El Doc Emmet Brown estuvo de compras por Buenos Aires

El Doc Emmet Brown estuvo de compras por Buenos Aires

Ojalá todos hicieran comerciales tan, pero tan geeks

Hace varios años que las líneas blancas de electrodomésticos dejaron de ser el producto insignia de muchas cadenas de productos para el hogar. En Argentina, las dos principales cadenas rivales, Frávega y Garbarino, apuestan desde hace un tiempo a destacarse a través de la última tecnología disponible en el país. Es así como comenzaron a vender notebooks y netbooks, smartphones de alta gama, para luego incursionar en el mundo de las tablets como principales proveedores. Incluso, han cerrado convenios de exclusividad con gigantes como Samsung, Lenovo y Apple para llenar sus exhibidores.

A pesar de esto, nadie había apuntado tan certeramente al mundillo geek como lo hizo esta vez la cadena Garbarino. Luego de una tibia campaña por parte de su rival Frávega (publicidad con animación 3D de unos robots que trabajan en el área de depósito de mercadería tecnológica), y sin una respuesta inmediata en los principales medios, un día cualquiera los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires comenzaron a viralizar la novedad de que el tan querido DeLorean y el actor Christopher Lloyd estaban dando vueltas por la ciudad.

La noticia corrió con la velocidad en que Usain Bolt va a comprar al supermercado de su barrio. Estuvo varios días en uno de los puntos de venta más importantes de la cadena y muchos pasaron a sacarse la obligatoria foto de recuerdo. Pero pocos conocían el motivo real. Parecía sólo una campaña de presencia. Hasta que apareció esta joyita en internet y la televisión:

La viralidad fue inmediata y los fans estallaron. Recordemos que hace pocos meses, con el esfuerzo de un productor independiente, se estrenó la versión HD de Volver Al Futuro para festejar su 25 aniversario. Finalmente comenzó a difundirse la versión final para televisión del anuncio más geek que recuerde en Argentina, disfruten:

Acá también se puede ver algo del backstage de la filmación, la cual se realizó en el local de Cabildo y Juramento (barrio de Belgrano) durante la madrugada. Para este comercial se utilizaron dos DeLorean, uno supuestamente original y traído de Estados Unidos y un Toyota Célica que realizó la riesgosa tarea de subir al cordón de la vereda, lo que nos hace pensar que el que vino del país del norte realmente era una pieza única, que siempre estuvo custodiado por varios guardias de seguridad: