo más rápido y fácil que encontré, total mi estómago está bien entrenado después de comer tantas cosas chinas raras. Así que aquel día se me ocurrió dedicar un artículo al microondas, que muchas veces me ha salvado cuando estoy apurado y además que es genial para calentar sobras (¿no les pasa que de repente la comida que paso una noche en el refrigerador sabe más rica que cuando estaba recién cocinada?)

El primer microondas producido para fines comerciales, fue fabricado por Raytheon, después de la segunda guerra mundial, debido a que durante la guerra la tecnología de radar fue desarrollada ampliamente. Este microondas recibió el nombre de Radarange y fue vendido por primera vez en 1947. Más tarde Raytheon licenció sus patentes para un microondas de uso doméstico que fue introducido por Tappan en 1955, pero claro que estas unidades eran muy grandes y costosas, tal como lo eran los celulares en sus comienzos. De ahí en adelante el desarrollo de este electrodoméstico fue creciendo ampliamente, hasta el día de hoy en donde encontramos modelos que incluso además de calentar la comida, ofrecen lo que se llama el grill. Se cree que en estados unidos un 90% de la población posee un microondas, reflejando también una gran cantidad de comida congelada disponible en sus supermercados. A continuación explicare como funciona este aparato y como logra calentar nuestra comida.

A la derecha, el Radarange

Microondas

Un horno microondas funciona haciendo pasar microondas no ionizadas a una frecuencia de 2,5 GHz con una longitud de onda de 122 milímetros, a través de nuestra comida.  Esta radiación ocurre en frecuencias que se encuentran entre las ondas de radio y las infrarrojas. Sustancias como el agua, la grasa y otros más, absorben energía de las microondas, en un proceso llamado diatermia. Muchas moléculas (como las del agua) tienen dipolos eléctricos (tienen parcialmente una carga positiva a un lado y otra negativa al otro) por lo cual a medida  que las microondas van pasando, a la vez las moléculas empiezan a rotar para tratar de ir alineándose con estas ondas alternadas. Como resultado de estas rotaciones de moléculas, otras moléculas también entran en movimiento provocando un fenómeno llamado vibración molecular, produciendo como resultado final calor.

Este calentamiento por microondas es más efectivo en agua líquida que agua congelada, en donde las moléculas no pueden rotar. Además las grasas y azucares también son menos efectivos que el agua líquida debido a que tienen un inferior momento dipolar. Además de las ondas que utilizan nuestros microondas de hogar, existen microondas de uso industrial que utilizan frecuencias de 915 MHz con una longitud de onda de 328 milímetros, los cuales calientan agua y comida perfectamente también.

En ciertas condiciones el vidrio puede producir un comportamiento anormal bajo las microondas, en donde ciertos puntos del objeto de vidrio se empiezan a calentar más que otros, produciendo una diferencia de temperatura entre un lugar y otro, llegando incluso a poder derretir el vidrio. Otros materiales en base a piedra o cerámica también pueden producir este efecto.

Una idea común y que es errónea, es la de que el horno microondas cocina la comida desde adentro hacia afuera, claro que en realidad las microondas son absorbidas por las capas exteriores de la comida, de una manera similar a como se calienta comida en un horno normal. Esta idea errónea surge por la idea que las ondas pueden penetrar envoltorios o envases y logran calentar la comida de manera más rápida que otros métodos convencionales.

Comida lista para microondas

Además dependiendo del contenido de agua de la comida, el nivel de penetración de las ondas puede llegar a ser de varios centímetros, logrando calentar un área mayor en comparación al horno común o eléctrico que solo depositan calor en la superficie externa de la comida. Otros factores como menores frecuencias y mayores longitudes de onda, también permiten una penetración más profunda (oiga) es por lo cual los microondas industriales utilizan estas mismas características para obtener mejores resultados.

Componentes

Un horno microondas consiste de las siguientes piezas:

  1. –        Una fuente de alto voltaje, comúnmente un simple transformador o un conversor de poder electrónico, que traspasa la energía al magnetrón.
  2. –        Un condensador de alto voltaje conectado al magnetrón.
  3. –        Un magnetrón, el cual convierte la electricidad de alto voltaje en radiación de microondas
  4. –        Un circuito de control para el magnetrón, que sirve para ajustar la potencia de este último.
  5. –        Una guía de onda, para poder controlar la dirección de las microondas
  6. –        Una cámara en donde cocinaremos nuestra comida.

Conclusión

Actualmente este electrodoméstico se ha vuelto indispensable dentro de nuestros hogares junto al hervidor de agua, y sin duda ha facilitado la no simple tarea de cocinar, sobre todo para aquellos que no son muy amigos de la cocina. Lo bueno del avance de la tecnología es que ha permitido que gente con escasos recursos también pueda disfrutar de este aparato. Hoy en día en el mercado se encuentran algunos desde USD$40 hasta otros que ya superan los USD$400, los cuales te permiten introducir hasta 10 pollos si quieres.

A través del tiempo he ido aprendiendo que algunas cosas se pueden cocinar en el microondas y otras definitivamente no pueden ni acercarse. Por ejemplo, cosas que no metería en el microondas son el pan (se pone como piedra después, listo para utilizar en protestas), los embutidos y salchichas (si están mucho rato, explotan), envases metálicos (producen chispas y pueden echar a perder tu microondas) y huevos (también explotan y de peor manera). Finalmente los dejo con un video de algún ocioso que se dedicó a grabar distintas cosas calentándose dentro de un microondas, mi favorito es en el minuto 2:04.