Ex-empleado de Bizarre mira hacia atrás: Blur fue una mezcla entre tocino y cereales

Ex-empleado de Bizarre mira hacia atrás: Blur fue una mezcla entre tocino y cereales

Del fracaso comercial que fue Blur se ha hablado ya y no poco. Lo cierto es que un juego que termina siendo la lápida del estudio que lo creó está lejos de ser un éxito, pero yo al menos me pongo en la fila de gente que no considera que Blur haya sido malo, sino más bien incomprendido.

Justamente esa es casi la misma opinión que tiene un ex-integrante de Bizarre Creations, Gareth Wilson. Con motivo de una charla sobre los motivos de que grandes juegos no vendan bien, se dió el tiempo de explicar el fenómeno ocurrido con Blur, y como “hay que lograr que la gente no tenga miedo de comprar un producto.”

Un desayuno de cereales es una propuesta agradable y cómoda para un consumidor. Cereal con chocolate ya es algo menos común, hay que hacer un esfuerzo y eso involucra algo de riesgo. Y mezclar tocino con cereales, produce pánico.

Ese fue el caso de Blur, donde se mezclan autos reales con armas, y la gente prefiere no comprar algo que no conocen y que puede ser basura. El miedo a no comprar algo siempre es mayor al deseo de tener un determinado juego.

También comenta que las licencias a veces pueden ayudar, y otras veces pasa lo contrario. Con Project Gotham Racing 3 gastaron muchos millones en lograr un acuerdo con Ferrari, pero valió la pena ya que la marca salía en la carátula del juego y todo mundo lo vió. En Blur, las licencias le jugaron en contra: marcas y modelos reales junto con armas es justo el ejemplo de tocino con cereales.

Ahora, habrá quien piense que los cereales y el tocino al desayuno no pueden ser una mejor forma de empezar el día. De todas maneras, Blur no es malo ni mucho menos, pero para muchos fue algo confuso al principio, sobre todo al ver ese comercial donde se mofaban del gran Mario Kart.

Link: Blur was “like bacon with cornflakes” (Edge)