Chile: Detienen al admin de El Antro (actualizado)

Chile: Detienen al admin de El Antro (actualizado)

Nadie querría estar en su lugar en este momento

El Antro, actualmente antronio.com, antiguamente elantro.cl y más antiguamente barzacula.cl es un sitio de ocio que creció organicamente a principios de la década del 2000, llegando a convertirse en referente de la juventud irreverente cuando lograron publicar -por dos años consecutivos- los resultados de la PSU (Prueba de Selección Universitaria) antes de que se publicaran oficialmente.

El sitio fue evolucionando a una estructura de blog mediante la generación de contenido por parte de usuarios que cubrían temas de farándula, deportes y en realidad casi cualquier tema que se les ocurra. En ese contexto, sus administradores y dueños no estuvieron exentos de problemas con la justicia, al figurar por ejemplo como indirectamente responsables de la publicación de material con derechos de autor.

Con el tiempo el Antro pasó a ser parte de Killtro Media, y como parte de esa red estructuró sus contenidos de manera algo más seria apartándose de la línea más radical que tomaron otras comunidades con el mismo foco como en el caso de Portalnet.

De todos los problemas que ha enfrentado la administración del sitio, probablemente ninguno haya sido tan serio como el que enfrentan ahora, al figurar como cómplices en un caso de almacenamiento de material pornográfico infantil.

En rigor, el administrador Esteban Cuevas, conocido como TC, no fue considerado responsable por almacenar ese material, ni tampoco por algo publicado en el sitio sino por alertar al usuario Daniel Guerrero que estaba siendo investigado por la PDI. En la práctica, Daniel Guerrero era quien estaba acusado de almacenar material pornográfico infantil en su computador (aunque a ningún usuario del mentado foro le consta tal cosa) -y fue detenido a mediados de junio, pero la Policía de Investigaciones consideró que por haber alertado a esta persona, el admin del Antro se había hecho cómplice. (ver update)

Según el inspector de la PDI, Roberto Arriagada:

Una vez que la policía le solicita los datos al administrador, éste inmediatamente toma contacto con el sujeto, le señala que va a ser investigado por la brigada del cibercrimen y que tome las medidas de resguardo

Es debatible si el sólo hecho de avisar a un tercero que está siendo investigado puede constituir de por sí un delito o si es meramente una imprudencia. Lo que sí es seguro es que hay muchos vacíos legales acerca de la responsabilidad que le cabe a un admin, a un moderador, a un community manager o a un social media manager por el material ilegal que se pueda publicar en los medios que gestionan.

Mientras nadie ha intentado culpar a Mark Zuckerberg por los grupos antisemitas, racistas o terroristas que se forman en Facebook, sí está claro que Esteban Cuevas ve su reputación asociada a un delito que causa el máximo rechazo social. Aunque sea cómplice, encubridor o derechamente inocente, la gente ve un nombre junto a la palabra pedofilia y juzga de antemano. Sin saber ni querer pronunciarnos sobre el caso, sólo sabemos que Esteban Cuevas es inocente hasta que se pruebe lo contrario, pero de todos modos  le costará mucho resarcir su reputación después de esto.

Link: Noticia En Radio Bio Bio Sobre Detencion A Adm. El Antro (Antronio.com)

Update: Ya que ningún medio se tomó la molestia de rectificar la información, cumplimos con contarles el orden de los hechos según hemos podido investigar:

  1. Esteban Cuevas recibe de parte de la PDI la solicitud de entregar información sobre el creador de un tema N en el foro del Antro. No se señala el motivo de la petición.
  2. Luego de proveer la información, Cuevas cierra el tema en cuestión señalando a la comunidad que el tema no debía continuar, debido a una investigación en curso.
  3. La PDI consideró que eso era encubrimiento y procedió a detenerlo. Aparentemente nunca hubo, como dijo la prensa, contacto por interno entre  Cuevas y  Guerrero.

Vamos a seguir investigando en la medida que eso no implique irnos presos. Por lo pronto, creo que no estuvo tan mal poner en duda lo que dijeron los medios, pese a que dos personas me amenazaron por twitter con hacer que me despidieran.