Jefe de Everything Everywhere, operadora líder británica, dice adiós por "motivos personales"

Jefe de Everything Everywhere, operadora líder británica, dice adiós por "motivos personales"

Será sustituido por un holandés proveniente de France Telecom

Tom Alexander ha tenido a su cargo el monumental resultado de fusionar Orange y T-Mobile en Inglaterra. Pero ahora el presidente de la llamada Everything Everywhere, que brinda servicio a 28 millones de suscriptores móviles en Gran Bretaña, dice adiós alegando "motivos personales".

Vamos, Tom, el crucero por el Caribe seguro podía esperar, así que… ¿Cuál sería tu verdadera razón para irte?

Everything Everywhere tiene apenas un año de creada y ha sido objeto de infinitas burlas debido a su nombre. Además, hay quienes critican la gestión de Alexander alegando que los cambios derivados de la integración se han dado a un ritmo inusual en este tipo de procesos, eso sin contar uno que otro número decepcionante en los resultados financieros del recién nacido monstruo telefónico, elementos que dejan especular que "pasar más tiempo con la familia, dado que mis hijos ya están yendo al colegio" no parece mucho más que una excusa bastante lejana a los verdaderos motivos de la renuncia. Esto parece menos personal de lo que el ahora ex-jefe dice, ¿no creen?

Entre el montón de rumores que sigue a la renuncia de Alexander se cuenta una posible "ola" de ejecutivos que seguirían a su antiguo líder, lo cual confunde aún más a quienes intentan comprender las causas reales del abandono del cargo… ¿O es que sus fieles trabajadores lo van a acompañar a casa a preparar ponquecitos con su esposa?

Lo cierto es que Tom Alexander dejó el puesto en una empresa que todavía no ha terminado de cuajar y en ella será sustituido por Olaf Swantee, un holandés quen viene de ejercer como Jefe de Operaciones en France Telecom. Swantee se mudará con toda su familia desde Suiza hasta Londres, así que si en unos meses nos dicen que renuncia por "motivos personales" ya sabremos que posiblemente algo pasa, más allá de querer llevar todos los días a sus niños al colegio 😉

Link: FT.com