¿Para qué recordar las cosas si existe Google?

¿Para qué recordar las cosas si existe Google?

Un estudio plantea que la irrupción de la tecnología hizo cambiar qué recordamos de una información.

En estos día en que cualquier interrogante puede ser dilucidada abriendo una ventana del navegador y consultando en Google o Wikipedia. En cuestión de segundos tenemos acceso a cualquier dato o hecho que necesitemos saber para algo puntual. Más aún si contamos con un teléfono con internet, porque ahí el acceso a internet pasa a estar disponible en cualquier lugar y momento. Todos estos avances son muy beneficiosos y útiles, pero esta dinámica ¿no podría terminar “atrofiando” nuestros cerebros?

Un estudio basado en cuatro experimentos, sus autores concluyeron que la gente está recordando menos información y que, en cambio, recuerda dónde encontrar la información que olvidaron. Para probar con uno mismo, por ejemplo: ¿cuántos países tienen bandera de un solo color? Sin importar la respuesta, ¿tu primer pensamiento fue sobre las banderas o dónde podrías encontrar dicha información? Es interesante la forma en la que ha ido cambiando la estructura mental con la irrupción de internet.

Este concepto de confiar en fuentes externas es conocido como memoria transactiva, que es la suma de los conocimientos que maneja un grupo. En otras palabras, donde si no sabes algo, acudes a otro integrante que sí sepa la información que necesitas.

Los autores proponen que el acceso sencillo a información vía internet conforma una nueva manera de memoria transactiva, pero que en este caso el acceso a esta fuente afecta nuestra memoria.

Los resultados de los cuatro experimentos sugirieron que la gente espera que la información computarizada este siempre disponible y que en realidad se recuerda menos cuando sabe que podrá acceder a ella después. Tambien pareciera que recordamos dónde podemos encontrar información en lugar de recordar la información en sí.

En resumen, nuestra memoria aparentemente se está adaptando (para bien o para mal) a la tecnología. Algunos postulan que estos cambios son dañinos y similares a una adicción, pero otros opinan que esta actividad puede fortalecer el cerebro…

¿Ustedes qué creen?

Link: Study: why bother to remember when you can just use Google? (Ars Technica)