Opinión: Aguante RIM

Opinión: Aguante RIM

por

Una de las compañías más admiradas del mundo comienza a tener problemas. Es hora de reinventarse.

WIRED

Hace mucho tiempo tenía ganas de vertir un comentario sobre mi percepción de Research In Motion (RIM), sin embargo no me atreví pensando que me rajarían en los comentarios. Ahora que varios empleados han escrito cartas revelando la situación que se vive dentro de la compañía, me doy cuenta que mi percepción era la correcta: la compañía tiene un desorden organizacional importante.

Así como en su momento los usuarios de OSX se jactaban que estaban a años luz de Windows, los usuarios de Blackberry (en 1999) tenían todo el derecho a decir que estaban a millones de años luz del resto de los equipos que en ese entonces estaban en el mercado. Research In Motion fue la empresa que definió el uso del correo electrónico (y de la mensajería) en dispositivos móviles en 1999, gracias al BlackBerry 850, que era tan sólo un Pager (biper), pero era tan potente que podías recibir tus correos, organizarte mediante un calendario -entre otras cosas-, todo gracias a un teclado QWERTY.

Realmente, Blackberry innovó mucho y sin ese gran invento la telefonía móvil no sería la misma.

dressmeupinvintage.blogspot.com

Desde la salida del iPhone al mercado, todas las empresas sufrieron un fuerte remezón, de alguna manera dejaron de lado sus proyectos en pro de fabricar un rival para él, y fue en esa parte donde muchas perdieron el norte. La primera que cayó -a mi juicio- fue Samsung, al hacer de la noche a la mañana equipos touch que dejaban bastante que desear, sin embargo se reinventó y ahora vemos que fabrica unos equipazos que son casi tan potentes como el computador desde donde acostumbro a escribir artículos. Ahora todo parece indicar que la que ha caído también y que ha perdido “en cierto sentido el norte” es RIM. Y no podemos negar que el iPhone influyó en la canadiense, ¿Blackbery Storm, les suena?, y también podríamos decir que el iPad lo ha hecho ¿Playbook, les suena?…

Sé que lo que he dicho es totalmente fuerte, pero piensen así: Yo soy RIM, un fabricante que ha revolucionado la industria de la telefonía móvil, llevé los e-mails a la palma de la mano, implementé el uso de teclados QWERTY, impulsé la escritura con pulgares, desarrollé tecnologías como PUSH, mis equipos poseen compatibilidad con toda herramienta organizacional, tanto de Microsoft -Outlook- como con Apple -iCal / Mail- y de la noche a la mañana aparece un teléfono que hace lo mismo que los mios pero es táctil, con el paso de los meses lanza una tienda de aplicaciones, y se proclama como un AllInOne. En ese momento me planteo ¿Cómo diantres compito contra eso?.

Siento que en ese momento, Blackberry comenzó su descalabro organizacional, quizás la presión por hacer algo más innovador que la competencia llevó a que muchos buenos proyectos no fueran aprobados, muchos equipos no vieran la luz y sencillamente provocara la desmotivación de sus empleados. Así probablemente llegó la fragmentación y la ataxia a la compañía.

GadgetToWeb.com

Creo que el epítome de lo anterior es el Blackberry Playbook, donde de una u otra manera RIM mostraba que estaba perdiendo su norte: Cosas tan básicas como Calendarios, o una Aplicación de Mensajería no estaban disponibles. Imperdonable para una empresa que toda su vida y desarrollo se ha basado en la Organización del Ser Humano. El gran problema es que se nota que QNX en la Playbook no está pulido y eso ya da mucho que pensar.

RIM en estos momentos da la percepción que sus equipos de desarrollo están sumamente departamentalizados y la innovación es devorada por la burocracia. Hace un par de meses se dijo que debido a la escasez de pantallas, la Playbook se retrasaría, luego se dijo que existían problemas con Flash, y así se fueron dando excusas y más excusas. Si tu equipo de trabajo es metódico estructurado y sincronizado, errores como esos no deberían cometerse.

Esta historia tiene un sabor como a Apple en los 90’s.

RIM es fuerte, las cifras los acompañan, y recién ahora estan viendo una leve baja en sus ventas. Están a tiempo de organizarse, redefinir su norte y seguir haciendo feliz al mundo con las “CrackBerries”.

Blackberry no debe seguir durmiendo en los laureles (o canelos), tampoco debe hacer mil equipos –como lo hace HTC–, sencillamente debe hacer algo que una vez más cambie la industria.

PS: Todo este texto fue escrito con una Blackberry Pearl.