Samsung y LG compiten por proveer de pantallas a Apple

Samsung y LG compiten por proveer de pantallas a Apple

Los conflictos de patentes entre los de Cupertino y la coreana podrían influir en la decisión

Como dicen en las escuelitas: “Los que se pelean, se aman” y si no, por lo menos se necesitan. Quien no lo crea pregúntele a Apple, que a pesar de sus infinitas disputas con Samsung lo está considerando para el desarrollo de la pantalla LCD que integraría a su próxima tableta.

Claro que los de Cupertino no están totalmente entregados a sus socios-enemigos coreanos de Samsung Electronics, pues también están tomando en cuenta a LG Display como posible proveedor de un pedido que no se estima grande, sino “enorme”.

Hasta ahora, Samsung es el principal cómplice de Apple en la fabricación de sus productos, pues de la coreana ha dependido la existencia de componentes clave como chips de memoria flash, procesadores y, cómo no, pantallas de cristal líquido. Esto coloca a la manzanita mordida en una situación de casi absoluta dependencia y es eso precisamente lo que quieren paliar con ayuda de LG.

Así, ambas proveedoras tendrían tres meses para demostrar a través de distintas pruebas quién es la más indicada para fabricar la pantalla definitiva de la nueva tableta de Jobs, teniendo en cuenta que las expectativas involucran proporción 4:3 a 2048 x 1536 píxeles de resolución con miras a crear una experiencia visual de alta definición, lo cual no debe ser muy fácil pero tampoco muy difícil para dos compañías que tienen en su haber la fabricación de cámaras y equipos de televisión.

Un caballo de batalla que no sale a batallar

Samsung tiene un paso adelante con el desarrollo de pantallas planas basadas en diodos orgánicos capaces de emitir luz, tecnología que dan a conocer bajo las siglas OLED. Sin embargo, este avance que en principio pudiera llamar bastante la atención de los curiosos del mundo digital, ha sido rechazada por los fabricantes de dispositivos electrónicos, por considerar que viven menos años y se contaminan fácilmente.

De este modo, las pantallas OLED, nacidas quizás para aventajar a otros fabricantes de componentes, han encontrado algunas trabas entre las que se cuenta el poco o nulo interés de Apple en ellas, al menos en dispositivos que superen las 5 pulgadas o pretendan ofrecer imágenes en alta definición.

Entretanto, LG parece momentáneamente conforme haciendo lo que con bastante pericia saber hacer: pantallas LCD de cristal líquido con las cuales competirá contra Samsung para quedarse con el pez gordo de la iPad en un momento en que  han reducido en hasta 15% su producción de pantallas como una estrategia para evitar que los precios caigan aún más de lo que naturalmente han caído como consecuencia del proceso de recesión mundial iniciado en 2008.

Patentes y latentes

Para Samsung el escenario no pinta de la mejor manera, sobre todo si recordamos que está fuertemente enredada en un conflicto con Apple por varias patentes de producto y que incluso ha intentando impedir la venta de sus productos en Estados Unidos y “sabotearla” judicialmente al pedir que sus abogados externos sean descalificados por supuestos conflictos de intereses.

EL problema de las patentes sin duda ha herido la relación entre los otrora aliados comerciales y ha generado la sospecha de que Apple pondrá su mejor esfuerzo en reemplazar a Samsung como proveedora de componentes, idea que ha pasado de la latencia a la certidumbre en la medida en que la gente de Jobs ha encontrado nuevos fabricantes a los cuales encargarles sus chips de memoria, como es el caso de Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) a quienes también se les podría encomendar el desarrollo de los procesadores para futuros iPhones y iPads.

¿Será que Apple, en definitiva, se va a desquitar con Samsung por las “molestias” ocasionadas en sus conflictos de patentes? O, por el contrario, ¿tendrán que hacer de tripas “manzanas” y mantener a la coreana como proveedora de componentes para sus dispositivos?

Link: Korea Times