Samsung Galaxy S (GT-I9000B) [W Labs]

Samsung Galaxy S (GT-I9000B) [W Labs]

samsunggalaxys-3.jpg
Si hay una marca que se ha puesto las pilas en cuanto a lanzamientos de teléfonos este año es Samsung. Ya revisamos el Samsung Wave, el primer teléfono con Bada, el nuevo sistema operativo de la compañía. Además en noviembre van a sacar sus primeros móviles con Windows Phone 7. Pero el gran golpe de la compañía estuvo en la línea “Galaxy”, una serie de teléfonos con Android y especificaciones técnicas de alto estándar.

El Fascinate, el Captivate, el Vibrant. Todos teléfonos de la serie Galaxy, aunque todavía no se sabe si llegarán todos a los mercados latinoamericanos, menos aún a Chile. El que sí llegó al país es el líder de la serie, el Galaxy S, que lo trae Entel – operadora que nos facilitó el equipo para darle una mirada a sus características y su funcionamiento.

La velocidad de su uso, su funcionamiento de redes y las ventajas exclusivas para este mercado (ahem… sintonizador de TV digital… ahem) en el siguiente W Labs.

El Equipo – Samsung Galaxy S (GT-I9000B):

  • Redes: GSM 850/900/1800/1900, HDSPA 900/1900/2100
  • Dimensiones: 122.4 x 64.2 x 9.9, Peso: 119 g.
  • Display: Pantalla Super AMOLED de 4 pulgadas (800 x 480 pixeles), touchscreen capacitivo, multi-touch, acelerómetro y sensor de proximidad, TouchWiz UI 3.0, reconocimiento de escritura a mano.
  • Procesador: ARM Cortex A8 1GHz
  • Memoria: 8 Gb de memoria interna, con ranura para MicroSD de hasta 32 Gb.
  • Sistema Operativo: Android 2.1.
  • Cámara: 5 MP, 2592 x 1944 pixels, autofocus. Geo-tagging, detección de cara y sonrisa, estabilización de imagen, enfoque con un toque. Grabación de videos en 720p a 30 fps. Cámara VGA secundaria.
  • GPS: Sí, con soporte A-GPS
  • Conectividad: Wi-Fi 802.11 b/g/n, Bluetooth 3.0 con A2DP, microUSB 2.0.
  • Archivos multimedia soportados: Audio (MP3/AAC+/WAV), video (MP4/H.263/H.264/WMV/Xvid/DivX)
  • Otros: Conector de audio 3.5mm, Navegador HTML, Aplicaciones Samsung: Samsung Mobile Navigator, Samsung Apps, Radio, sintonizador TV Digital, editor de documentos, aplicaciones de Google, Flash Lite.
  • Batería: Standard, Li-Ion (Stand-by hasta 750  horas, conversación hasta 13 horas)

Lo primero que se nota al tomar el Galaxy S es su peso: es extremadamente liviano. O al menos se siente así dado lo grande que es. La parte de atrás del teléfono está hecha de plástico y tiene un patrón de cuadros. Es completamente plana salvo por una curva hacia afuera que toma al final. El hecho de que sea tan plástico hace que se sienta más débil, como que si se le pone mucho esfuerzo se va a romper. Y el hecho de que se caliente cuando está haciendo muchas cosas no ayuda mucho.

La pantalla es bastante amplia y se trata nada menos que de una Super AMOLED de 4 pulgadas. En el frente hay sólo 3 botones: “volver”, “menú” y un botón central. Además tiene una cámara frontal en la esquina superior derecha para videoconferencias. En la parte superior del teléfono está la salida para los audífonos, el puerto microUSB, que se puede cerrar con una pequeña tapa, y la antena para ver televisión (más información sobre eso más adelante).

A la derecha del celular está el botón “sleep/power”. Este botón es demasiado sensible, en momentos cuando el teléfono está apagado se prendía al más mínimo roce, lo que resulta bastante incómodo.  A la izquierda está el control del volumen.

dsc0408edit570x388.jpg

Pantalla, cámara

El Galaxy S viene equipado con una pantalla Super AMOLED, al igual que toda la gama de smartphones de Samsung. Al igual que con el Wave que probamos antes, la pantalla se ve muy bien. Los colores toman mucha vida y los textos se pueden leer sin complicación. Lo probamos con luz solar directa y aún así se puede distinguir con facilidad lo que sale en la pantalla. Una de las buenas funciones que tiene el teléfono es el control de brillo: no sólo permite controlarlo manualmente sino que también lo hace de manera automática, ajustándose según el uso y la cantidad de batería restante.

De hecho, la pantalla se ve tan bien que engaña un poco al sacar fotos. Las fotos se ven mucho mejor en el teléfono que en tu PC. Aún así, los 5 megapixeles de la cámara del Galaxy S se agradecen. Con luz de día, saca muy buenas fotos. A diferencia del Wave, el Galaxy S tiene el obturador en la pantalla misma, lo que disminuye las probabilidades de que la foto salga corrida. ¿Por qué la comparación con el Wave? Porque al usar TouchWiz 3.0 sobre Android, la mayoría de las aplicaciones que vienen por defecto con el teléfono son iguales a las de los teléfonos con Bada.

La cámara del Galaxy S tiene varias funciones. En la cámara de fotos se puede controlar el tipo de escena, se puede hacer reconocimiento de rostros y geo-tagging, además de la función “tap to focus” (tocar la pantalla para enfocar), que es especialmente útil al momento de fotografiar elementos que están muy cerca (como la foto de la flor que está en la galería).

2010101714.3635edit570x427.jpg

Foto sacada con el Galaxy S, día soleado, exterior

En cuanto a video, el Galaxy S permite grabar videos en HD a 720p y 30 fps. El gran problema de la cámara en este teléfono es que no tiene flash, por lo que sacar fotos de noche es un problema.

[vimeo]http://vimeo.com/16429212[/vimeo]

Procesador, funcionamiento

Desde que se prende, el Galaxy S impresiona por su rapidez. No se demora nada en bootear, incluyendo el reconocimiento de la tarjeta de memoria y la actualización del servicio de correo. En general todo en el teléfono funciona rápido, nunca se nos atoró ni nada parecido en nuestra prueba.

La experiencia con Android es bastante agradable. El Galaxy S viene equipado con Android 2.1 (aunque la actualización a Froyo está por salir) y en realidad funciona muy bien. La integración de los servicios de Google es muy fácil de configurar y funcionan sin mayor problema.

Donde sí hubo problemas fue en el Android Market. Inicialmente era muy fácil bajar aplicaciones, pero ya a la tercera que bajamos, al pasar a la ventana de descarga, ésta se quedaba pegada y no empezaba nunca. Tratamos de averiguar sobre este problema y encontramos que es algo común. Las soluciones más usadas eran “prender Google talk” o “no hacer nada porque no tiene solución”.

Otro problema que tuvimos fue con el navegador. Por alguna razón, de repente el teléfono empezaba a mostrar los sitios en otro tamaño, que no se adaptaba a la pantalla y resolución del móvil. Entonces, lo que hacía  era achicar la imagen, pero lo hacía tanto que era imposible navegar. No era un problema constante, pasó un par de veces en el tiempo que lo tuvimos, pero no era algo que tuviera alguna razón particular (mala señal de datos o de WiFi). El resto del tiempo, la navegación fue rápida. Las pantallas cargan bien y la respuesta de la pantalla al hacer scrolling o usar los gestos (pinch para zoom o doble tap) es inmediata.

Una de las gracias de Android 2.1 es el sistema de navegación. Lamentablemente ese sistema todavía no está disponible en Chile, pero lo que sí pudimos probar es el GPS. A diferencia de lo visto en el Wave (y contrario a información de problemas masivos, al menos en el dispositivo que tuvimos) el Galaxy S no tuvo problemas para encontrarnos incluso cuando estábamos en subterráneos. De hecho, era bastante útil al momento de manejar y encontrar direcciones.

La duración de la batería es bastante normal. Alcanza a durar todo el día funcionando, con WiFi activado y con un uso normal. Pero si te dedicas a navegar todo el día o a jugar “Angry Birds” por horas, la batería se va a acabar rápido. De todas maneras, no se puede ocupar el teléfono sin haberlo cargado la noche anterior.

Touch wiz

os1381x570.jpg
Posiblemente, este punto va a ser el que más discusión va a generar sobre este móvil. Toda la línea de teléfonos Galaxy S funciona con Android como sistema operativo, pero Samsung además le aplicó su interfaz personalizada, TouchWiz en su versión 3.

¿Qué significa esto? Que el teléfono no se ve como todos los teléfonos con Android, se ve distinto y por ende, funciona distinto. Lo primero que se nota de TouchWiz es la pantalla de inicio del teléfono. Pasa a tener varios widgets, la gran mayoría son propios de Samsung (como el de clima, noticias, agenda) y además estos widgets se pueden ordenar en varias pantallas distintas. De hecho, el teléfono viene con 5 pantallas ya abiertas aunque sólo hay widgets e íconos en una.

Lo segundo que se nota de TouchWiz es el menú de aplicaciones. Aquí Samsung trató de acercarse al menú del iPhone: fondo negro, pantallas individuales para cierta cantidad de íconos. Pero el error que hace Samsung es ponerle un fondo de colores a cada ícono, para hacerlo cuadrado (en caso de que no lo sea). Eso hace que cada pantalla del menú sea un arcoiris que no se ve bien, parece como si fueran dulces puestos en la pantalla.

En general, TouchWiz hace que el teléfono se vea menos profesional. La interfaz de Android es en general muy pulcra, cuidada, se ve bien. No se entiende por qué Samsung tendría que aplicarle esta capa encima.

Lo otro que viene con TouchWiz son las aplicaciones propias de Samsung, como su calendario, aplicación de mensajes, de correo (aunque el teléfono ya viene con Gmail). Trae también un mini-diario y un e-book reader (es el mismo que trae el Galaxy Tab pero en una versión muy reducida). Otra de las aplicaciones que trae el Galaxy S es “Samsung Apps”, la tienda de aplicaciones de la compañía. Es una experiencia distinta a la del Wave, ya que no es tanto una tienda si no una lista de aplicaciones que se pueden bajar. Entre ellas hay algunos juegos (como “Asphalt 5”) pero en su mayoría son aplicaciones que parecen un poco redundantes: Facebook para Samsung (¿para qué la voy a bajar si tengo la muy superior Facebook for Android?). Lo mismo pasa con Twitter.

Pareciera que TouchWiz es un intento de generar marca sobre los teléfonos, lo cual es innecesario. La marca de estos teléfonos está en lo bien construidos que son y en lo bien que funcionan. Los cambios que hace TouchWiz a la experiencia de Android no son tan buenos como los que hace HTC con Sense, son más una manera de marcar territorio.

Multimedia

En cuanto a audio y video, el Galaxy S es bastante bueno. El reproductor de audio también corresponde a TouchWiz, muestra las canciones en el teléfono por álbum, artista u orden alfabético, además de dar la posibilidad de armar listas de reproducción. El reproductor en sí te muestra la carátula del disco en grande y los controles permiten activar la reproducción aleatoria, la repetición de temas y la simulación de sonido 5.1 en audífonos.

La reproducción de video le saca partido al espacio que tiene el teléfono en la pantalla. Cualquier video que se reproduzca, ya sea dentro de la memoria del teléfono o en streaming (YouTube) lo adapta a la pantalla en modo horizontal (aunque puedes achicarlo). El teléfono no se inmuta al reproducir los videos grabados en HD y funciona bien para ver transmisiones en vivo en streaming (vimos por aquí la transmisión oficial del gobierno para el rescate de los mineros).

tv2570x381.jpg

Finalmente, una de las grandes gracias de este teléfono es que, exclusivamente para el mercado chileno, trae incorporado un sintonizador de TV digital para la norma ISDB-T. Para ello trae una antena que está en la esquina superior derecha del teléfono. Su uso es extremadamente sencillo: hay una aplicación llamada “Mobile TV”. La abres y si es la primera vez que la usas va a hacer una búsqueda de los canales disponibles. Sólo reconoce los canales en señal digital, o sea, en Chile sólo encuentra a TVN, Mega, Chilevisión y Canal 13. Son las señales HD, aunque no las muestra en esa calidad.

Luego de buscar los canales, puedes ir a la guía donde están todos y seleccionas el que quieres ver. Una vez terminada la búsqueda de señales, puedes verlas sin sacar la antena del teléfono, lo que es útil si estás viendo TV y no quieres que se note. Algo sorprendente de esto es lo bien que funciona incluso en lugares donde no hay señal de telefonía (subterráneos). Sin duda es un agregado interesante y exclusivo para este mercado (como dato, el Galaxy Tab también trae sintonizador incorporado).

Conclusiones

El Galaxy S es sin duda un teléfono muy completo. La buena experiencia de software que provee Android se ve complementada por la calidad técnica del teléfono. Su funcionamiento es rápido y la cantidad de aplicaciones disponible en el Android Market le dan mucha utilidad al teléfono.

Lo que no se entiende es la inclusión de TouchWiz como interfaz de usuario. Si bien es una manera de separarse del cada vez más grande mercado de móviles con Android, no aporta demasiado a la experiencia de usuario porque siempre va a haber una alternativa mejor a las aplicaciones que el teléfono trae. Quizás Samsung debería dejar que Android cumpla su rol y encargarse de entregar buenos teléfonos, lo que ya está haciendo.

El agregado del sintonizador de TV digital es algo que se agradece, especialmente cuando la oferta de TV digital va a empezar a aumentar. Pone a este modelo en ventaja. Pero lamentablemente, el precio es demasiado prohibitivo: CLP $429.000 (en Entel) es demasiado por un teléfono en arriendo a 18 meses, sin considerar el correspondiente plan de datos para realmente aprovechar el teléfono.

Imperdibles:

  • El sintonizador de TV digital.
  • La experiencia de uso de Android y cómo corre todo en el teléfono.
  • El funcionamiento y calidad de la cámara.
  • La pantalla AMOLED

Impresentables:

  • El precio, es demasiado alto para el mercado local (y para cualquiera).
  • La construcción en plástico puede sentirse un poco débil.
  • La falta de un flash para la cámara.

Actualización: Aldo Vidal, gerente comercial de la división de telecomunicaciones de Samsung, anunció que el Galaxy S empezó a venderse en Movistas con precios que van desde los CLP$25.900.