Pronto podremos quemarnos al sol como jaibas sin querer morirnos del dolor

Pronto podremos quemarnos al sol como jaibas sin querer morirnos del dolor

En realidad la idea es aliviar a la gente que sufrió de quemaduras.

Soy blanco como papel y odio el sol (porque odio sus quemaduras), pero además odio las cremitas para evitar las quemaduras, entonces no hay forma de que pueda estar expuesto al sol sin que termine rojo incandescente y quiera matarme del dolor. Solución sana: No estar al sol y seguir feliz siendo blanco como papel.

Pero no tan rápido. No pienso matarme. Porque investigadores del Kings College de Londres podrían haber identificado una proteína responsable de este dolor abrasivo. La molécula llamada CXCL5 aparece presente en grandes cantidades en la piel humana sancochada… y también en la de los ratones donde se hicieron las pruebas, obvio.

En el experimento, los científicos inyectaron esta proteína en los humanos y roedores, generándoles un nivel de dolor similar al de la quemadura original. Posteriormente, agregaron un anticuerpo que neutraliza estas moléculas y el dolor desaparecía. Este tratamiento también sería útil para gente que padezca enfermedades crónicas como la artritis.

Probablemente no resulte ser el remedio mágico para la gente como yo o quienes suelen quedarse dormidos en la playa, pero podría al menos convertirse en un avance en el desarrollo de los geles y medicinas en base a aloe vera y similares que alivian (enmascaran) el dolor pero no lo eliminan.

Link: Pain molecule find could take the sting out of sunburn (New Scientist)