El huevo a presión de Novak Djokovic

por

6776 posts

El tenista usa una cámara especial para mejorar su estado físico.

Ser el número uno del mundo seguro da derecho a ser algo excéntrico. El tenista serbio Novak Djokovic está haciendo honor al título intentando mejorar sus habilidades (todavía más) metiéndose dentro de un raro huevo llamado el “CVAC Pod“, que cuesta nada menos que US$75.000.

La máquina en realidad es una cámara de presión, fabricada en Estados Unidos, que todavía no ha sido prohibida por ningún regulador, y de las que sólo existen 20 en el mundo. A diferencia de las cámaras hiperbáricas, que se han vuelto populares entre los deportistas para saturar de oxígeno la sangre y estimular la recuperación, el CVAC Pod es hipobárico, utiliza una válvula y vacío para simular una gran altitud, y comprimir los músculos a intervalos regulares. Según el periodista del Wall Street Journal que lo probó, se siente como despegar y aterrizar en un avión – con dolor de oídos incluido.

Según los fabricantes, meterse 20 minutos en ese huevo, tres veces a la semana, puede incrementar la capacidad atlética mejorando la circulación, aumentando las células rojas, removiendo el ácido láctico y posiblemente estimulando la biogénesis mitocondrial y producción de células madre.

Aunque se han hecho algunas pruebas científicas con el huevo, no se ha determinado cuánto realmente ayuda a los deportistas. “Creo que realmente ayuda – no con los músculos pero más con la recuperación después de un set agotador. Es como una nave espacial. Una tecnología muy interesante”, dijo Djokovic al respecto. El tenista lleva sólo algunas semanas usando el pod, que está en la casa de un amigo entrenador (Gordon Uehling III) que vive en Nueva Jersey.

Según CVAC, su máquina es distinta a otras cámaras de presión porque combina presión de altitud con compresión cíclica. Debido a que la presión, temperatura y densidad del aire dentro del huevo pueden ser reguladas, la empresa dice que ayudan a un atleta a adaptarse a un gran rango de condiciones. ¿Será que estas tecnologías puedan mantenerse en el deporte? ¿No será trampa para los que no pueden acceder a ellas?

Link: Novak Djokovic’s secret: sitting in a pressurized egg (WSJ)