El auge del Poker Online

El auge del Poker Online

por

Hoy en día, jugar una mano de Poker no significa lo mismo que hace dos décadas, cuando la práctica competitiva del   juego de cartas estaba restringida casi exclusivamente a los casinos reales. La masificación del PC a fines de los 80, y su rudimentaria facultad como plataforma de juegos le abrieron la puerta a innumerables juegos de Poker en donde el jugador se enfrentaba al PC, Pero no fue sino sino hasta hace unos pocos años en que la popularidad del Poker se fue a las nubes, y todo gracias a los Casinos Online y en particular las salas de Poker Online.

Los casinos online empezaron a tomar vuelo a finales de los años 90 y progresaron paulatinamente a principios de la década pasada con interfaces muy simples y no particularmente atractivas. Pero con el advenimiento de la internet en forma masiva y el progreso de los navegadores como plataformas de juego gracias a la máquina virtual de Java, Flash y ahora HTML5, los casinos online se olvidaron de aquellas interfaces básicas y llegaron al estado actual en donde podría decirse que no van muy a la saga de lo que producen los estudios de juego tradicionales.

Claro, una sala de Poker online no necesita texturas, antialiasing y luces difusas, pero el diseño de la interfaz de usuario ha evolucionado hasta ser en partes iguales atractiva y accesible para todo mundo, lo cual explica en forma directa la difusión explosiva que ha tenido en los últimos años. De entre mis amigos, muchos que jamás jugaron cartas en su vida ahora son asiduos a las mesas virtuales y hasta juegan torneos.

Si hablamos del público aficionado a los videojuegos, la curva de aprendizaje es todavía más simple. Manejar la interfaz y entender los conceptos de juego no es nada del otro mundo, menos para quienes estén familiarizados con géneros que pueden ser tan complejos como un MMORPG, o un RTS. En segundo lugar ya no importa si el jugador no habla ni pizca de inglés. Hay salas de juego en todos los idiomas imaginables.

Puede que el lector no lo sepa -yo lo aprendí hace poco- pero hay muchas clases de Poker. El estereotipo de los cuatro tipos sosteniendo cinco cartas en una mesa redonda ha cedido su lugar a la que hoy es la modalidad más jugada: el Texas Hold'em.

Quienes hayan jugado Red Dead Redemption, sabrán que ahí existía dicha modalidad (la única que se podía jugar) como minijuego dentro de la historia, y luego fue agregada al modo multijugador para competir una mano de Hold'em con cualquiera otra persona. Este pequeño ejemplo da cuenta de lo popular que llega a ser este modo de juego, y uno de sus grandes atractivos es que no se necesita ser un Einstein ni aprenderse un montón de reglas para poder aprender a jugar, y de ahí empezar a ganar.

Obviamente, los casinos en línea sirven como escuela para introducirse en el mundo del Poker. A nadie le gusta perder dinero por ser noob, pero sí es una buena idea aprender jugando y con gente que sepa jugar de verdad. Por lo mismo, todas las casas de apuestas ofrecen iniciar a los jugadores administrando dinero virtual, con el que el aprendizaje se hace tan largo o tan corto dependiendo de la dedicación del jugador. Y de ahí hacia adelante quien sabe; nadie nace sabiendo pero la práctica hace al maestro.

Ganar dinero compitiendo y haciendo apuestas es algo inherente a todos desde hace siglos, milenios incluso, pero hay una explicación racional a que el Poker haya echado raíces tan profundas en el jugador casual de todas las edades. Se debe a que combina suerte y estrategia. No hace falta ser un cerebrito para ganar, pero tampoco es un simple juego de azar. Tiene la dosis justa de pausa y adrenalina, y actualmente la proporción justa de riqueza e intuitividad de la interfaz. A medida que los browsers ofrecen más prestaciones, cabe suponer que lo mismo irán haciendo las salas de Poker online, y quien sabe si lleguen a disputar el mercado que hoy controlan los grandes estudios de videojuegos.