El nano-cable viviente que podría cambiar la electrónica

El nano-cable viviente que podría cambiar la electrónica

Científicos crearon una bacteria que conduce electrones mejor que el metal.

Físicos y biólogos han trabajado en conjunto para crear un “nanocable viviente”, usando una bacteria que tiene filamentos largos fuera de su cuerpo y conduce electrones mejor que algunos metales. El resultado podría ser uno de los primeros pasos en la fusión entre sistemas biológicos y la electrónica, para crear pequeñas baterías orgánicas o superconductores biológicos que serían mucho más baratos de producir que los sistemas tradicionales de silicio.

Los filamentos de los nanocables, llamados pili, permiten a la bateria deshacerse de los electrones que son un subproducto de su proceso digestivo. Los humanos y los animales se deshacen de los electrones a través de la respiración, pero las bacterias que viven en zonas anaeróbicas no tienen oxígeno que pueda transportar los eletrones. De este modo, cada filamento es unas 10 a 20 veces más largo que la bacteria misma.

La investigación, encabezada por un equipo de la Universidad de Massachusetts, estuvo a cargo del científico Mark Tuominen y fue publicada en Nature Nanotechnology.

La bacteria utilizada es la Geobacter sulferreducens, que fue descubierta en la década de 1980. Los investigadores iniciaron su experimento creando un pequeño electrodo y haciendo crecer una capa de la bacteria alrededor del mismo. Luego midieron la conductividad del organismo, pasando una carga eléctrica a través de la bacteria hasta el electrodo.

“Estas redes de nanocables mostraron las mismas propiedades que las redes de metal. No creíamos que la naturaleza pudiera hacer algo similar al metal. Esta es la primera vez que se descubre y es muy emocionante para nosotros”, dijo Touminen.

Los científicos piensan que estos nanocables vivientes se pueden usar para crear baterías más poderosas que las basadas en químicos, y que podrían usarse bajo el agua donde la electrónica tradicional no funciona. También, los sistemas creados de este modo serían baratos, porque no requiere materiales raros.

No sé ustedes, pero mientras escribía esto no podía dejar de pensar en los Zerg, con edificios que respiran y se mueven… Bueno quizás nunca lleguemos a eso, pero este podría ser el primer paso a crear verdaderos electrónicos vivientes.

Link: Bacterial nanowires could revolutionize electronics (Discovery News)