[metroimage ids=”38-81775,38-81776,38-81779,38-81780,38-81781,38-81783,38-81784,38-81785,38-81787,38-81788,38-81789,38-81791,38-81793,38-81795,38-81797,38-81799,38-81800,38-81802,38-81803,38-81805,38-81806,38-81808,38-81809,38-81811,38-81813,38-81814,38-81817,38-81818,38-81820,38-81821,38-81822,38-81823,38-81824,38-81827,38-81829,38-81832,38-81835,38-81837,38-81842,38-81844,38-81847,38-81850,38-81853,38-81856,38-81859,38-81862,38-81865,38-81867,38-81868,38-81870,38-81872,38-81874,38-81876,38-81878,38-81882,38-81884,38-81885,38-81888,38-81891,38-81893,38-81895,38-81896,38-81899,38-81902,38-81905,38-81907,38-81909,38-81913,38-81915,38-81918,38-81919,38-81922,38-81925,38-81928,38-81930,38-81933,38-81936,38-81938,38-81941,38-81943,38-81945,38-81947,38-81949,38-81953,38-81956,38-81958,38-81960,38-81963,38-81965,38-81967,38-81969,38-81972,38-81974,38-81976,38-81978,38-81981,38-81984,38-81986,38-81988,38-81991,38-81994,38-81996,38-81998,38-82000,38-82003,38-82006,38-82008,38-82011,38-82014,38-82016,38-82018,38-82020,38-82024,38-82026,38-82027,38-82029,38-82030,38-82032,38-82033,38-82034,38-82037,38-82038,38-82040,38-82041,38-82044,38-82046,38-82048,38-82050,38-82052,38-82054,38-82056,38-82059,38-82061,38-82063,38-82065,38-82066,38-82068,38-82069,38-82073,38-82075″ imagesize=”large”]

Todos los detalles y gran galería de la WCG Chile 2011

12 mil metros cuadrados de juegos, tecnología, gamers y diversión

Y llegó ese día que muchos esperaban: el evento que definía a los representantes chilenos que viajarán a Korea en diciembre próximo. La edición pasada de los WCG Chile habían contado con una cuota de polémica y todo indicaba que los organizadores habían aprendido varias lecciones para este año. Con ustedes, nuestras impresiones y una enorme galería de imagenes que complementan la galería previa -sacada con mi teléfono, por cierto-.

Apenas llegamos se podían apreciar los cambios respecto de lo ocurrido el año pasado; la organización era mejor. Los asistentes no tuvieron que pasar grandes problemas para poder entrar; las filas eran aceptables así también los tiempos de espera para ingresar. ¿Hubo problemas en esta área? Por supuesto (hubo gente que quedó afuera o que tuvo uno que otro dolor de cabeza antes de lograr ingresar) pero estos distaron abismalmente de lo acontecido el año pasado.

Ahí estábamos -después de la ironía de ver que el estacionamiento estaba en un sitio campestre… con caballos y todo- para luego acreditarnos debidamente y pasar por lo controles de prensa. Al entrar las ventajas del reciento eran innegables: eran 12 metros cuadrados de terruño jugón, unos 500 computadores, más de 150 consolas, 2 escenarios (uno de ellos para juegos musicales) y mucho freeplay. Lo más notable sin dudas fue la inclusión este año de máquinas arcade, equipos que iban desde Space Invaders hasta Super Street Fighter IV Arcade Edition… todas con freeplay también (cortesía de los eternos Entretenimientos Diana). El equilibrio entre PCs (ordenadores) y consolas fue bastante agradable, al punto que nadie se quejaba que habían muchos de uno y poco del otro.

Las instalaciones estaban muy bien distribuidas; todo era más amplio, no se sentía todo apretado y la posibilidad de caminar y disfrutar del lugar resultaba un deleite. Animadores y noteros lograban crear ambiente y hacer su labor, a veces de manera muy gritona (y con claras muestras de sobredosis de cafeína). Todo fue acompañado por tonadas clásicas de Killer Instinct, Marvel vs. Capcom 1 y un buen número de canciones que me sonaban sacadas de OCRemix.

En el lugar había de todo y para todos los gustos. Los juegos que dijeron presente fueron Call of Duty: Black Ops, Fifa y PES 11, Halo Reach, Counter Strike, Gears of War 2, Super Street Fighter IV Arcade Edition (donde uno de mis hermanos quedó top 6), Quake Live, Guitar Hero, varios títulos para Kinect, Forza, Modern Warfare, Dirt 3 y Starcraft 2 (este último más o menos, después les explico). Las empresas asociadas cumplieron bien su labor, mostrando sus novedades a los asistentes; tablets, descuentos de multitiendas, accesorios para PC Hardcore Gamers, demos jugables y notebooks (laptops), ofreciendo uno que otro regalo o engañito.

Como siempre, no podían faltar las modelos / promotoras / chicas guapas cuya presencia hizo delirar a más de algunos… y comprobé que los gamers se hacen los locos no más, ya que tenían bastante poca vergüenza a la hora de pedirles una fotografía.

Ver a los asistentes fue un agrado: jugadores con sus novias (algunos jugadores con sus novias jugadoras), familias completas y padres con sus hijos deambulaban por los pasillos, observando y disfrutando de la buena onda reinante, humor que no percibí el año pasado. Algún concurso ocasional animaba el ambiente, regalando juegos y/o accesorios a los asistentes, todo cortesía de las empresas auspiciadotas.

El número de asistentes y la intensidad fue mayor durante el segundo día, entregando un evento bastante entretenido al que le sacaron mucho más provecho gracias a emocionantes partidas y finales (notable la de FIFA 11 y vertiginosa la de Quake Live)… pero que no estuvo exento de problemas y ‘peros’, algunos bastante importantes.

Los animadores cumplieron su tarea a veces gritando demasiado, otros narrando fútbol con una mala imitación a relator argentino de cable o subiendo al escenario hablando con descontrolada energía… quizás creyendo que estaban en el Festival de Viña (en varios casos, con un inglés que justifica mi profesión). A la hora de comer los precios eran algo excesivos para el bolsillo promedio, lo que sumado a la limitada variedad no ayudaba mucho al momento del hambre. También hubo presentaciones realmente interesantes de estudios y desarrolladores nacionales (con todo y hasta juegos para jugadores ciegos basado en un motor de audio en 3D)… pero la pobre promoción y puesta en escena hizo que pocos escucucharan atentos.

A veces la espera por jugar haciendo filas era completamente razonable y a veces increíblemente lenta, lo que frustró a más de uno. Las pantallas gigantes disponibles (unas 6, si la memoria no me falla) fueron desperdiciadas el día sábado, cosa que fue corregida el segundo día del evento. No dejó de sorprenderme la tabla de ganadores en una de esas pantallas: tres ventanas del bloc de notas de Windows que se reescribían a medida que todo avanzaba. Para cuando arreglaron eso, fue mostrando los resultados en Word.

Ahora, lo peor/impresentable: En primer lugar, lo ocurrido a un colega en la sala de prensa VIP. Dejó su bolso en dicho lugar el día sábado y, al volver un par de horas después, se percató que le habían robado su computador y su teléfono móvil. Para su suerte, Samsung ofreció su ayuda y compensación a pesar que ellos no tenían nada que ver. Bien por ellos, mal por mi amigo el periodista.

En segundo lugar, lo acontecido con el torneo de Starcraft 2 -uno de los principales atractivos del evento-. Hubo problemas con las conexiones a la red, ip’s y tonteras varias, así que no podían validar a más de 4 usuarios con la misma conexión. Por otro lado, los que participaron en el torneo de Asphalt 6 se quejaron que hubo confusión y poca claridad por parte de los organizadores con respecto a los premios.

Finalmente, el papelón de red que pudo haber acabado con todo. El día domingo, a media jornada, se cayó la red completa; nada de Internet, nada de wi-fi, nada de torneos, nada de streaming en vivo. Todo fue retrasado y la incertidumbre reino durante algo así de una hora, mientras las viejas máquinas y las que funcionaban offline aperraban ante este problema. El asunto fue corregido y solucionado a medida que avanzaba la tarde pero desordenó (a veces poco, a veces bastante) la programación del evento.

En lo que respecta a la impresión final, quedé gratamente impresionado con el lugar. A pesar de que en un comienzo cuestionaba la elección de Espacio Riesco como recinto para realizar los WCG Chile, debo decir que fue un acierto; el lugar era gigantesco y mucho más idóneo para esta clase de eventos, superando en puntos positivos al Arena Santiago (lugar donde se realizó la WCG Chile 2010).

La organización estuvo mejor que la del año pasado, aprendiendo de varios de los problemas acontecidos en la edición 2010 pero, cuando hubo improvisación, esta se hizo evidente al enfrentar alguno de los inconvenientes ya mencionados.

Finalmente, lo mejor fue la gente y el espíritu reinante. La buena onda y la entretención ambiente superó con creces el ánimo del año pasado (que a decir verdad fue algo apagado), contando con presencia de más familias, parejas de novios y de un público más presente y prendido.

En la raya para la suma, sin lugar a dudas superó a lo conseguido el año pasado. Mejoraron en muchas cosas, logrando un resultado mucho más sólido, pero con varios problemas e inconvenientes… algunos de ellos imposibles de obviar. En lo personal, me encontré con varios amigos y conocidos, lo pasé puerco (muy bien) y me entretetuve mucho más que en 2010. Quedé con una gran impresión y es palpable que el asunto mejora con cada edición. Y ustedes… ¿Pudieron ir? ¿Qué creen que fue lo bueno / lo malo? ¿Qué tal sus experiencias en el evento?. Comenten no más.

No podía dejar de darle las gracias a mi hermano (Anubis), a mis viejos amigos Yu Ominae y Junta, a mi compadre y colega Raul y a mi extraordinaria novia por la buena onda y todo su apoyo en este agotador fin de semana. Además, muchas gracias a todos lo que siguieron mi humilde cobertura vía twitter.

Para el cierre lo prometido, imágenes al por mayor.