Este modelo está potenciado por lo que hoy en día es la máxima expresión de AMD

Hace cinco años el delicado equilibrio entre los fabricantes de procesadores, tarjetas gráficas y lógica de placas madres (i.e. “chipsets”) sufrió un remezón cuando AMD -que ostenta aproximadamente el 20% del mercado de los procesadores- compró ATI, especialista en tarjetas gráficas que por ese entonces tenía un digno segundo lugar frente al líder NVIDIA. Ya desde entonces la prensa entendió que la idea de fondo de AMD no era simplemente extender su línea de negocios para vender tarjetas gráficas, sino adquirir el know how de los procesadores gráficos para trabajar en un producto donde convergieran CPU y GPU (lo que a la postre se llamaría APU).

 

Ese producto es Fusión y este año ha sonado fuerte en todas las plataformas. La que revisaremos hoy es la familia Llano, la versión de más alto nivel de Fusion que combina un procesador AMD A8-3500 de cuatro núcleos y una tarjeta de video integrada AMD Radeon HD 6620G, todo en la misma pastilla de silicio. Para mejorar la apuesta, HP incorporó una segunda tarjeta de video dedicada, convirtiendo a este notebook en el mejor amigo de un gamer.


El computador que nos aprestamos a revisar contiene lo que hasta ahora es la dupla más potente entre todos los APU de la familia Fusion, pero como HP quiso jugar a ganador incorporó también una segunda tarjeta gráfica dedicada (no integrada y con memoria propia de 1GB, que no debe compartir con el resto del sistema) de rango medio-alto que es la AMD Radeon HD 6750M. Esta no es la tarjeta gráfica móvil más potente que ofrece hoy en día AMD (que vendría siendo la Radeon HD 6870M)  pero sí tiene una gracia adicional. Ambas tarjetas gráficas pueden funcionar juntas en configuración Crossfire, dando lugar a la AMD Radeon HD 6755G2 que vendría siendo como esas fusiones de Dragonball Z. Todo esto, en un notebook que por precio (USD 1.200 aprox.) parece mucho más conveniente que otras soluciones orientadas a la entretención y los videojuegos.

 

Este no es el momento ni el lugar para abundar en el marco teórico de AMD Fusion, por lo que si alguien quiere ahondar en ello tenemos dos artículos para recomendarle, uno es el review de AMD Fusion serie E y el otro el review de Sabine, la versión de referencia del notebook que revisaremos hoy.

 

 

Especificaciones

 

Notebook HP Pavilion dv6-6177la
APU AMD A8-3500M 2,4GHz/1,5GHz 4MB L2 con Radeon HD 6620G
Memoria 4GB DDR3-1333
Chipset

AMD A70M
Video AMD Radeon HD 6750M, en CrossFire Radeon HD 6755G2
Almacenamiento 1TB Sata (5,400rpm)
Pantalla LCD 15,6″, 1366×768 retroiluminada por leds
Conectividad Gigabit Ethernet
802.11 b/g/n
Bluetooth 2.1
Óptico Combo Blu Ray / DVD+RW
Alimentación Batería 6 celdas 4400mAh-55Wh, cargador de 120W
Sistema Operativo Microsoft Windows 7 Home Premium
Peso y Dimensiones
2,8kg  – 37,8 x 24,68 x 3,52 cm
Salida/entrada audio 1 salida para audífonos
1 entrada para micrófono
Altavoces estéreo
Otros Webcam HD HP TrueVision c micrófono
1 VGA
1 HDMI
2 salidas para audífono
1 entrada para micrófono
2 USB 2.0
2 USB 3.0
1 RJ45
Lector de huella digital
Lector SD/MMC
Ranura para Bloqueo Kengsinton

 

Inspección Visual

 

Este notebook tiene dimensiones similares a otros portátiles “de entretenimiento” presentes en el mercado. El tamaño de pantalla 15.6″ se refleja en un factor de forma bastante voluminoso y no pretende conquistar por su facilidad de transporte sino por su potencia, que rivaliza con un computador de escritorio propiamente tal. El Pavilion dv6 6177 sigue este mismo paradigma ofreciendo un aspecto grueso, voluminoso y muy sólido. Para no desentonar, el cargador también es de tamaño y peso considerables.

 

 

Estéticamente llama la atención por el acabado de la tapa, que imita una superficie de madera lacada. En medio de ésta hay un logo HP que se enciende cuando el computador está en marcha, transformándose casi en una batiseñal.

 

 

El equipo no escatima en chapitas para recalcarle al cliente que está llevandoun producto AMD, de la serie Vision A8, de cuádruple núcleo y con doble gráfica Radeon (HD6620G y HD6750M).

 

 

La superficie interior replica el atractivo acabado de la tapa. Posee además un teclado tipo isla,un touchpad rodeado de un ribete iluminado, una llamativa y muy bien definida pantalla retroiluminada por leds, que por desgracia es un poco mezquina en resolución. Se agradece la incorporación de una webcam con micrófono incorporado. Esta imagen también muestra el parlante incorporado en la base de la pantalla, que ofrece un sonido más nítido que el promedio de los notebooks que hemos probado.

 

 

El dv6 6177 es bastante generoso en puertos. Atención particular merece la presencia de dos puertos USB 3.0, mediante los cuales se logra más que duplicar la velocidad de transferencia de los clásicos USB 2.0

 

 

Rendimiento

 

Vamos a correr algunas pruebas enfrentando el Pavilion dv6 6177 a tres de los más fuertes contendores que se ha probado en CHW:

 

  • Samsung R480(Intel Core i3, Geforce GT 330M) ~ USD 1.100
  • Samsung R580 (Intel Core i5, Geforce GT 330M) ~ USD 1.400
  • Asus G51J (Intel Core i7, Geforce GTX 260M) ~ USD 1.800

 

Considerando que el Pavilion dv6 acaba de salir a la venta por, aproximadamente, USD 1.200 en el mercado chileno, no está demás señalar que lleva las de perder contra dos de los tres equipos a comparar.

 

Empezando con Cinebench R10, procedemos a correr la prueba con la gráfica integrada (6620G) y la gráfica discreta (6750M) notando una mejora leve en la prueba de OpenGL. El uso de ambas tarjetas en configuración 6755G2 no generó ninguna ventaja y no vale la peña añadirlo en el gráfico. Este comportamiento puede explicarse porque los drivers no sacan el máximo provecho de estas gráficas en pruebas OpenGL. 

 

Además podemos ver que -siempre hablando de gráficos- tanto los gráficos integrados como los discretos superan al adaptador NVIDIA Geforce GT 330M presente en el Samsung R480 y R580, pero quedan a la saga del adaptador NVIDIA Geforce GTX 260M del Asus G51J. Recordemos que la Radeon HD6750 es el modelo alto del rango medio, mientras que la GTX260M es derechamente de rango alto.

 

A nivel de procesador se ve que el A8 es holgadamente superior a un Core i3 y ligeramente superior a un Intel Core i5 en aplicaciones multinúcleo, y que resulta inferior al Intel Core i7.  En la prueba de un solo núcleo se confirma la táctica de AMD para diferenciarse de Intel: prefiere generar productos con más núcleos de bajo consumo, mientras que Intel compite con productos de menos núcleos y alta potencia.

 

Equipo Single CPU Multi CPU OpenGL
DV6 6620G 1792 6651 3481
DV6 6750M 1792 6651 3598
Samsung R480 2362 5494 2924
Samsung R580 2795 6268 3350
Asus G51J 2937 8430 5794

 

En la prueba de 3DMark2006 nuevamente podemos ver desglosado el rendimiento de procesador y el de gráficos. Esta prueba, a diferencia de Cinebench, utilida DirectX 9, y debido a ese cambio acá sí se aprecia un rendimiento creciente entre la 6620G, 6750M y la combinación de ambas, 6755G2. Sin embargo esta también es una prueba en donde el puntaje de CPU puede ser el punto flaco. Como era de esperarse, la plataforma de lujo de Asus gana comodamente, mientras que el Pavilion dv6 en su configuración más potente no alcanza a igualar al Samsung R580 sino que se conforma con empatarle al Samsung R480. Este resultado no deja bien parado al Pavilion dv6, pero hay que darle el beneficio de la duda. Mal que mal AMD promete que su fuerte son las gráficas de la generación DirectX 10 en adelante, y 3DMark2006 es puramente DirectX 9.

 

Equipo SM2 SM3 CPU Puntaje
DV6 6620G 2006 2506 2223 5627
DV6 6750M 2811 3351 2247 7298
DV6 6755G2 2863 3512 2294 7529
Samsung R480 3183 3267 2216 7547
Samsung R580 3178 3273 2498 7726
Asus G51J 4877 5021 3184 11423

 

Para dirimir, probamos un juego con una alta exigencia 3D como es S.T.A.L.K.E.R.: Call of Pripyat. En esta prueba se utilizan gráficos DirectX 10, y recién entonces queda en evidencia la ventaja de los gráficos duales y combinables del Pavilion DV6, que escalan en forma prácticamente lineal. Mientras el Asus y su Geforce GTX260M lideran la prueba, los gráficos de AMD Llano nos sorprenden, derrotando a la NVIDIA GT 330M (presente en ambos Samsung) utilizando el adaptador Radeon HD 6750M por sí solo. Pasando a configuración Crossfire HD 6755G2 ofrece todavía más rendimiento, aunque nuevamente no logra opacar a una solución High End como la GTX260M.

 

Equipo FPS min FPS promedio FPS max
DV6 6620G 17 26 36
DV6 6750M 23 42 55
DV6 6755G2 19 42 72
Samsung R480 28 36 47
Samsung R580 26 35 53
Asus G51J 36 63 87

 

Impresiones Finales

 

Cuando AMD presentó su primera familia de notebooks equipados con Fusion nos pareció muy atractivo el mix de potencia de cálculo, prestaciones gráficas, tamaño compacto, precio accesible y buena duración de batería. En ese momento nos pareció que Fusion calzaba perfecto en un nicho donde Intel no tiene algo realmente equivalente que ofrecer. La salida de Llano al mercado, y su implementación por parte del líder de la industria como es HP nos muestra que nuestra impresión inicial era miope. AMD tiene los argumentos como para pelear el nicho juegos/multimedia con una iteración de la plataforma, y este notebook lo demuestra. No podemos decir que rinde igual que un producto un 50% más caro, pero sí comprobamos que ofrece una mejor proporción costo/rendimiento que las demás soluciones examinadas durante las pruebas. A lo mejor una batería de benchmarks más cargados al procesador lo dejarían peor parado, pero del mismo modo una serie de pruebas basadas en DirectX 10 y 11 lo pintarían particularmente conveniente.

 

Nos gustó el acabado superficial, y nos llamó la atención la comodidad del touchpad y el teclado. Posiblemente el ribete luminoso del primero, asi como la batiseñal de la tapa pueden resultar desconcertantes al principio, pero se pueden desactivar. Esta iluminación se enmarca en un concepto de valor agregado que HP logra transmitir con este equipo. Los parlantes de excelente calidad, el lector de huellas digitales, incluso el software incorporado (el de HP, porque Norton es muy molesto) mejora la experiencia final.

 

El notebook claramente no es lo ideal si lo que buscas es portabilidad: pertenece a esos notebooks que vas a mover muy poco y ocuparás en reemplazo de tu PC de escritorio. Esta robustez es el precio que se paga por una construcción sólida y atractiva, buena potencia de procesador y mejor potencia gráfica. Todo esto sin incurrir en grandes alzas de temperatura ni en ventiladores ruidosos (de hecho puedes controlarlos a tu gusto si sabes lo que estás haciendo). La duración de batería, por su parte, ronda las 3 horas, lo cual es menos que lo que puede ofrecer un equipo ultraportátil pero, de nuevo, este es el tipo de notebook que probablemente usarás en un lugar fijo. Definitivamente no es el que te llevarías para ir chateando en el bus.

 

Lo que sí nos dejó con gusto a poco fue la pantalla. No porque tenga poco brillo o nitidez (en ese sentido está muy bien) sino porque se hubiera agradecido sobremanera una mejor resolución. ¿Por qué no 1440 x 900? Mejor vamos a redondear los puntos a favor y el contra.

 

A favor

Construcción sólida y con buenas terminaciones
Valor agregado por componentes y software HP
Buena potencia de cálculo
Buena potencia gráfica
Mejor tasa costo/beneficio que otros productos de nicho similar

 

En contra

Poca portabilidad
Poca autonomía de batería
Resolución de pantalla sólo promedio
Drivers no sacan provecho de la configuración Crossfire a cabalidad