Panda Punk, o las peripecias de un diseño Creative Commons

Panda Punk, o las peripecias de un diseño Creative Commons

por

6776 posts

Creative Commons no es lo mismo que “haga lo que quiera con esto”.

Hace 4 años, una ilustración de un panda punk fue el centro del primer juicio legal en Chile por el uso no autorizado de un objeto licenciado bajo Creative Commons. En esa oportunidad, el diseñador Armando Torrealba le ganó la pelea a Falabella, que usó la imagen en una campaña publicitaria.

Armando fue informado ayer que el panda ahora figuraba estampado en ropa para niñas de una marca estadounidense llamada Monsterette, dependiente de Monster Republic (a la venta en la tienda My Habit de Amazon, donde Leo Prieto estaba vitrineando cosas para su hija). De nuevo, la imagen fue usada sin permiso.

Armando utilizó una licencia “Atribución – No Comercial – Compartir Igual”. “Una marca puede perfectamente usar una imagen de un panda bebé en los brazos de su mamá panda con mohicano punk rosado para vender ropa. Lo que no puede hacer, con o sin licencia CC, es usar la ilustración hecha por Armando sin su permiso o autorización”, explica el abogado Claudio Ruiz de Derechos Digitales, quien defendió al panda en el primer conflicto que tuvo en 2006.

Contactamos a Armando para conocer sus impresiones ante este caso.

(cc) Armando Torrealba

– ¿Qué medidas vas a tomar?

Bueno estoy hablando con mi abogado (siempre quise decir eso en una entrevista). Más que obtener una compensación, pretendo que se deje de hacer lucro con la imagen. Es increíble la cantidad de productos que hay en el mundo con la imagen del panda. Como me decía un amigo esta mañana, “creaste un símbolo, ¡un icono mundial!” lo que es bastante halagador. Lo que me parece inaceptable, es la ignorancia de toda la gente que esta usando el panda, que cree que porque está protegido por una licencia CC, simplemente se puede hacer cualquier cosa con él.

– ¿Te ha pasado algo parecido con algún otro diseño?

Sí, pero en escalas bastante mas pequeñas, nada importante, y curiosamente, gente que ha usado otros diseños o fotografias mías, siempre escriben pidiendo permiso. Pero cuando tiene que ver con el Panda, nadie pregunta.

– ¿Crees que la licencia Creative Commons quizás no se toma muy en serio?

Ha habido un cambio significativo en el ultimo tiempo, recuerdo cuando pasó lo del Panda Punk vs Falabella, en el 2006, fue el primer caso donde se usaba Creative Commons en un caso real en Sudamérica. Después de eso ha habido varios casos donde las licencias Creative Commons han sido usadas con éxito. De todos modos creo que aún los artistas o generadores de contenido no tienen conciencia total de como usar las licencias CC y así, es aun mas difícil proteger las obras.

Claudio Ruiz señala que las licencias creative commons son como contratos, y “tienen aplicación directa en su calidad de tales, incluso por la vía judicial. En el caso de infracciones a estas licencias, lo que recomendamos es que se dirijan directamente a quien ha realizado dicha infracción para efectos de solicitar la bajada inmediata del contenido y algún acuerdo reparatorio en caso que se necesitare. Nuestra experiencia indica que en la gran mayoría de los casos estos problemas se solucionan con acuerdo entre las partes”, asegura el abogado.

Contactamos también a Monster Republic, la empresa en cuestión, quienes respondieron vía mail que esto se trató de “una equivocación”. “Perdimos la información de contacto y e-mail con el que nos comunicamos con el diseñador, y no tenemos acceso a ella”, dijeron. Al menos ahora parecen estar al tanto de la situación, que ojalá se solucione.