Hay que ponerle webOS

Hay que ponerle webOS

por

Para algunas cosas hay que ponerse el overol y darse cuenta que no todo sale a la primera. Pero esto es como si Neo hubiese desertado por caer a la primera en el simulador de saltos.

La bomba de la semana pasada fue increíble, y la onda de choque se expandió por todos los rincones de Internet, hasta los menos tech. Cuando todos pensábamos que el Touchpad sería otra versión de un producto que no alancazó a despegar, el cual sería desfasado por un eventural “TouchPad 2”, HP llega y le corta las alas así sin más. Y no sólo plantea grades dudas sobre los próximo planes de HP, sino en toda la industria. La compañía no la está pasando bien, y tampoco está tolerante a fallos.

 

Un competidor menos para iOS, Android y Windows 8

webOS tenía todo para ganarse un corazón y respeto del mundo de desarrolladores y consumidores, que sólo podían optar por un tablet con un segmentado Android o un carísimo pero sólido iOS. De hecho, se desempeñaba muy bien adentro del Palm Pre, y simbolizaba buenos augurios para los años siguientes.

Pero HP llegó a comprar Palm, y no supo qué hacer debajo del capó de webOS. Ese know-how que adquirieron decidieron aplicarlo a un tablet que después de cuentas no resultó un buen competidor. Pero como primer producto siempre existe la posibilidad de no cumplir la meta. Así lo dijo la prensa especializada, que cito a continuación.

Triste, triste día cuando un dispositivo [como el TouchPad] falla en superar las expectaciones de uno. Todos queríamos que el TouchPad compitiera, que nos diera una atractiva tercera opción y se uniese al lado de iOS y Android en el globo. Pero, por desgracia, no es lo mismo.

Tim Stevens de Engadget

El TouchPad es muy cerca, cerca de cualquier otro, de ser bueno. Pero también está muy, muy lejos de serlo. Miren, denle seis meses. Podría ser genial, pero si no lo es pare ese tiempo, creo que eso dice todo lo necesario.

Matt Buchanan de Gizmodo

El TouchPad hubiese sido un gran competidor para el iPad original, pero su diseño, características, y velocidad lo ponen detrás de cualquier tablet importante de hoy.

Donald Bell de CNET

También hay otros más extensos y al detalle como el de Tom’s Hardware, SlashGear, o TechCrunch, pero básicamente todos hablan lo mismo del tablet. Aún cuando el sistema operativo es intuitivo y fácil de usar, sus problemas son más graves: escasa batería, sus aplicaciones no son del todo buenas, rendimiento muy bajo la media y un precio altísimo. Menos atractivo si consideramos que costó en su momento más que un iPad 2, conocido por hacer todo bien. Cuando tienes un producto inferior, lo que haces es ponerlo a un precio inferior, sino se deja de ver conveniente.

¿Y saben cuánto tiempo tiene el HP TouchPad en el mercado? No llevamos menos de dos meses (8 semanas) con el aparato en las vitrinas.

Daño colateral

Cuando menos los esperábamos, HP dijo que ya no tenía planes a futuro para webOS, y los dispositivos que lo usan, como los teléfonos y el TouchPad. De la noche a la mañana, decidieron no seguir más y bajarle el precio del cielo a la tierra para que se la pesadilla se terminase rápido. Algunos ya lo vaticinaban cuando veían en gringolandia algunas tiendas importantes sacándoles USD$100 de encima semanas antes, y notar que la versión blanca de 64GB no aparecía por ninguna parte.

El día después de mañana. El día en que HP se pegó contra el suelo de la bolsa.

Personalmente soy parte de la masa que cree que pagar USD$99 por un tablet que no tendrá soporte es prácticamente botar el dinero. Quizás funcione hoy, pero cuando Facebook, Gmail, Skype o Twitter cambie el protocolo o alguna función simplemente estarás con un navegador portátil. Un producto como éstos sin soporte es algo que tarde o temprano dejará de funcionar. Prueba de lo contrario es el iPhone 3G, que lleva años en el escenario y todavía funciona bien aún cuando no aguanta iOS 4 ni mucho menos iOS 5. Bueno, para cuando el TouchPad quede cojo quizás ya tengan ahorrado lo suficiente para comprar un tablet de verdá.

Podría correr Android, pero eso lo veo lejos. Primero que nada, HP ya le dio el beso de la muerte, y con las pérdidas que generó la división encargada de todo este meollo, difícilmente creo que trabajen en abrir la plataforma para permitir que se cuele Android en el baile. Menos mal, apareció TouchDroid para lograr la hazaña, pero eso es jugar con la suerte de encontrar un agujero perfecto para colocar Android al inicio del dispositivo. Puede que funcione, puede que no, puede que se demoren semanas, puede que nunca lo logren.

Recreación de la actitud del CEO de HP. No es ni 1% fidedigna, en todo caso.

Volviendo al tema principal, esta bomba no explotó sin daño colateral. Creo que los de HP sufrieron de esa actitud extremista “mandar todo a la mierda” cuando una cosa no resulta. A veces resulta, a veces en realidad todo está perdido y lo mejor es abandonar el barco para empezar de nuevo, pero el área de webOS no era la especialidad ni pilar fundamental de HP como para adoptar esa posición.

Está bien que un producto no haya funcionado como lo esperaban ¿Pero de ahí a también salir del mercado de PC? ¿Matar toda la plataforma webOS? ¿Juntar de las manos a toda la plana ejecutiva y tirarse del décimo noveno piso, ver si en la próxima vida les sale algo mejor? Eso va a traer a más inversionistas apestados que apoyo moral, justamente en el momento que necesitas lo inverso. Eso pasa cuando no hay alguien especializado en el “Damage Control” en la empresa, y la estrepitosa caída en al bolsa es prueba de ello.

Tomando en cuenta los deseos de HP de salir del mercado de PC sólo nos encontramos con un futuro negro. Significa menos competencia, y menos competencia significa altos precios – Economía 101. Varios fabricantes como Intel, AMD, NVIDIA, por decir los más grandes, tendrán un cliente menos a quien venderle sus productos para OEM. Por otro lado, terminar con la plataforma de webOS significa que la división responsable de ello, además de todo el dinero gastado con la compra de Palm, equivale a un carajo que no reportó ni reportará ganancias. En otras palabras: mataron una empresa que iba en auge, y la esperanza de varios consumidores a tener una tercera y atractiva opción al lado de iOS y Android. A HP le faltaba una mano pare entrar al mercado móvil, pero se implantaron un pie con la promesa de llegar más lejos y terminaron su carrera al primer tropezón.

Es cosa de actitud

Fallar en el primer intento en esta industria es muy normal, pero hay fallos y fallos. Hay casos donde compañías intentan un nuevo producto pero fallan en todo lo humanamente pensable, como el Pippin, que terminó siendo uno de los 25 productos más malos de la historia según PC Magazine. En ese caso es justificable no dar otro paso porque para mejorar hay que volver al casillero número uno.

Otros no lo son tanto; son productos fallidos que claramente caen en detalles importantes, mientras el resto está todo bien hecho. Eso es el TouchPad, un producto con potencial, con detalles identificables y que a HP no le importó remediar con una segunda versión o un mejor soporte – más que mal, los mismos ingenieros de Palm están trabajando allí. Si existe un problema con la batería, agrandas la batería, mejoras el consumo. Si existe un problema con las Apps, mejoras su desempeño, ayudas a su desarrollo activamente. Si existe un problema con el rendimiento, buscas otro hardware, simplificas el código. Y así.

Darse el lujo de cantar derrota a la primera y salir con la cola entre las patas se traduce en pérdidas que nunca se van a recuperar. Como contraste, Messi no dejó de practicar fútbol aún cuando era pequeño de altura (ahora es el mejor del mundo) y Jobs volvió a Apple aún cuando su misma compañía lo había echado (ahora son la empresa más valorada del mundo). Para seguir, hay que tener huevos, y en el caso de HP, hay que mantener webOS en la mano y no darse por vencido. No habría sido una sorpresa para nadie que antes de terminar el año hubiese aparecido una segunda versión con un mejor hardware, por lo mismo el fracaso del TouchPad como marca es una exageración al lado de otros peores productos que han salido en el mercado.

Pero la realidad es otra. HP ya bajó los brazos, y todavía no se nos quita la cara de  “WTF qué pasó con Hewlett Packard”. El futuro es incierto para sus productos móviles, pero quizás una luz de esperanza exista para mejorar webOS y empezar con algo poco pero bien hecho en vez de tener 7 modelos de teléfonos en carpeta – a eso sí le llamo fraccionar tu propio sistema.

En mi opinión, espero que la plana administrativa sea reemplazada por tipos que dejen innoven en un área con gran potencial, y que empiecen a simplificar los productos con tal de ser realmente competitivos y al hueso. Partiría con quitarle todo el junkware y snobware que tienen los equipos HP que compras. Cuando suceda eso, recién notaré que HP ha cambiado en su forma de llegar a los consumidores. Pero probablemente me equivoque, les caiga la depresión, y también se vayan de ese sector del mercado.