[metroimage ids=”38-208519,38-208520,38-208522,38-208524,38-208526,38-208528,38-208529,38-208530,38-208532,38-208535,38-208537,38-208539,38-208540,38-208543,38-208544,38-208546,38-208550,38-208553,38-208557,38-208560,38-208563,38-208565,38-208566,38-208568,38-208569,38-208571,38-208573,38-208574,38-208577,38-208580,38-208581,38-208583,38-208586,38-208589,38-208591,38-208593,38-208596,38-208598,38-208599,38-208600,38-208601,38-208602,38-208603,38-208604,38-208608,38-208610,38-208611,38-208612″ imagesize=”large”]

Samsung Serie 9 [FW Labs]

Un laptop ultradelgado con un diseño muy elegante.

El Serie 9 de Samsung es la apuesta de la empresa coreana por el sector de los portátiles ultradelgados, una categoría en la que se impuso a la cabeza el Macbook Air, pero a la que quieren acceder una multitud de fabricantes. En este juego, Samsung no está apostando por ofrecer un equipo barato con prestaciones decentes, sino que apunta a vendernos algo de lujo.

El laptop en serio se ve elegante, pero con un precio de US$1.699 US$1.300, casi CLP$1.000.000 CLP$800.000 en Chile, debe jugársela para cumplir con las expectativas que produce ese precio.

Especificaciones

Antes de partir, revisemos las especificaciones para hacernos una idea general del equipo.

  • Procesador Intel Core i5 2537M de 1,4 GHz
  • Gráficos Intel HD 3000
  • Windows 7 Home Premium de 64 bit
  • Pantalla LED backlit de 400 nits, antibrillo, hasta 16 millones de colores
  • 4 GB de RAM DDR3
  • Disco SSD de 128 GB
  • Webcam de 1,3 MPx
  • WiFi, Bluetooth
  • Puertos: Micro HDMI, 3,5mm para audífonos, slot para microSD, LAN RJ45, un USB 2.0 y un USB 3.0
  • Batería de 6 celdas de litio, 6300 mAh
  • Pesa 1,3 kilos
  • Mide 22,6 cm x 32,7 cm x 1,6 cm
  • Pantalla 13,3 pulgadas

El Equipo y experiencia de uso

El Serie 9 viene empacado en una caja muy simple que no trae nada más que el laptop, el cable para conectarlo a la corriente, y un adaptador para conectar el cable ethernet. Lo primero que llama la atención es la elegancia del equipo, de líneas minimalistas y extremadamente delgado – y liviano. El notebook es negro, y a diferencia de lo que ocurre mucho en esta categoría, no trata de parecerse al MacBook Air de Apple – y definitivamente no tiene nada que envidiarle en cuanto a estilo.

La tapa está hecha de duraluminio negro, que se siente muy resistente en las manos. Sin embargo, es bien amigo de las huellas digitales, así que para mantener el equipo perfecto hay que estarlo limpiando seguido.

La parte de abajo está hecha de plástico duro negro y es ligeramente curva (más delgado adelante y más ancho atrás. La parte más ancha mide 1,6 cm, así que es MUY delgado). En general se siente como un equipo bastante sólido que resistiría un par de golpes, algo útil si consideramos que está pensado para ser transportado.

Por debajo, tenemos la tapa inferior, sellada con tornillos y que impide el acceso a la batería. Eso tiene una razón: la batería no es removible. Algunas cosas hay que sacrificarlas para obtener un equipo compacto.

En la tapa de abajo también tenemos puertos, algo que muchos de estos equipos sacrifican en favor de hacerlos más compactos. Samsung resolvió el problema del tamaño vs/ puertos usando unas “aletas”, que se abren y se cierran para no usar mucho espacio. Hay dos bisagras, una a cada lado, donde tenemos un USB 3.0, un USB 2.0, una entrada micro HDMI, un slot para una microSD, entrada para audífonos o micrófono, y un puerto para red (que requiere del adaptador que mencionamos al principio). La ranura microSD podría ser mejor una SD, pero suponemos que por razones de espacio se prefirió el formato más pequeño. Una alternativa para quienes les moleste no tener un slot SD es usar microSD con un adaptador SD – de este modo se puede usar la tarjeta más pequeña en la cámara de fotos u otro dispositivo que lo requiera.

Para quienes estén preocupados respecto de si estas tapas se cierran o se abren solas mientras estás usando el equipo, la verdad es que no sucede, y resultan bastante cómodas de usar. La entrada para el cargador también es especialmente pequeña, parecida a la de algunos celulares.

Abriendo el equipo nos encontramos con la pantalla de 13,3 pulgadas, de la que ya hablaremos, y con el teclado, de un tamaño muy cómodo que no da mayores problemas para escribir. Las teclas son retroiluminables, y se puede ajustar el brillo con los botones F7 y F8 según la cantidad de luz que quieras. También trae un sensor que permite configurar esto para que el ajuste del backlit se haga de manera automática.

El touchpad o “SuperButton ClickPad”, como le dice Samsung, es opaco, tiene textura de goma y no tiene botones. Bueno, en realidad los botones sí están ahí, pero no se ven. Basta presionar el lado inferior izquierdo o derecho para los respectivos clics del mouse. Los botones funcionaron bastante bien, aunque en un par de ocasiones tuve problemas encontrando el clic de la derecha, que aparentemente es más pequeño que el de la izquierda. Si no presionas bien a la derecha, no lo detecta.

El trackpad también entiende gestos: cuatro dedos hacia arriba despliegan Aero y permiten cambiar de ventana, cuatro dedos hacia abajo minimizan; deslizar dos dedos de forma vertical permiten hacer scroll, y también se puede hacer pinch-to-zoom. Lo malo es que los gestos no siempre son entendidos por el trackpad y a veces no reacciona como uno quiere.

Sobre el teclado tenemos los indicadores de conectividad, batería y otros, además del botón de encendido, que para mi gusto es lejos lo menos sexy del laptop. El botón está hecho en relieve en vez de ser un botón como tal, pero se ve barato y feo en comparación al resto del equipo.

Pantalla

La pantalla se merece una sección aparte. Con 13,3 pulgadas, es una de las más brillantes disponibles en el mercado, con 400 nits. Tiene una resolución de 1366 x 768, que quizás debería haber sido un poco mayor, pero cumple. Como la pantalla es matte, no tiene problemas de reflejo de luz y se puede usar sin problemas al aire libre. Los colores son brillantes y bien definidos.

Samsung incluyó un sensor que permite ajustar automáticamente el brillo según las condiciones de luz en el ambiente. La característica viene activada por defecto y personalmente me molestó muchísimo: el brillo varía como loco mientras estás mirando la pantalla. Por suerte se puede desactivar en la configuración.

Según las especificaciones que entrega la empresa, la pantalla tiene un ángulo de visión de hasta 160 grados, y probándolo la verdad es que cumple bien esta promesa, tanto en horizontal como en vertical se puede ver la imagen bien, sin inversión de colores y sin que desaparezca.

Desempeño, multimedia y software

El equipo trae algunas cosas preinstaladas por Samsung, más que nada widgets dedicados a ayudar a configurar el equipo para ahorrar energía. En cierto sentido facilitan las opciones de configuración del sistema, pero no hay nada que uno no pueda encontrar en el mismo panel de control.

Viene con Windows 7 Home Premium de 64 bits, sin incluir Office (sólo viene el demo para comprar/desinstalar).

El Serie 9 tiene mucho a su favor en cuanto a estética, pero eso probablemente no es suficiente para que paguemos US$1.699 por él. ¿Qué tal se comporta? En el tiempo que lo tuve mi experiencia fue en general buena. El equipo es rápido, y con un procesador Core i5 de 1,4 GHz y 4 GB de RAM, es veloz para abrir programas y no se traba cuando corres múltiples aplicaciones. Trabajando en simultáneo con 11 pestañas de Firefox 4 (reproduciendo video en YouTube, música en Grooveshark y abriendo múltiples sitios), corriendo un video en Full HD, con Skype encendido, la calculadora y el solitario. Fue lo que se me ocurrió abrir, pero como decía, no le dio ningún signo de cansancio o de quedarse trabado pensando en ninguno de los casos.

La apertura y el inicio rápido de aplicaciones y del sistema operativo se debe en parte al disco de estado sólido de 128 GB. El Samsung Serie 9 se inició en 23 segundos desde apagado y en apenas 3 segundos desde el estado de suspensión. Samsung integró aquí un sistema especial llamado “Power Back” que promete precisamente despertar al equipo en 3 segundos, lo que se cumplió a la perfección.

El equipo permite reproducción de video en full HD sin presentar problemas. En las pruebas que hice, el video a 1080p corrió a un promedio de 60 cuadros por segundo, de modo que si lo quieres usar para reproducir películas no hay ningún inconveniente.

El uso de videojuegos, en tanto, sí se ve resentido. Instalé el demo de Crysis para ver qué tal funcionaba, y apenas corrió a 5 FPS con gráficos medios a una resolución de 1024 x 768. Hay que considerar que estamos hablando de gráficos integrados de Intel, y no de una tarjeta dedicada, por lo que es esperable este tipo de comportamiento. Además, estamos hablando del demo de Crysis, que probablemente es un poco extremo en cuanto a juegos. Otros títulos más moderados deberían correr decentemente.

Veamos ahora algunas cifras. Tomamos los números para la comparación prestados de las pruebas que ha hecho CHW. Por desgracia no tenemos un MacBook Air para comparar, y quizás el más comparable de la lista sea el DM1z de HP (que cuesta como un tercio del precio del Serie 9), aunque los números igual pueden darnos una idea.

CineBench R10 Single CPU | CB-CPU Multi CPU OpenGL | CB-CFX
Samsung Serie 9 1300 2905 1487
Samsung R480 2362 5494 2924
Alienware M11x 1643 2979 2886
HP Pavilion dm1z 1149 2210 1937
ASUS G51J 2937 8430 5794
Futuremark 3DMark 2006
SM 2.0 SM 3.0 CPU TOTAL
Samsung Serie 9 512 623 975 1522
Samsung R480 3183 3267 2216 7547
Alienware M11x 3016 3160 1400 6539
HP Pavilion dm1z 762 968 1023 2213
ASUS G51J 4877 5021 3184 11423

Conclusiones

El Serie 9 es un muy buen equipo, liviano, resistente y con buen rendimiento. El diseño es muy elegante y también funcional, con puertos para conectar casi todo lo que uno necesita. El lector de microSD podría haber sido uno para SDs normales, pero en consideración a las necesidades de espacio está bien.

Me tocó transportar el equipo bastante, y la experiencia fue buena. Su peso hace que casi sea un agrado llevarlo en el bolso, y la estructura fuerte del hardware no da miedo de que se vaya a romper o pelar alguna parte en proceso de meterlo y sacarlo del bolso y llevarlo de un lado para otro.

El rendimiento también es bueno. Quizás lo más impresionante es lo rápido que prende, en poco más de 20 segundos, y que despierta en apenas 3 segundos.

Quizás el mayor inconveniente del Samsung Serie 9 sea el precio: Apple lanzó hace poco sus nuevos MacBook Air desde US$999 (US$1.299 el de 13,3 pulgadas, también con Core i5 y SSD de 128 GB), lo que le pone las cosas complicadas a Samsung. También hay que considerar equipos como el HP DM1z (en la tabla de arriba), que aunque tiene mucho menos estilo que el Serie 9, cuesta tres veces menos. Quizás (ojalá) esto presione los precios a la baja más adelante.

Imperdibles

  • Buen tamaño, peso y diseño
  • Tiene puertos para casi todo
  • Pantalla muy luminosa que se ve bien incluso al aire libre
  • Buen rendimiento e inicio muy rápido

Impresentables

  • El precio (desde US$1.699) El precio bajó en las últimas semanas para alcanzar al nuevo MacBook Air
  • Los gestos multitáctiles no siempre entienden lo que se supone que deberían entender
  • No está hecho para jugar, sino para trabajar