Warriors: Legends of Troy [NB Labs]

Warriors: Legends of Troy [NB Labs]

por

Plataformas: Xbox 360 (analizada), PS3
Desarrollador: Tecmo Koei
Distribuidor: Tecmo Koei / Koch Media

¿Qué pasa cuando el Dynasty Warriors de Tecmo Koei se mezcla con La Ilíada de Homero? Sale un hack'n slash sanguinario llamado Warriors: Legends of Troy. El clásico poema fue adaptado libremente a un videojuego, el cual tiene los principales rasgos del argumento que combina con otro mitos y poemas para sacarle más jugo a las criaturas y personajes de la antigua Grecia.

Niubie se sumergió en este salvaje mundo antiguo para revisar qué tan tuneado está el motor de juego de los Dynasty Warriors (DW) y si los mitos griegos le sientan mejor que las leyendas chinas. En un principio este título parece un hack'n slash cualquiera pero entre más tiempo se invierte más adictivo se vuelve jugar una de las historias más conocidas por la gente.

La cólera de Aquiles

La Ilíada trata sobre la guerra entre Troya y la antigua Grecia, la razón de la lucha es Helena, la mujer de Menelao, Rey de Esparta (parte de Grecia); dicha reina fue seducida y raptada por Paris, hijo de Príamo, Rey de Troya. Acción que puso furiosos a los griegos y se entablaron en una larga guerra que duró años y años. Tecmo Koei al convertir el mito/cuento/poema a un videojuego aparte de usar la vasta lista de guerreros también agregó criaturas mitológicas clásicas del imaginario griego.

El jugador no tiene un avatar fijo, cada escenario se juega con diferente personaje tanto de un bando como de otro. Al principio de cada nivel se hace un resúmen de lo que está pasando en la guerra Troya-Grecia, tanto con cinemáticas como con ilustraciones basadas en los diseños de la antigua cerámica griega. El hecho de que el videojuego tenga de fondo a La Ilíada no cambia la experiencia de los largos y sangrientos combates, pero al menos le da un poquito más de interés.

Es cierto que el motor de los hack'n slash de Tecmo Koei no son los más finos de la industria pero no hay que olvidar que son de los pocos que pueden tener cientos de enemigos en la pantalla y que el juego se siga fluyendo sin problemas.

En gráficas este título tiene un buen trabajo detrás, los personajes y enemigos principales están bien cuidados en cuanto a modelaje/textura se refiere. Las armaduras están bien diseñadas, con detalles y brillos, los avatares tienen una animación de movimientos creíble y se sienten integrados a los bien construidos y texturizados entornos. Los minions o enemigos genéricos siguen siendo eso, no están tan bien trabajados pero lo suficiente para entenderse como guerreros.

Visualmente las peleas son divertidas, hay un montón de enemigos en pantalla, los cuales mueren de uno o dos golpes, los movimientos de ataque tienen estelas de luz y brota mucha sangre, los cadáveres se van acumulando y no desaparecen. Por lo que al final de cada nivel se puede recorrer el escenario y hacer un recuento visual de los muertos.

Una espada y un escudo es suficiente

La mecánica de juego cambia un poco a lo que nos tiene acostumbrado DW, sólo se tiene un arma y no se puede cambiar. Es posible recoger otras del suelo para pelear con ellas o lanzarlas al enemigo (o las dos cosas) pero hasta aquí llega la variedad. Esto es un detalle que se agradece ya que normalmente uno está acostumbrado a que hayan 20 armas y no saber cual usar o a cual aumentarle su poder.

El control es muy sencillo, ataque ligero, fuerte, poder, defensa, empujar, vuelta por el suelo, combos; se complica cuando todo se tiene que hacer al mismo tiempo, lo cual tiene ocupados a varios dedos de las manos retando así a la destreza del usuario en el control.

Cuando se maneja bien al personaje las peleas pueden ser casi de película, matando un enemigo e inmediatamente tomando su arma para clavársela entre los ojos a otro guerrero que está a lo lejos, por ejemplo. El uso del poder es el que todos conocemos, el avatar aumenta su fuerza y velocidad por un tiempo, dándole la posibilidad de eliminar a muchos más enemigos sin recibir daño sustancial.

Aunque el jugador cambia de avatar en cada nivel, los ítems y puntos adquiridos se comparten, por lo que uno no se tiene que preocupar por elegir a que personaje aumentarle la experiencia. Es justo este punto (distinto avatar en cada escenario) lo que le da dinámica al modo de juego, ya que cada personaje (Aquiles, Héctor, Paris, etc.) tiene diferente arma y distintos movimientos/poderes, por lo que cada nivel se refresca la jugabilidad.

Experiencia de un solo jugador

Legends: Warriors of Troy está ideado para un solo jugador, no tiene cooperativo ni en campaña ni online ni en otro modo. Sí, se extraña el espalda con espalda pero después de los primeros 3 niveles se olvida y uno se sumerge en esta historia.

El otro modo disponible es Challenge Mode, el cual tiene distintas opciones para gastar horas peleando. Hacer el mayor número de combos sin parar, sobrevivir la mayor cantidad de tiempo o eliminar a todos los enemigos fuertes y jefazos uno tras otro, son algunas opciones. Los puntos adquiridos en este modo también valen para el modo historia por lo que básicamente todo lo que se hace en el título le cuenta al jugador.

El sistema de crecimiento de personaje simplemente es comprar objetos que aumentan distintos atributos; una forma no-compleja de hacerse fuerte y poder seguir avanzando en el título.

La dificultad es alta, hay enemigos bastante fuertes y encontrar una estrategia correcta puede llevar varios intentos; no me refiero solo a los jefes sino también a los mismos escenarios. Tanto los veteranos como los novatos encontrarán un nivel que les ofrezca un buen reto.

Como la mayoría de los juegos de este género, en algún momento se vuelve repetitivo: avanzar y matar, una y otra vez. La mayoría de la gente que lo compra sabe que es así y le gusta, aún así lo recuerdo para aquellos lectores que no incursionen mucho en este género y les llame la atención.

Conclusión

Warrios: Legends of Troy es un juego de acción de la rama de Dynasty Warrios modificado a la experiencia de un solo jugador, optimizando las gráficas y rediseñando un control y mecánica de juego. Está bien logrado, es inmersivo y ofrece un buen reto de hack'n slash.

La adaptación de Tecmo Koei de La Ilíada quedó bien aunque le faltan cinemáticas que haga más llamativa la historia, se pudo haber aprovechado mejor el contenido. También, un poco más de violencia como cortes de brazos o cabezas le hubiera dado el toque que le falta.

Este videojuego no es la revelación del género ni lo revoluciona pero aprovecha bien los elementos conocidos, presenta una experiencia conocida pero entretenida, aún así creo que lo disfrutará más quién busque un título de acción violenta que los aficionados del género.

Imperdible

  • Los cadáveres no desaparecen, se quedan tirados en los vastos escenarios.
  • Gráficas bien logradas.
  • Una fresca mecánica hack'n slashera.

Impresentable

  • Falta cooperativo.
  • Falta de cinemáticas para darle dinamismo a la historia.
Entretenido
…no es la revelación del género ni lo revoluciona pero aprovecha bien los elementos conocidos…"