Senador estadounidense se opone a fusión de AT&T y T-Mobile

Senador estadounidense se opone a fusión de AT&T y T-Mobile

Miembros de la Cámara de Representantes se han sumado a la moción.

¡Era tan predecible! El año de las fusiones es también el año de los disgustos y de eso va justamente lo que está pasando con AT&T y su deseo de adquirir T-Mobile, caso que ya nos dio de qué hablar debido a algunas ¿falsas? promesas para después de la unificación y que hoy vuelve a ser noticia por el rechazo que el senador estadounidense de la subcomisión antimonopolio del senado, Herb Kohl ha manifestado al calificar de "altamente peligrosa" la integración de ambas compañías y solicitar al Departamento de Justicia y a la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos que frene la transacción.

Pero, ¿qué es lo que ha puesto tan nervioso a Kohl?

AT&T ha propuesto la compra, por 39 millones de dólares, de T-Mobile. Respecto a ello, dos datos: AT&T es la segunda mayor operadora en Estados Unidos; T-Mobile es la cuarta empresa de telecomunicaciones. La movida entonces produce, básicamente, una reducción en las opciones de los consumidores para suscribir contratos de telefonía móvil al llevar de cuatro a tres el número de operadoras disponibles convirtiendo, además, a la "naciente" corporación en técnicamente más grande que sus competidoras. Se trata, entonces, de temor a presenciar la conformación de un monopolio.

"He llegado a la conclusión de que esta adquisición, en caso de que se permita, causaría daños sustanciales a la competencia y a los consumidores e iría en contra de las leyes antimonopolio y del interés público", ha escrito Kohl en un comunicado.

Decepción

Al parecer, las expectativas de T-Mobile con respecto a lo que la comisión antimonopolio del senado estadounidense pudiera pensar no han sido cubiertas por el ente legislador. La compañía se ha manifestado "decepcionada" por las declaraciones de Kohl y se ha valido de un comunicado para reiterar las intenciones que mueven la fusión: "Aunque sentimos gran respeto por el senador Kohl, estamos en completo desacuerdo con su análisis sobre esta transacción que traería importantes beneficios para los consumidores estadounidenses… la fusión es plenamente coherente con las leyes antimonopolio y es un significativo avance de interés público".

Sin embargo, Kohl no es el único en decepcionar a las aspirantes a unificarse. Tres miembros de la Cámara de Representantes de Michingan, Massachussets y California han firmado en conjunto otra misiva que sugiere la exhaustiva revisión de la propuesta de fusión antes de autorizarla: "Creemos que la compra de T-Mobile por parte de AT&T sería un retroceso preocupante en la política pública federal, una reducción de casi dos décadas de promover la competencia y los mercados abiertos a la aceptación de un duopolio en el mercado inalámbrico."

Sin lugar a dudas, esta movida empresarial va a darnos mucha tela que cortar. Por ahora pareciera que AT&T y T-Mobile han hecho una buena jugada al poner de su lado a los sindicatos, prometiéndoles la creación de más puestos de empleo y la inversión de cantidades mayores en proyectos que generan nuevas plazas dentro de la compañía. El punto ahora es ver cómo convencen a quienes tienen verdadero poder de decisión y hasta qué punto podría crecer la alianza sindical en aras de generar presión para que se autorice el trato.

Link: PCWorld