Astrónomos descubren una estrella que no debería existir

Astrónomos descubren una estrella que no debería existir

por

La falta de metales en su composición sorprende a los astrónomos.

(c) ESO

Un grupo de astrónomos europeos localizó una estrella en la Vía Láctea que, en teoría, no debería existir.

La estrella en cuestión se encuentra ubicada en la constelación de Leo y fue bautizada con el atractivo nombre de SDSS J102915+172927. Lo sorprendente de esta estrella es que esta compuesta principalmente de hidrógeno y helio, con pequeñas cantidades de otros elementos químicos.

Es precisamente su composición lo que sorprende a los investigadores, ya que estaría ubicada dentro de lo que los astrónomos llaman como “zona prohibida” de una teoría de formación estelar; por lo que su existencia sería casi imposible.

Según explica la astrónoma Elisabetta Caffau,

Una teoría ampliamente aceptada predice que las estrellas de este tipo, con poca masa y cantidades extremadamente bajas de metales, no deberían existir, porque las nubes de material en donde se formaron nunca podrían haberse condensado.

El equipo de astrónomos utilizó el telescopio VLT de ESO ubicado en el Cerro Paranal, en Chile, para realizar su investigación; concretamente utilizaron los instrumentos X-shooter y UVES para medir la abundancia de los diversos elementos químicos presentes en la estrella. De esta manera se logró determinar que la proporción de metales de la estrella estudiada es más de 20.000 veces más pequeña que la del Sol.

Según la teoría más ampliamente aceptada los elementos químicos más ligeros, como el hidrógeno y helio, se crearon poco tiempo después del Big Bang (al igual que el litio), mientras que casi todos los demás elementos se formaron posteriormente al interior de las estrellas. Fueron las explosiones de supernovas las responsables de esparcir este material estelar hacia el medio interestelar, dejándolo con una mayor cantidad de metales.

Fue gracias a este medio enriquecido que se formaron nuevas estrellas, las que poseen una mayor cantidad de metales en su composición comparadas con las estrellas más viejas.

Según Lorenzo Monaco (astrónomo que participó del estudio), la estrella estudiada es extremadamente pobre en metales, por lo que es muy primitiva y podría ser una de las estrellas más antiguas que se ha encontrado.

Otro hecho que sorprendió a los investigadores fue la falta de litio en la estrella, debido a que por ser una estrella tan antigua debería tener una composición similar a la del Universo poco después del Big Bang (con una mayor cantidad de metales). Sin embargo los análisis realizados arrojaron que la proporción de litio en la estrella es, al menos, cincuenta veces menor del esperado en el material producido por el Big Bang.

Link: The Star That Should Not Exist (ESO Vía New Scientist)